Un llamamiento basado en la fe para proteger a los vulnerables

01 Jul 2020

Ante el creciente número de víctimas humanas, económicas y sociales de la pandemia provocada por el COVID-19, los miembros de la Junta Directiva multirreligiosa del KAICIID se reunieron virtualmente el pasado 30 de junio para debatir el papel de las comunidades y los líderes religiosos en la "protección de los vulnerables" que han caído en esta situación a causa de la crisis.

Los ponentes, el Dr. Kezevino Aram, el Prof. Dr. Allahshukur Pashazade, el Gran Rabino David Rosen, el Dr. Mohammad Sammak y el Reverendo Richard Sudworth, aunque proceden de diferentes tradiciones religiosas, lugares geográficos e incluso zonas horarias, se mostraron de acuerdo en la importancia que tienen las comunidades religiosas a la hora de prestar ayuda caritativa, pastoral y espiritual a los necesitados como consecuencia de esta crisis, y pidieron un mayor apoyo a la cooperación interreligiosa a través de la labor de organizaciones como el KAICIID.

El webinario se celebró bajo la iniciativa del Secretario General del KAICIID, Faisal Bin Muaammar, que ya en marzo de 2020 hizo un llamamiento mundial para "proteger a los vulnerables" afectados por la pandemia. "El brote de COVID-19 plantea a la humanidad un desafío sin precedentes, no sólo para quienes contraen la enfermedad, sino para todos aquellos que se enfrentan a problemas relacionados con sus efectos colaterales: trastornos económicos, desempleo, interrupción de la prestación de cuidados y riesgo de disturbios, así como disfunciones sociales y políticas. Animo a todos a que sigan encontrando formas de cumplir el llamamiento universal de todas las religiones y culturas: buscar y proteger a los vulnerables".

Muchos países de Asia, África, la Región Árabe y América Latina se han esforzado por contener el rápido aumento de las tasas de infección, lo que ha hecho que los sistemas de salud se vean desbordados. Al mismo tiempo, en otras partes del mundo, los primeros esfuerzos han tenido cierto éxito en la contención de la epidemia, pero esos esfuerzos, que a menudo han incluido confinamientos completos en cuanto al movimiento y al contacto, han dado lugar a diferentes tipos de vulnerabilidad, entre ellos el aislamiento emocional y espiritual, la violencia y el abuso en el hogar, o la inestabilidad económica, que ha provocado un aumento de la estigmatización y el discurso de odio contra las minorías. Las comunidades religiosas han estado en la primera línea a la hora de prestar socorro y orientación a todas estas personas vulnerables.

En muchas partes del mundo, los gobiernos que se han enfrentado a epidemias anteriores, como el Ébola y el VIH/SIDA, buscan apoyo en las redes de contactos y en la influencia que tienen las comunidades religiosas a la hora de concienciar sobre un comportamiento responsable.

Las comunidades religiosas deben defender el valor inherente de la vida humana

Hablando de la labor de su organización en la India, donde el número de casos sigue aumentando, la Dra. Aram destacó la labor de los líderes religiosos para alentar un comportamiento responsable que ayude a prevenir la infección: "Una cosa que no ha cambiado entre enero y junio es la forma en que responderemos a la pandemia: el distanciamiento físico, el uso de máscaras, el uso de desinfectantes; parece simple, pero es muy difícil. Todos sabemos lo complicado que resulta modificar los comportamientos. Y, por eso, las comunidades religiosas han desempeñado un papel importante a la hora de reforzar de este mensaje".

Hablando desde su experiencia en el Reino Unido, el Reverendo Sudworth enfatizó el papel de los líderes religiosos para influir en los gobiernos en la necesidad de mirar más allá de los números y las estadísticas, y de considerar el valor inherente de cada vida humana individual al enfrentar la pandemia.

"Muchos de nosotros, y muchos de nuestros gobiernos, se enfrentaron a la cuestión. Realmente, lo que yo consideraría un falso binario. ¿Sacrificamos a los ancianos y a los físicamente vulnerables, o sacrificamos la economía? Y ciertamente, en una etapa temprana, varios de nuestros propios líderes de la iglesia y otros líderes religiosos estaban muy interesados en defender, y presentar al gobierno, el valor inherente de cada persona. En realidad, hay una voz religiosa que creo que tendrá que imponerse en este discurso, a medida que empezamos a ver segundas y posteriores olas de contagio; que, en realidad, no ponemos precio a la cabeza de los vulnerables, y que hay una voz de la fe que quiere evitar poner a las personas en categorías en las que son prescindibles", dijo el reverendo Sudworth.

