Loading...

Líderes religiosos y políticos se unen contra los discursos del odio dirigidos a refugiados y migrantes

22 Oct 2021

En su tercera y última jornada, los participantes en el Foro de Diálogo Político Europeo de Lisboa pidieron una regulación más estricta, una mejor educación y una mayor protección para los refugiados y los migrantes ante el aumento de la incitación al odio y la violencia en Europa.

Celebrada del 19 al 21 de octubre en Lisboa, la tercera jornada del foro anual invitó a los participantes a abordar la creciente amenaza del discurso del odio y la discriminación. La sesión especial fue organizada por el Centro Internacional de Diálogo (KAICIID) en colaboración con el Consejo Europeo de Líderes Religiosos/Religiones por la Paz Europa (ECRL/RfP Europe) y con el apoyo de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (OIDDH) de la OSCE.

El secretario general del KAICIID se despide reiterando la importancia de luchar contra el odio fuera y en línea

Al pronunciar su último discurso en calidad de secretario general del KAICIID, Faisal bin Muaammar reiteró su firme compromiso con la lucha contra el discurso del odio, que ha sido una de las señas de identidad de sus últimos 9 años de servicio en el diálogo interreligioso, que culminó con la conferencia ‘El poder de las palabras’, en Viena, en 2019.

    "El discurso del odio se presenta en diversas formas de expresión, humillando, vilipendiando e incitando al odio contra un determinado grupo de personas. Como todos hemos presenciado en la última década, la propagación del discurso del odio se ha intensificado en muchas partes del mundo y su regulación presenta un enigma para muchos países", dijo bin Muaammar.

Desde el comienzo de la pandemia, el discurso del odio ha aumentado significativamente contra los refugiados, los inmigrantes y las minorías religiosas. Estudios recientes han demostrado que tanto la islamofobia como el antisemitismo van en aumento. Los migrantes y los refugiados han sido vilipendiados como fuente del virus y se les ha negado el acceso al tratamiento médico.  

Según la Dra. Maria Marouda, presidenta de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia, muchos casos de incitación al odio están relacionados con políticos o funcionarios públicos, a menudo en los niveles más altos del gobierno. Se han dirigido a "inmigrantes, gitanos, musulmanes, judíos, negros y personas LGBTI. A veces, desempeñan un papel central en la representación negativa de las minorías y los inmigrantes y en la búsqueda de chivos expiatorios para los problemas de la sociedad".

Schinas: "Su dolor se utiliza como arma para dividir nuestra unidad"

Margaritis Schinas, vicepresidente de la Comisión Europea con la cartera de Promoción del Estilo de Vida Europeo, reconoció que los migrantes y los refugiados son tristemente instrumentalizados a menudo por los gobiernos autoritarios. "Su dolor se utiliza como arma para dividir nuestra unidad y socavar nuestro modo de vida europeo. Se les empuja a nuestras fronteras para ejercer presión política", dijo.

A medida que las redes sociales han amplificado los mensajes crueles y extremistas, la incitación al odio se ha convertido en una incómoda zona gris dentro del derecho internacional. Muchos gobiernos han luchado por definirlo, así como por perseguir el odio, al tiempo que equilibran la libertad de expresión.


¿Te has perdido la retransmisión en directo? Puedes verla en Youtube.


Aunque hay muchas definiciones de discurso del odio, Thomas Wipf, presidente del Consejo Interreligioso Europeo de Líderes Religiosos - Religiones por la Paz Europa, señala la definición de la ONU que "denomina discurso del odio al basado en la etnia, la raza, el color, el género y otros factores de identidad como la religión".

Wipf: "Debemos tomar conciencia de cómo nos dirigimos a los demás"

Sin embargo, antes de lanzarse a hacer recomendaciones políticas, Wipf retó a los participantes en el foro a "mirarse primero en el espejo". En realidad, las religiones están frecuentemente en una especie de competencia entre ellas", dijo. La preocupación por nuestra propia tradición, la instrumentalización de la religión por intereses políticos o nacionalistas hace que sea urgente que seamos siempre conscientes de cómo hablamos de los demás, preguntándonos cómo hablamos de personas y tradiciones que no son las nuestras".

