Loading...

"La solidaridad no es una elección o un acto de caridad. Es un deber": Respuestas frente al COVID-19 en el Foro Interreligioso del G20

15 Oct 2020

Cientos de dirigentes religiosos, responsables políticos y otros expertos se reunieron de modo virtual en el segundo día del Foro Interreligioso del G20 para hacer un balance de la actual crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 y esbozar el papel crucial que desempeñan las comunidades religiosas en el apoyo a los esfuerzos mundiales para aliviar el sufrimiento causado por la pandemia. 

La conferencia en línea de cinco días de duración está a cargo del KAICIID y sus aliados, la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas (UNAOC por sus siglas en inglés), la Asociación Interreligiosa del G20 y el Comité Nacional de Arabia Saudí para el Diálogo Interconfesional e Intercultural.

Tras la sesión plenaria de apertura se celebraron mesas redondas sobre la manera en que las comunidades religiosas pueden trabajar en alianza para hacer frente a la pandemia, elaborar respuestas multilaterales interreligiosas al COVID-19 y prestar apoyo a los grupos vulnerables de todo el mundo.

El ponente principal, el Excmo. Sr. Dr. Hassan Nadhem, Ministro de Cultura, Turismo y Antigüedades de Irak, destacó en sus observaciones iniciales el papel que desempeñan las instituciones religiosas durante toda la pandemia. "Debemos señalar el papel tan importante de las instituciones religiosas y también de los líderes religiosos que prestaron un apoyo muy especial para concienciar a la gente, a la opinión pública, pero también para concienciar a las instituciones gubernamentales", dijo.

Las últimas cifras muestran que el recuento mundial de casos confirmados de coronavirus ha subido a 38,2 millones, con 1,09 millones de muertes en todo el mundo.

Este punto quedó patente con la presencia del Dr. Nezar Bahabri, Director del Departamento de Medicina Interna del Hospital Dr. Soliman Fakeeh (DSFH), del Reino de Arabia Saudí, que participó en el Foro a pesar de sufrir el COVID-19. Su participación puso de relieve los riesgos reales a los que se enfrentan cada día los trabajadores de la salud en la lucha contra esta pandemia.

"Vivo con el COVID como paciente y como médico", dijo. "Los líderes religiosos tuvieron un papel importante durante la pandemia del COVID-19 porque [la pandemia] estaba afectando el alma de la religión". Los líderes religiosos nos dieron soluciones para hacer nuestra vida más fácil y para hacer todo lo posible para asegurarnos de que la gente esté tranquila y no se deprima. Realmente ha ayudado a todo el país de Arabia Saudí a pasar por este momento difícil y a superarlo con facilidad.”

El Dr. Mohammed Al-Abdulaali, Viceministro de Sanidad y Portavoz del Ministerio de Sanidad, dijo que el Reino de Arabia Saudí se ha centrado en tres acciones clave dentro de la respuesta al COVID-19: la detección temprana, la prevención de la propagación y la concienciación pública, asegurándose de que las directrices sanitarias sean accesibles para todos a través de todos los canales. "Es importante proporcionar información en diferentes idiomas y en diferentes formatos para ayudar a la gente a aceptarla", dijo.

Desde el brote del COVID-19, las instituciones religiosas de todo el mundo se han adaptado a los cierres de las casas de culto, encontrando nuevas formas de llegar a sus seguidores y proporcionar el tan necesario apoyo espiritual.

“La pandemia en curso ha demostrado que algunos funcionarios gubernamentales no entienden por qué y cómo la religión es fundamental para la vida de miles de millones de personas", dijo el Anciano David A. Bednar, Quórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

"La religión es el centro mismo de nuestras vidas y el núcleo de nuestra identidad", añadió, señalando la necesidad de adoptar el nivel de legitimidad y confianza que muchos líderes religiosos e instituciones aportan. "Al reconocer la libertad religiosa durante la pandemia del COVID-19, y al reconocer el lugar esencial de la religión en la vida de las personas, los gobiernos y los líderes políticos pueden ganar aliados en una lucha común contra, no sólo los riesgos para la salud, sino también otros riesgos graves".

Si bien la pandemia del coronavirus ha tenido un impacto en las economías, la educación y la atención de la salud, su efecto se percibe, quizá de un modo más visible, en el dramático aumento de los discursos de odio, incluyendo la islamofobia, el antisemitismo y el racismo, en algunas de las principales plataformas de medios sociales del mundo, incluyendo Facebook y Twitter.

Un informe publicado en mayo por los Laboratorios de Igualdad con sede en Nueva York encontró que una serie de hashtags de Twitter que acusaban falsamente a los musulmanes de todo el mundo de difundir deliberadamente el COVID-19 hizo que creciera la desinformación islamofóbica y el discurso de odio hacia 170 millones de usuarios. El informe también detalló cómo hashtags como #Coronajihad se habían difundido ampliamente y se compartieron posts con otras retóricas antimusulmanas en plataformas como Facebook, WhatsApp e Instagram.