"De acuerdo con las enseñanzas islámicas, todos los seres humanos son dignos. Cuando decimos que todos los seres humanos tienen dignidad, no tiene nada que ver con la religión, con la etnia o el color o la cultura o lo que sea. Todos los seres humanos son dignos, no porque sean diversos en cuanto a su Dios, sino porque son seres humanos", dijo el Dr. Sammak.

Varios de los ponentes hicieron un llamamiento a los gobiernos y las organizaciones religiosas para que miraran más allá del virus y se fijaran en otros factores más sistémicos que conducen a una mayor vulnerabilidad.

La esperanza y el apoyo son más necesarios que nunca

A medida que los sistemas educativos y sociales se paralizan, los niños y los jóvenes se ven extremadamente vulnerables al aislamiento, las privaciones y la inestabilidad emocional.

"Sabemos que 1.500 millones de niños, por primera vez en la historia mundial, están fuera de las aulas, confinados en sus casas, sin jugar con sus amigos y, en un estudio reciente que hicimos con niños adolescentes en el Shanti Ashram, encontramos que las dos emociones más dominantes que señalaron que estaban experimentando eran, a la vez, la ira y la tristeza, dijo el Dr. Aram.

Mientras los gobiernos luchan por hacer frente a las poblaciones vulnerables, las organizaciones religiosas se han apresurado a llenar el vacío. El Reverendo Sudworth destacó el drástico aumento de los bancos de alimentos operados por las organizaciones religiosas, y el Rabino Rosen describió cómo las comunidades judías han estado a la altura del desafío: "Me siento muy alentado y gratificado al ver la forma en que las organizaciones de servicio social judías han contribuido a las necesidades de las comunidades vulnerables, esperemos que más allá de las necesidades de nuestra propia comunidad judía".

Así que diría que en términos de servicios sociales religiosos judíos ha habido una respuesta muy positiva, tanto a nivel interno como mundial". Pero, por supuesto, nunca debemos estar satisfechos con las respuestas porque nunca es suficiente ante la actual y urgente crisis humanitaria".

Todos los ponentes coincidieron también en la necesidad de que los líderes religiosos vayan más allá de las necesidades físicas inmediatas, para proporcionar esperanza, fuerza y socorro a las personas emocional y espiritualmente vulnerables.

"Necesitamos consolar a la gente, necesitamos aumentar la fe en Dios y necesitamos darles esperanza para el futuro y, por supuesto, dentro de nuestra capacidad también tenemos que proporcionar ayuda moral y financiera", dijo el Prof. Dr. Pashazade.

Las minorías religiosas se están convirtiendo en el blanco de los discursos de odio

A medida que la inestabilidad crece en todo el mundo y que las desigualdades sistémicas expuestas por COVID-19 provocan insatisfacción e ira, las minorías religiosas se convierten cada vez más en blanco de discursos de odio e incluso de incitación a la violencia. El Rabino Rosen describió este fenómeno en el contexto de las poblaciones judías.

"No obstante, las comunidades (religiosas) se ven afectadas de manera desproporcionada, ya sea en Israel, en los Estados Unidos, o en Londres, Inglaterra y otros lugares del mundo donde se encuentran esas comunidades, y esto es un problema porque inevitablemente, incluso dentro de la comunidad judía, pero ciertamente fuera de ella, esas comunidades se consideran desproporcionadamente infectadas. Y, por lo tanto, puede también infectar desproporcionadamente. Esto se suma, por supuesto, a los estereotipos y a las actitudes negativas que la comunidad judía siempre ha sufrido y que, en cierto sentido, tiene un trauma histórico que se agrava como resultado de estas situaciones particulares".

Este fenómeno, en el que se presenta a las minorías religiosas como "responsables" de la propagación de la infección, tiene una larga historia y no se limita a una sola minoría.

La colaboración interreligiosa tiene un significado especial en tiempos de crisis, ya que las comunidades sacan fuerza de la solidaridad para resistir ante el aumento de los conflictos sociales y la ruptura de la cohesión social.

"Ser una familia significa que somos responsables de los demás en tiempos de pandemia. Nuestra responsabilidad es para con el otro, en la India, en los Estados Unidos, en el Oriente Medio, en África o donde sea, porque todos estos pueblos son hermanos y hermanas, y una familia", señaló el Dr. Sammak.

El KAICIID ha estado trabajando para apoyar los esfuerzos de base de la cooperación interreligiosa a través de una serie de subvenciones. El profesor Mohammed Abu-Nimer describió cómo los beneficiarios de las subvenciones del KAICIID están apoyando una amplia gama de iniciativas interreligiosas para apoyar a las poblaciones vulnerables, desde anuncios de radio contra los discursos de odio, pasando por el suministro de alimentos y compañía a las personas de edad, hasta donaciones de ayuda a los refugiados en campamentos superpoblados.