Loading...

Los expertos recomiendan que las mujeres refugiadas y migrantes tengan un papel activo en la elaboración de políticas

22 Jun 2021
KAICIID World Refugee Day 2021

Las mujeres refugiadas y migrantes deben tener un asiento en la mesa de elaboración de políticas si se quiere trabajar a fondo sobre los problemas sistémicos de la exclusión social y la discriminación, según se entiende de las recomendaciones realizadas ayer por un grupo de expertos en igualdad de género.

Con motivo del Día Mundial del Refugiado, la conferencia organizada por el KAICIID bajo el título Mujeres en primera línea: La importancia del empoderamiento de las mujeres refugiadas y migrantes para una Europa socialmente inclusiva, exploró la difícil situación de las mujeres refugiadas y migrantes en el continente y en otros lugares, reconociendo su resistencia frente a las dificultades extremas y ofreciendo soluciones a los desafíos que enfrentan. 

Durante el seminario web, los miembros de la plataforma Network for Dialogue, apoyada por el KAICIID, compartieron mensajes de solidaridad con las mujeres refugiadas y migrantes de toda Europa. El evento fue moderado por Amina Khalid, directora del Programa de Comunidades Sostenibles de Iniciativas de Cambio y miembro de la Red para el Diálogo.

La afianzada desigualdad de género está detrás de muchos problemas que afectan de forma desproporcionada a las mujeres y a las niñas, como la violencia doméstica y sexual, las malas perspectivas laborales, los salarios más bajos, la falta de acceso a la educación y la inadecuada atención sanitaria.

Las mujeres refugiadas y migrantes son especialmente vulnerables a la discriminación, la violencia y el desplazamiento forzoso, y a menudo tienen dificultades para acceder a ayudas y servicios básicos destinados a aliviar sus problemas.

El idioma suele estar en la raíz de este problema, explicó la Dra. Salome Mbugua, copresidenta de la Red Europea de Mujeres Migrantes y comisionada de la Comisión de Derechos Humanos e Igualdad de Irlanda.

“El idioma es un gran reto, porque la mayoría de los inmigrantes no conocen la lengua del país en el que acaban", dijo la Dra. Mbugua.

“Esto repercute en su determinación de comprometerse e integrarse con la comunidad local, y a veces puede dar lugar a su completa exclusión y aislamiento.”

Al vivir en la periferia de la sociedad, incluso las funciones más básicas -como recibir asistencia sanitaria o comprar alimentos- resultan complicadas, señaló el Dr. Mbugua. Y hay problemas más profundos, como la exclusión del mercado laboral, que empeoran las cosas para las mujeres refugiadas y migrantes, que a menudo corren el riesgo de caer bajo el control de una pareja abusiva. 

“En algunos casos, la situación de una mujer depende de su cónyuge. Si ese hombre es violento dentro de su relación, entonces es muy problemático, y resulta muy difícil para la mujer independizarse.”

Para enfrentarse adecuadamente a estas graves situaciones, las mujeres que han experimentado traumas como refugiadas deben aportar durante el proceso de elaboración de políticas, garantizando que se tomen medidas positivas en la cima, antes de que se extiendan a las bases. Así lo cree Anila Noor, asesora política que trabaja en el ámbito de la inclusión, la diversidad y la justicia social, y que habló de su propio viaje migratorio desde el sur de Asia.

Tras solicitar asilo en los Países Bajos, Noor esperaba experimentar el enfoque aparentemente progresista de Europa en lo que respecta a la igualdad. Por desgracia, se encontró con el desprecio y la discriminación, y las autoridades locales la enviaron a trabajar a una fábrica, a pesar de sus amplios estudios y cualificaciones profesionales.   

Negándose a que ese fuera su destino, Noor se propuso demostrar lo que las mujeres refugiadas pueden conseguir, creando New Women Connectors, una plataforma que promueve la participación de las mujeres migrantes en el proceso de elaboración de políticas.

“Esta es la responsabilidad que he asumido, demostrar que las mujeres refugiadas y migrantes son un modelo a seguir, que son resistentes y que intentan contribuir a sus nuevos países de origen.”

“En New Women Connectors, intentamos sentarnos a la mesa como cocreadoras de políticas, no como receptoras pasivas.”

Al reunir a las mujeres en un espacio seguro para debatir sobre sus dificultades individuales y compartidas, la organización de Noor ayuda a sus miembros a visualizar que tienen un papel que desempeñar en la formulación de políticas. Esto es crucial, ya que el proceso es a menudo enrevesado y técnico, y apenas se esfuerza por hacer que las mujeres y niñas inmigrantes se sientan bienvenidas.

Es una historia que resulta familiar para quienes trabajan en el campo de los derechos de las mujeres fuera de Europa, especialmente en los campos de refugiados de Oriente Medio. Yadviga Kirdzik es gestora de programas en la Comisión Católica Internacional de Migración (ICMC, por sus siglas en inglés) en Jordania, donde los problemas del matrimonio infantil y la exclusión económica son una lacra en la vida de miles de mujeres migrantes. Estos problemas se derivan a menudo del escaso acceso a la escolarización, explica Kirdzik.

“Hay una falta de oportunidades educativas para las refugiadas y migrantes, principalmente debido al alto coste de la educación.”

“La mayoría de las familias de refugiados y migrantes no pueden pagar las tasas educativas, especialmente en Jordania. Abandonar la escuela o no seguir con la educación superior contribuye a su marginación general, a su confinamiento en el hogar y puede estar potencialmente relacionado con el matrimonio precoz en el caso de las niñas.”

Las deficiencias en la educación también pueden afectar negativamente a la cohesión social, explicó Kirdzik, ya que los inmigrantes tienen que competir con los miembros poco cualificados de la población de acogida por los puestos de trabajo de nivel inicial, lo que provoca resentimiento y xenofobia.

Para hacer frente a esta situación, la ICMC está aprovechando el poder del diálogo interreligioso, uniendo fuerzas con organizaciones islámicas nacionales y comunitarias. Al trabajar conjuntamente, crece la capacidad para acceder a la financiación y apoyar a las comunidades de refugiados vulnerables, dijo Kirdzik, compartiendo la triste pero edificante historia de Sara, una emigrante de Siria.

Después de dejar su hogar devastado por la guerra, Sara llegó a Jordania embarazada. Trágicamente, la niña murió poco después de nacer, como consecuencia del estrés y la desnutrición que sufrió su madre. El marido de Sara, destrozado por el duelo, no pudo mantener a la familia, así que se puso a buscar trabajo por su cuenta. Con la ayuda de la organización de Kirdzik, Sara obtuvo un título en sastrería, lo que le sirvió de trampolín para su carrera como costurera. 

A pesar de estas historias de progreso, todavía existen muchas barreras para las mujeres migrantes y refugiadas. Esto sucede especialmente cierto en medio de la crisis del COVID-19, según se dijo en el seminario web, ya que los grupos de migrantes socialmente excluidos tienen menos posibilidades de acceder a la atención sanitaria y a la vacunación, y son más vulnerables a las secuelas económicas de la pandemia.