Loading...

La Junta de KAICIID insta a la esperanza y al diálogo mientras el mundo se esfuerza por superar el COVID-19 en 2021

13 Ene 2021

Los mensajes de esperanza, unidad y determinación renovada para hacer frente a la actual pandemia del COVID-19 han abierto un camino positivo para 2021, como se describió durante un evento virtual del KAICIID que se celebró ayer en Viena.

El evento titulado "Luz de Esperanza y Fe", en el que se presentaron mensajes y oraciones de la Junta Directiva multirreligiosa del Centro, se centró en las reflexiones de cada miembro sobre sus propias tradiciones espirituales, así como en el tema de la esperanza para 2021.

Si bien muchos de los ponentes invitados destacaron la importancia de la cooperación y el entendimiento entre las distintas confesiones religiosas sobre la base de valores y aspiraciones universales, los llamamientos para la recuperación de la pandemia mundial del Covid-19, que ha provocado 1,9 millones de muertes y 90,3 millones de casos confirmados, ocuparon un lugar destacado en los programas de los participantes.

“Al enfrentarnos a este año, lo hacemos juntos y unidos por el poder de la fe y la esperanza", destacó el Secretario General del KAICIID, Faisal Bin Muaammar. "Esta es una invitación a recordar que no estamos solos y que estamos reforzados y fortalecidos por los valores universales compartidos por todas las creencias y por la sabiduría, el sacrificio y el liderazgo de miles de millones de personas en el mundo.”

Bin Muaammar animó aún más a los casi 400 asistentes al evento recordándoles que hay mucho que esperar de este año. "Creo que también será un año de regeneración, de renovación, un año de esperanza en el KAICIID. Estamos listos para continuar nuestro trabajo construyendo un diálogo interreligioso por la paz. Espero continuar este viaje con cada uno de ustedes", continuó.

Los miembros de la Junta se unieron a bin Muaammar para instar a la solidaridad y la esperanza.

“El sufrimiento humano de este último año, su impacto global que exige el aislamiento de unos de otros, creando muros de tensión y miedo, necesita un nuevo encuentro con esta esperanza que reconocemos como líderes religiosos sólo puede venir del Creador", dijo el Cardenal Ayuso, Obispo Titular de la Diócesis de Luperciana y Presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso.

La Dra. Kezevino Aram, presidenta del Shanti Ashram, añadió que "2020 nos ha mostrado que la unidad es posible en medio del dolor. Nos ha presentado una renovada lógica de que las divisiones no son lo suficientemente dignas para que invirtamos en ellas".

 

Los miembros de la Junta del KAICIID ofreciendo mensajes de esperanza para el año 2021 durante el evento en línea del KAICIID ”Luz de Esperanza y Fe”

Allashukur Pashazade, presidente de la Junta de Musulmanes del Cáucaso y Presidente del Consejo Qazi y el Jeque ul-Islam del Cáucaso hicieron hincapié en la importancia de fomentar la paz y la prosperidad en el próximo año.

“Nuestro deseo más sincero es que no haya guerras en la Tierra; que se ponga fin al sufrimiento de los afectados por esas guerras; que la gente no se vea obligada a huir de sus hogares; que se ponga fin a las crisis de los migrantes; que no haya discriminación religiosa o étnica; que no se profanen los lugares de culto". 

Otros ponentes exhortaron a las personas de todas las religiones a que renovaran su compromiso con la esperanza y el servicio a los demás.

"Es un hecho conocido que la vida está llena de altibajos. Todas las personas, sin excepción, afrontan alguna dificultad o desafío a lo largo de su vida", dijo el Dr. Hamad Al-Majed, miembro de la Facultad de la Universidad Imam Muhammad Bin Saud.

Al-Majed añadió que, aunque las dificultades pueden parecer a veces abrumadoras, no hay que desesperarse. "La verdad y la realidad es que el poderoso Alá (Dios) nos ha provisto de un suministro interminable de esperanza. Por lo tanto, cuando empecemos a sentir los dolores de la desesperanza, necesitamos recordar que Alá nos ha dado todas las razones para confiar en él y esperar su salud y apoyo".

El Reverendo Richard J. Sudworth, Secretario de Asuntos Interreligiosos del Arzobispo de Canterbury y Asesor Nacional de Asuntos Interreligiosos dijo que las tradiciones religiosas deben apuntar hacia un trabajo conjunto como agentes comunes de amor y buena voluntad. "Mi plegaria para 2021 es que todos podamos dirigir nuestras vidas hacia los demás en amor y servicio, sacando de la esperanza de un Dios Creador que nos ama más de lo que podemos imaginar."

Mohammad Sammak, Secretario General del Comité Nacional para el Diálogo Cristiano-Musulmán en el Líbano, utilizó su tiempo para llamar la atención sobre el cambio climático y el creciente populismo, dos de los retos más importantes a los que se enfrenta la comunidad interreligiosa en 2021 y más adelante.

“La humanidad se enfrenta a dos amenazas crecientes: la primera es la subida del nivel del mar, que pone de manifiesto la grave amenaza que supone el cambio climático para las comunidades costeras del mundo. La segunda es el aumento del populismo actual que lleva a la fragmentación política, al declive de la socialdemocracia, que transfiere más poder político y económico a las élites, haciendo que los trabajadores sufran más el estancamiento de los salarios y la desigualdad y, por consiguiente, el aumento del autoritarismo.”

El rabino jefe David Rosen, Director Internacional de Asuntos Interreligiosos del Comité Judío Estadounidense, convino en que el mundo se enfrenta a muchos desafíos que van más allá de la pandemia y requieren una respuesta unida de las comunidades religiosas.

“Los enemigos a los que nos enfrentamos hoy en día no son sólo la pandemia en sí misma, sino también los enemigos de la ignorancia, los prejuicios, la marginación, el egoísmo y la insensibilidad", dijo. Sin embargo, continuó, "estamos en la casa de Dios, una morada divina, bendecida y que trae bendición a todos. Que este nuevo año sea de bendición y salud para nosotros.”

Con muchos países en todo el mundo encerrados y con los servicios de salud saturados con los pacientes del COVID-19, los miembros de la Junta del KAICIID también subrayaron la importancia de rezar por las víctimas y el personal de primera línea.

"Rezamos por las víctimas de la pandemia", dijo Su Eminencia el Metropolitano Emmanuel, Exarca del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. "Rezamos por los trabajadores que están en primera línea, los primeros en responder. Rezamos por nuestras familias y comunidades. Rezamos por los científicos para que encuentren una solución a esta crisis sanitaria mundial. Rezamos por nuestros líderes políticos para que encuentren la mejor respuesta en un mundo imperfecto".

También añadió la importancia de las comunidades de fe para marcar el camino hacia un año más brillante: "Rezamos para que nuestros líderes religiosos y todos los fieles tengan la fuerza para seguir dando testimonio de lo que significa su fe: amor, perdón y cuidado. Finalmente, rezamos por el mundo entero: que la luz de la esperanza y la fe brille sobre él."