Loading...

Los expertos constatan que el aumento del discurso del odio es consecuencia de la pandemia

22 Sep 2021

La pandemia de coronavirus ha provocado graves limitaciones económicas en poblaciones de todo el mundo. Desde cierres patronales hasta permisos de trabajo y cuarentenas obligatorias, la crisis del COVID -19, que ha provocado más de 4,5 millones de muertes y unos 219 millones de casos en todo el mundo, ha cambiado irremediablemente la vida y las perspectivas de miles de millones de personas.

La pandemia también ha dado lugar a un correspondiente "tsunami" de discursos del odio, según el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, que identificó "un tsunami de odio y xenofobia, de chivos expiatorios y de alarmismo" que, según dijo, requiere "un esfuerzo absoluto para acabar con los discursos del odio a nivel mundial".

Según Guterres, "el sentimiento contra los extranjeros ha aumentado en Internet y en las calles, se han extendido las teorías conspirativas antisemitas y se han producido ataques contra los musulmanes relacionados con el COVID-19". Añadió que los inmigrantes y refugiados "han sido vilipendiados como fuente del virus, y luego se les ha negado el acceso a tratamiento médico.”

El KAICIID co-inicia un proyecto para hacer frente a la incitación al odio

A principios de este año, junto con el Consejo Europeo de Líderes Religiosos (ECRL) / Religión por la Paz (RfP) Europa, y con el apoyo de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (ODIHR) de la OSCE, el KAICIID puso en marcha un proyecto, "Contrarrestar el discurso del odio", en el marco de su nueva Iniciativa de Cohesión Social.

El proyecto tiene como objetivo explorar cómo se puede utilizar la colaboración interreligiosa, intercultural e intersectorial para la prevención del discurso del odio y proporcionar a los agentes religiosos con recursos y capacitación para ayudarles a contrarrestar el problema al tiempo que se promueve la cohesión social.

Frances Rose, Directora del Programa de Colaboración Regional y Creación de Redes del KAICIID

El proyecto se puso en marcha con una consulta de expertos entre unos 70 especialistas y fue seguido por una encuesta paneuropea en la que se examinaron los efectos del discurso del odio -así como las medidas para contrarrestarlo- de los líderes religiosos, las organizaciones interreligiosas y los expertos en religión. La encuesta, que recogió las aportaciones de 34 líderes confesionales y grupos religiosos, procedentes de una amplia gama de comunidades europeas en más de 15 países.

“Los informes indican que la incitación al odio ha ido en aumento y, por supuesto, el hecho de que el COVID-19 haya atemorizado a la gente y la haya encerrado en sus ordenadores y cámaras de eco en línea parece haber avivado el problema", dijo Frances Rose, Directora del Programa de Colaboración Regional y Trabajo en Red de KAICIID.

“Dado que los niveles de discurso del odio están aumentando y que el problema es tan complejo, estamos buscando soluciones que provengan de muchos sectores diferentes, en particular para encontrar formas de proporcionar, a aquellos que pueden tener menos herramientas o menos recursos, los medios para enfrentarse a él de forma eficaz e ideológica.”

El 89% de las víctimas de la incitación al odio son víctimas por motivos religiosos o étnicos, según un estudio

Los agentes religiosos pueden ser una fuente importante de esas soluciones. Un estudio realizado por la OSCE en 2018 encontró que el 54% de los incidentes de odio reportados se dirigieron a personas por motivos religiosos, con el 89% dirigido sobre la fe o el origen étnico. Los grupos religiosos siguen denunciando un número creciente de ataques. Al mismo tiempo, las comunidades religiosas pueden luchar contra los prejuicios y el discurso de odio entre sus propios seguidores, lo que compromete su posición legal y social. Los líderes religiosos, en particular, se enfrentan a la exigente tarea de responder de forma constructiva a la incitación al odio, al tiempo que mantienen la confianza con sus correligionarios, otros grupos religiosos y las autoridades laicas.