Nedzad Grabus, muftí de la Comunidad Islámica de Eslovenia, afirma que las alianzas y organizaciones interconfesionales pueden ayudar a los líderes religiosos a unirse para hacer frente a las amenazas compartidas y hacer un balance de los prejuicios y percepciones perjudiciales en sus propias comunidades.

Grabus pertenece a varias de estas organizaciones y es copresidente del Consejo de Liderazgo Judío Musulmán, apoyado por el KAICIID, que colabora en cuestiones como la islamofobia, el antisemitismo y la xenofobia en Europa. El Consejo también ofrece asesoramiento experto a los organismos de la UE sobre la legislación que afecta directamente a las prácticas religiosas y tradicionales judías y musulmanas, como la normativa sobre vestimenta, circuncisión y sacrificio.

   "A través de nuestro compromiso en los últimos años, hemos aprendido lo importante que es escuchar y conocer las experiencias de los demás, así como la importancia de trabajar juntos en la lucha contra el discurso del odio y los diferentes tipos de fobias que afectan a los grupos minoritarios", dijo Grabus. "Creemos que es importante entablar específicamente un diálogo significativo con quienes no estamos de acuerdo. La cooperación es la única forma de alcanzar soluciones pacíficas a nuestras disputas".

Santos Silva: "En Portugal, todas las religiones son iguales ante la ley"

Augusto Santos Silva, ministro de Estado y Asuntos Exteriores de Portugal, afirma que el aprecio de su país por la diversidad religiosa ha contribuido a "salvaguardar el respeto a la diversidad, el Estado de Derecho y a fomentar la paz y la seguridad".

    "Portugal es una sociedad multirreligiosa", continuó. "La mayoría de nuestra población es católica, pero tenemos protestantes, ortodoxos, judíos, musulmanes y otras religiones, así como no creyentes y agnósticos.

    En nuestra opinión, el pluralismo enriquece a las sociedades. El derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia, de religión o de creencias es un derecho constitucional básico en Portugal. Todas las religiones están igualmente reconocidas ante nuestra ley".

Según Kishan Manocha, jefe del Departamento de Tolerancia y No Discriminación de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (OIDDH) de la OSCE, dado que los líderes religiosos suelen estar en contacto con las comunidades vulnerables y marginadas, están bien posicionados para hacer frente a la incitación al odio, así como a los desafíos globales que a menudo la impulsan.

"La OIDDH ha llegado a comprender que, en las condiciones adecuadas que permitan su participación significativa en la sociedad, los actores religiosos y las organizaciones confesionales pueden contribuir de manera decisiva a abordar los múltiples retos interrelacionados de nuestro tiempo, ya sean sociales, económicos, medioambientales o humanitarios. De hecho, su contribución puede ser civilizadora", dijo.

Los debates sobre políticas continuaron a lo largo de la tarde durante las sesiones de los grupos de trabajo, en las que se debatió sobre la regulación en línea de la incitación al odio, la protección de los refugiados y los migrantes que han sido especialmente vilipendiados durante el COVID-19, las asociaciones intersectoriales entre líderes religiosos y responsables políticos para combatir la incitación al odio, y el aumento de la participación cívica y la toma de decisiones inclusiva.

Los miembros del MJLC reiteran la importancia de introducir una legislación estricta para luchar contra la incitación al odio en línea

El rabino jefe Pinchas Goldschmidt, presidente de la Conferencia de Rabinos Europeos (CER, por sus siglas en inglés) y miembro del Consejo de Liderazgo Judío Musulmán, recomendó abordar urgentemente el discurso de odio en línea mediante una legislación más estricta.

    "Las redes sociales están desestabilizando nuestras democracias, nuestros sistemas y amplifican el discurso del odio. Tenemos que exigir responsabilidad, control y regulación", dijo.

Otras recomendaciones incluyeron la educación mutua sobre el discurso del odio, el asesoramiento a las empresas de medios de comunicación, la promoción de la alfabetización religiosa y el fomento de asociaciones eficaces a nivel local entre los líderes religiosos y los responsables políticos.