"La violencia contra la mujer es una pandemia sin fronteras"

30 Jun 2020

Expertos participantes en un webinario que se ha celebrado sobre la violencia contra la mujer durante el COVID-19, han instado a los dirigentes religiosos y a los responsables políticos a adoptar medidas rápidas y coordinadas para poner fin a las crecientes tasas de violencia doméstica en países de todo el mundo.

En este webinario, celebrado el 29 de junio y organizado conjuntamente por el KAICIID, se invitó a intervenir a Dubravka Šimonović, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la violencia contra la mujer; Shahin Ashraf, Jefe de la División de Promoción Mundial del Socorro Islámico en todo el mundo; Anna Alvazzi del Frate, Presidenta de la Alianza de organizaciones no gubernamentales para la prevención del delito y la justicia penal; Ugoji Eze, Fundador de la Fundación Eng Aja Eze; Vesnaunderinging-Ristanović, Director de la Sociedad de Victimología de Serbia; Fatma Ismetova Usheva, Investigadora de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito; y Sakena Yacoobi, Directora del Instituto Afgano de Enseñanza.

Según un reciente estudio informativo de las Naciones Unidas, más de 243 millones de mujeres y niñas de todo el mundo han sido objeto de violencia física o sexual en los últimos 12 meses. Se prevé que esta cifra aumente durante toda la pandemia de COVID-19, ya que las preocupaciones en materia de seguridad, salud y finanzas agudizan las tensiones provocadas por las medidas de cierre y aislamiento.

"Durante los confinamientos, las mujeres y los niños se quedan encerrados en sus hogares y, aunque los hogares son sitios seguros para la mayoría, para aquellos que se enfrentan a la violencia doméstica, pueden resultar un lugar muy peligroso" señaló Šimonović.

Países de todo el mundo ya han informado de un aumento significativo de las llamadas de emergencia por violencia doméstica desde que comenzaron los confinamientos en marzo. En Francia, las denuncias de violencia doméstica han aumentado en un 30% desde el cierre del 17 de marzo. En Argentina, las llamadas de emergencia han aumentado un 25% desde el 20 de marzo.

"Debemos ser conscientes de que el COVID-19 es una pandemia sin fronteras, pero también la violencia contra las mujeres es una pandemia sin fronteras. Incluso si en el futuro somos capaces de suprimir el COVID-19, la violencia contra las mujeres seguirá siendo un desafío", dijo Šimonović.

Ashraf señaló que las organizaciones religiosas (FBO) están siendo testigos de nuevas dimensiones de género durante la pandemia de COVID-19, que son "numerosas y preocupantes, pero no son nuevas ni sorprendentes". En todo caso, hemos visto que el Coronavirus, a pesar de ser invisible, ha hecho visible que existen muchos fallos en nuestro mundo, con injusticias sociales, persistentes desigualdades de género, sexismo, racismo y xenofobia".

El aumento de la violencia doméstica se produce en un momento en que los servicios sociales están más saturados debido a la pandemia; en algunos países se han suspendido servicios como la atención de la salud mental de las víctimas de violaciones debido a la sobrecarga de los sistemas de salud. La policía y las fuerzas de seguridad también han informado de una creciente tensión debido al COVID-19. 

Ashraf señaló que las instituciones y comunidades religiosas pueden llenar muchas de estas lagunas y están dispuestas a hacerlo. "De los estudios que hemos realizado se desprende que la espiritualidad y el compromiso con la defensa de la justicia social y la voluntad de tomar medidas individuales para combatir las injusticias es más prevalente que nunca, en particular durante esta pandemia de COVID-19", dijo.

"Será muy importante ver cómo las organizaciones religiosas envían esos mensajes que se centran en la violencia y la protección de las víctimas", añadió Šimonović.

Aunque la actual pandemia ha presentado numerosos desafíos sociales, económicos y políticos, Ashraf dice que también supone una oportunidad para transformar las desigualdades sistémicas. "Los virus no discriminan. Son la sociedad y los sistemas los que lo hacen. Lo que se necesita ahora más que nunca es una transformación organizada del sistema para que las instituciones estén mejor preparadas a la hora de enfrentarse a una crisis, corregir las desigualdades y orientar las economías hacia una perspectiva común".

Ashraf explicó que esta transformación institucional no se limita a los gobiernos, sino que debe abarcar también las instituciones religiosas. "Ya sea en nuestras mezquitas, nuestros templos, nuestras iglesias, nuestros gurdwaras, todos tenemos que revisar lo que son las capacidades de liderazgo y lo que se nos exige hacer dentro de esta experiencia social".