Los resultados de la Consulta de Expertos del KAICIID/ECRL confirmaron que "los agentes religiosos y confesionales [...] son colaboradores esenciales para los responsables políticos y otras organizaciones de la sociedad civil que tratan de hacer frente a los impulsores de la incitación al odio y que es crucial "animar a los líderes y miembros de la comunidad a desarrollar las habilidades para identificar la incitación al odio, reconocer la desinformación y la desinformación y hablar con autoridad contra la incitación al odio en su entorno".

La encuesta posterior incorporó los resultados de contribuyentes de múltiples religiones, incluyendo el Islam (38%), el Cristianismo (32%) y el Judaísmo (21%). Los resultados revelan algunas ideas preocupantes sobre la proliferación de la incitación al odio. Once de las organizaciones y personas encuestadas afirmaron que la incitación al odio es un problema "muy importante" para sus comunidades. Un abrumador 91% de los encuestados dijo que ellos o sus comunidades se habían visto afectados por el discurso del odio y 22 individuos u organizaciones dijeron que tanto los hombres como las mujeres eran blanco del discurso de odio. Los encuestados dijeron que era más probable que se encontraran con el problema en las redes sociales.

Los resultados también pusieron de manifiesto hasta qué punto la incitación al odio es común a todos los grupos religiosos. De los encuestados, el 51% dijo ser consciente de que miembros de su propia comunidad utilizaban el discurso del odio contra otras personas y grupos. El discurso del odio se atribuyó a disputas históricas o geopolíticas, islamofobia, estereotipos, racismo y cobertura mediática negativa.

Experiencias de discurso del odio y herramientas para contrarrestar el fenómeno en el centro de las consultas del KAICIID

Una vez consolidados los resultados de la encuesta, el KAICIID realizó cuatro consultas regionales en toda Europa para debatir los resultados. Más de 40 actores religiosos, entre los que se encontraban figuras religiosas de alto nivel, activistas juveniles y becados del KAICIID, participaron en los grupos regionales para debatir sus experiencias en el ámbito del discurso del odio y las herramientas que han encontrado más útiles para contrarrestar sus efectos.

Una de las variaciones regionales que arrojó la consulta puso de relieve el aumento del discurso del odio en aquellas partes de Europa -en el sur y el este- en las que está fuertemente influenciado por la llegada de refugiados de otras partes del mundo. "Fue interesante que los condados en los que los refugiados se están reuniendo en este momento, tanto en el este como en el sur, tuvieran un fuerte indicio de que el discurso de odio está asociado a los refugiados en particular", dijo Rose.

Falta de recursos económicos: Un obstáculo para erradicar el discurso de odio de forma más eficaz

Las consultas también pusieron de manifiesto algunas de las dificultades a las que se enfrentan los grupos y actores religiosos para frenar con éxito el discurso del odio. Entre ellas, el miedo y la inseguridad, las noticias falsas y la desinformación y el discurso de odio que proviene de figuras públicas como los políticos. Otros obstáculos para erradicar el discurso de odio son la escasez de recursos financieros, la falta de solidaridad entre grupos interreligiosos, la escasez de medidas legales para limitar el discurso de odio digital y el apoyo político a los actores religiosos.

Rose dijo que la encuesta es un paso importante para corroborar las actitudes hacia el discurso de odio y las organizaciones religiosas e interconfesionales y el tipo de ayuda que necesitan.

“La encuesta permitió obtener algunas respuestas enriquecedoras, fue respaldada por una hora con cada región en la que pudieron darnos una idea de su frustración y sus sentimientos”

Los encuestados señalaron que la estrategia más eficaz para contrarrestar la incitación al odio es "mejorar el diálogo y la capacidad de compromiso entre las comunidades", y los participantes en las reuniones regionales pidieron que se organicen cursos de formación que reúnan a las distintas religiones, tanto en persona como en línea, para trabajar en la creación de confianza, la autorreflexión y las habilidades prácticas para relacionarse con los medios de comunicación y los gobiernos.

“Haremos todo lo posible para reflejar sus necesidades y demandas en el recurso que desarrollemos", dijo Rose. "Será exigente, pero teniendo en cuenta lo crucial que se considera el papel de los actores religiosos, garantizar que tienen las habilidades y experiencias de diálogo que pueden utilizar para construir esas relaciones interreligiosas y hablar con calma y confianza cuando se produce el discurso de odio será nuestro objetivo este próximo año.”