Loading...

Nuestros aliados

Oficina de las Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger

La Oficina para la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger presta apoyo a dos Asesores Especiales que dependen directamente del Secretario General de las Naciones Unidas: el Asesor Especial para la Prevención del Genocidio, que actúa como catalizador para concienciar sobre las causas y la dinámica del genocidio, para alertar a los actores pertinentes cuando hay riesgo de genocidio, y para promover y movilizar la acción adecuada; y el Asesor Especial para la Responsabilidad de Proteger, que dirige el desarrollo conceptual, político, institucional y operativo de la Responsabilidad de Proteger.

Estos dos asesores trabajan de modo conjunto para impulsar los esfuerzos nacionales e internacionales con el fin de proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la limpieza étnica y los crímenes contra la humanidad (crímenes atroces), así como su incitación. En apoyo de sus mandatos, la Oficina recopila información, realiza evaluaciones de situaciones en todo el mundo y alerta al Secretario General de las Naciones Unidas y a los agentes pertinentes del riesgo de crímenes atroces, así como de su incitación. La Oficina también lleva a cabo actividades de entrenamiento y asistencia técnica para promover una mayor comprensión de las causas y la dinámica de los crímenes atroces y de las medidas que podrían adoptarse para prevenirlos; para concienciar a los Estados y a otros actores sobre su responsabilidad de proteger; y para mejorar la capacidad de las Naciones Unidas, los Estados miembros, las organizaciones regionales y subregionales y la sociedad civil para prevenir los crímenes atroces y desarrollar medios de respuesta más eficaces cuando se producen.

El KAICIID y la Oficina de las Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger han estado trabajando juntos desde abril de 2015 en un proceso de múltiples partes interesadas con líderes religiosos, responsables políticos, organizaciones religiosas y organizaciones de la sociedad civil compuesto por cinco reuniones de consulta regionales. Este proceso dio como resultado el Plan de Acción Global para Líderes y Actores Religiosos para Prevenir y Contrarrestar la Incitación a la Violencia que Podría Llevar a Crímenes Atroces, que fue lanzado en julio de 2017 por el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres en la Sede de la ONU en Nueva York. El memorando de entendimiento formaliza la larga cooperación entre las dos organizaciones a la luz de la complementariedad de sus mandatos dirigidos a la construcción y el mantenimiento de la paz entre las comunidades de todo el mundo, así como su compromiso compartido de aplicar el plan de acción.