"Ha sido especialmente espantoso ser testigo de un aumento de los discursos de odio, xenofobia, antisemitismo, islamofobia, cristianofobia, racismo y formas despreciables de discriminación", dijo la Sra. Nihal Saad, Jefa de Gabinete y Portavoz del Alto Representante de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas (UNAOC).

“Estas fuerzas malignas siembran fisuras y agujeros en el tejido de nuestras sociedades, desencadenando un círculo vicioso de violencia. Creemos firmemente que la fragmentación de nuestras sociedades es una de las consecuencias más graves del COVID-19. Tiene impactos a largo plazo.”

El tema de los discursos de odio se cernía sobre el pleno. "Hoy en día, vemos a las minorías como víctimas desproporcionadas de la enfermedad, vemos trastornos políticos, temores comunales, tensiones y luchas sociales, un aumento de los discursos de odio y de los crímenes de odio", dijo el rabino David Saperstein, Presidente de la Unión Mundial para el Judaísmo Progresista.

"Resuena profundamente entre nosotros y espero que llame la atención del enorme potencial que tienen las comunidades interreligiosas para trabajar juntas y hacer frente a esta crisis; esta reunión es un paso importante en esa dirección".

Las comunidades religiosas en las alianzas para hacer frente a la pandemia del COVID-19

Sarah Hess, Oficial Técnico de Preparación para Eventos de Alto Impacto de la OMS, recordó a los participantes que, a pesar de las crecientes desigualdades y el aumento de los conflictos, también ha habido momentos de unidad sin precedentes. "En muchas partes del mundo y en muchas comunidades diferentes hemos visto estas increíbles muestras de solidaridad... Y creo que las comunidades religiosas han servido durante mucho tiempo como centros de atención que a menudo trabajan entre los más marginados y vulnerables", dijo.

Los ponentes señalaron además la necesidad de encontrar formas de compartir la información e integrarse más claramente para desarrollar alianzas más sólidas entre las comunidades religiosas y otras empresas/sector sanitario.

"Creo que es muy importante que las comunidades religiosas puedan dar ejemplo. Esto será crucial en lo que respecta a la interacción de las comunidades religiosas con el sector empresarial y la investigación e innovación. Al mismo tiempo, hay que reconocer a las comunidades religiosas como aliados importantes de los laboratorios de inteligencia artificial centrada en el ser humano y las tecnologías digitales en general para la salud y el bienestar en lo que respecta a nuestro análisis del COVID-19", dijo Marco Ventura, Profesor de Derecho y Religión de la Universidad de Siena (Italia).

Los agentes religiosos y la respuesta multilateral a la crisis del COVID-19

El Dr. Tamader Al-Rammah, miembro del Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en inglés) y ex viceministro del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Social del Reino de Arabia Saudí, dijo que este tipo de colaboración multisectorial es exactamente lo que se necesita para dar una respuesta adecuada a la pandemia.

"Hoy en día la solidaridad no es una elección o un acto de caridad. Es una necesidad. Ningún estado o líder puede hacerlo solo. Este es el momento de actuar conjuntamente", dijo. 

A diferencia de algunos representantes políticos, las organizaciones religiosas están profundamente arraigadas en las comunidades locales y pueden confiar en una amplia experiencia para llegar a las personas para brindarles apoyo. Por ello, su participación en la crisis de los esfuerzos de respuesta al COVID-19 es crucial.

Debido a sus vínculos directos con la comunidad, los agentes religiosos también conocen las lagunas de la acción gubernamental, así como las medidas discriminatorias que se están adoptando para denegar a los grupos minoritarios o marginados sus derechos humanos fundamentales.

"Tenemos que señalar y tal vez alentar al G20 a indicar a los pocos gobiernos que parecen estar respondiendo con fiereza a la pandemia y a la vez respondiendo de la manera más equitativa posible, prestando atención a las poblaciones y siendo abiertos y responsables", dijo Ruth Messinger, Embajadora Mundial del Servicio Mundial Judío Americano.

Apoyo a los grupos vulnerables en tiempos del COVID-19

La cooperación fue también un tema clave destacado por los participantes en los debates sobre el apoyo a las personas vulnerables durante la pandemia del COVID-19.

“Tanto los líderes políticos como los religiosos tienen la misma idea errónea de que pueden hacerlo solos y sin ninguna cooperación con el otro, o incluso a expensas del otro. Nuestra experiencia nos dice que se atiende mejor a los vulnerables si los dirigentes e instituciones políticas y religiosas trabajan codo con codo por el bien común", dijo el Dr. Mohammad Sammak, Secretario General del Comité Nacional para el Diálogo Cristiano-Musulmán en el Líbano y miembro de la Junta Directiva del KAICIID

La Sra. María Lucía Uribe, Directora de Arigatou International en Ginebra, destacó que los niños eran un grupo particularmente vulnerable durante la pandemia, e hizo un llamamiento a los dirigentes religiosos para que se acercaran a los jóvenes de sus comunidades. "Deberíamos centrarnos en el bienestar espiritual de los niños, que a menudo no se tiene en cuenta en su educación, aunque los estudios han demostrado que la espiritualidad contribuye a fortalecer la capacidad de recuperación de las