Loading...

La hospitalidad y el encuentro humano: claves para el éxito en iniciativas diplomáticas

9 Abril 2019

Cuando se cumplen 800 años del encuentro entre Francisco de Asís y el Sultán Al-Malik Al-Kamil durante el comienzo de las cruzadas, y en el contexto de unas jornadas organizadas por la Universidad Pontificia Antonianum de Roma para conmemorarlo, el embajador Álvaro Albacete, Secretario General Adjunto del Centro Internacional de Diálogo (KAICIID), resaltó la dimensión humana del encuentro de hace ocho siglos como clave del éxito entonces y como elemento de gran importancia en diferentes iniciativas diplomáticas de la actualidad.

“Uno de los mensajes de Francisco es que la guerra, la destrucción del hombre, no puede ser la respuesta. Es sin duda un mensaje humanista, que promueve el acercamiento a otras culturas, religiones y civilizaciones”, afirmó el embajador Albacete durante el simposio que giró en torno al encuentro entre el Santo y el Sultán como emblema de superación de barreras entre pueblos, culturas y religiones, inspirando el diálogo y la hospitalidad.

El Secretario General Adjunto explicó que aunque en la actualidad en la mayoría de los países hay una separación entre lo político y lo religioso con lo que se conoce como el Estado secular, ambos sectores colaboran para alcanzar objetivos comunes. En este contexto, planteó un paralelismo entre el encuentro de Francisco y el Sultán y el nacimiento del KAICIID, cuando en noviembre de 2007 el Papa Benedicto XVI recibió en el Vaticano al Rey de Arabia Saudí.

“Fue un encuentro histórico, marcado por la hospitalidad por ambas partes. Hospitalidad por parte del Papa, que acoge el encuentro, y recibe al rey saudí con generosidad, haciéndole ver la estima y el profundo respeto por los creyentes musulmanes. Y hospitalidad por parte del rey saudí, que a pesar de ser el visitante, muestra su respeto y comprensión. Es un encuentro que trasciende la mera “recepción” y se adentra en la hospitalidad, compartiendo una visión común en favor de la paz mediante la promoción del diálogo interreligioso”.                   

Y así como del encuentro entre el Sultán y Francisco surgieron misiones en lugares como Marruecos y Túnez, del encuentro entre el Papa y el Rey de Arabia Saudí surgió el Centro Internacional de Diálogo, una organización internacional con unas características también históricas, tanto por su mandato y carácter intergubernamental, como por su estructura en la que líderes religiosos y responsables políticos trabajan juntos para alcanzar su misión.