Loading...

Los líderes religiosos en Nigeria llaman a la paz ante el divisivo periodo electoral

6 Abril 2022

Políticos, líderes religiosos y gobernantes tradicionales nigerianos han hecho un llamamiento a la paz antes de un período electoral potencialmente turbulento en un evento organizado por el Foro de Diálogo Interconfesional por la Paz (IDFP, por sus siglas en inglés), apoyado por el KAICIID.

En vísperas de las elecciones generales del próximo año, previstas para febrero de 2023, existe un mayor riesgo de inseguridad y violencia, tal y como escucharon los asistentes a la cuarta asamblea general anual del IDFP en Abuja la semana pasada.

Mientras Nigeria sigue luchando contra las secuelas de la pandemia del COVID-19 y a medida que se acercan las próximas elecciones, los líderes religiosos y tradicionales deben redoblar sus esfuerzos para promover el diálogo y el entendimiento interreligioso como medio para crear y mantener una cultura de paz. Este mensaje de unidad se compartió con los casi doscientos asistentes al acto, que representaban a las dos principales religiones del país -el islam y el cristianismo- y procedían de comunidades de toda Nigeria. 

Continuación de la recuperación del COVID-19

La asamblea general y la conferencia de paz de la semana pasada fue la primera vez que el IDFP -una red de líderes religiosos, políticos y actores de la sociedad civil- se reunió en pleno desde el comienzo de la pandemia.

Nigeria, como la mayoría de los países, ha sufrido múltiples oleadas de brotes de coronavirus, cada una de las cuales ha exacerbado las profundas divisiones intercomunitarias e interreligiosas. Las medidas de bloqueo han dado lugar a problemas de seguridad alimentaria, cierre de escuelas, aumento de la competencia por los recursos y, en algunos casos, estallidos de violencia mortal.

Sin embargo, la pandemia también ha puesto de relieve el valor de la cooperación y la solidaridad en Nigeria, como señaló el Dr. Kezevino Aram, miembro de la Junta Directiva del KAICIID.

“"[La pandemia] nos ha recordado la importancia de pensar juntos, de trabajar juntos en cuestiones como la salud pública, la resolución de conflictos y el medio ambiente", dijo el Dr. Aram en la conferencia. "La falta de un entorno pacífico impide el impulso hacia un desarrollo que permita a las personas prosperar", añadió.

Aumento de las tensiones antes de las elecciones

El COVID-19 ha agravado los disturbios sectarios en Nigeria, pero las divisiones del país son anteriores a la pandemia. Más de dos tercios de sus estados y territorios federales sufren actualmente algún tipo de violencia, que va desde el secuestro y el bandolerismo, el extremismo religioso y el terror, los movimientos separatistas y un prolongado conflicto entre pastores y agricultores.

Las tensiones políticas de cara a las elecciones generales de 2023 corren el riesgo de agravar aún más estos conflictos, según se dijo en la conferencia, por lo que los grupos religiosos deben actuar para promover la paz. Los líderes religiosos tienen un papel importante a la hora de garantizar que el proceso electoral siga siendo pacífico, se dijo a los asistentes, ya que tienen una capacidad única para guiar a sus seguidores lejos de la violencia.

“Es necesario que las organizaciones tradicionales y religiosas prediquen, sensibilicen y se movilicen en favor de la paz en todos sus sermones, enseñanzas y reuniones", afirmó el Dr. Bakut Tswah Bakut, director general del Instituto para la Paz y la Resolución de Conflictos (IPCR) de Nigeria.

    Los copresidentes del IDFP, Alhaji Ishaq Kunle Sanni y el obispo Dr. Sunday Onuoha, se hicieron eco de este mensaje, advirtiendo que los predicadores que se nieguen a propagar la paz estarán fallando al pueblo nigeriano. Asimismo, la asamblea general resolvió que los líderes políticos deberían poner en marcha mecanismos para construir un país más humano y pacífico "desprovisto de sentimientos étnico-religiosos".

El importante papel de los jóvenes y las mujeres

La conferencia también adoptó resoluciones sobre la importancia de capacitar a los jóvenes y a las mujeres como agentes de la construcción de la paz, el cambio político y el desarrollo sostenible. En cuanto a los jóvenes, se pidió a los líderes religiosos que animaran a la juventud nigeriana a buscar el diálogo pacífico y a rechazar los discursos de odio.

"El país está mucho más dividido por líneas étnicas y religiosas", dijo el profesor Usman Yusuf, antiguo secretario ejecutivo del Plan Nacional de Seguros de Salud de Nigeria. "Nuestros inquietos jóvenes están siendo alimentados con un cóctel de veneno tóxico etnorreligioso, sobre todo por políticos fracasados", añadió.

Las mujeres tienen un papel fundamental en la formación de la próxima generación de líderes nigerianos -y, por tanto, en la garantía del futuro pacífico del país-, afirmó la reverenda Uzoaku Juliana Williams.

“Las mujeres son una parte integral de la nación. Lo más importante es que somos educadoras de nuestros compañeros, educamos a nuestros hijos", dijo la reverenda Williams. "Para que haya comprensión mutua y relaciones interconfesionales en Nigeria, las mujeres desempeñan un papel fundamental al educar a nuestros hijos en los derechos y los errores.”