Loading...

Líderes religiosos trabajan para contrarrestar el discurso del odio y la violencia tras el Brexit

29 Noviembre 2016

Representantes de organizaciones religiosas e interreligiosas, policías y expertos se reunieron el 29 de noviembre de 2016, en Luton, Reino Unido, para debatir el papel de los líderes religiosos en la prevención del discurso del odio y los delitos provocados por el odio que se han sucedido tras el referéndum realizado en el Reino Unido en junio de 2016, cuyo resultado ha supuesto la salida del Reino Unido de la Unión Europea, o “Brexit”.

Esta fue la primera reunión regional de seguimiento del denominado “Plan de Acción de Fez sobre el papel de los líderes religiosos en la prevención de la incitación que podría conducir a crímenes atroces”. El encuentro fue fruto de la colaboración entre la Oficina de las Naciones Unidas sobre la Prevención del Genocidio, el Centro Internacional de Diálogo (KAICIID), y la coalición de líderes religiosos británicos e irlandeses formada después de la reunión regional europea celebrada en septiembre de 2015 en Treviso, Italia.

Después del referéndum que concluyó con el Brexit, en el Reino Unido aumentó significativamente la incidencia del discurso del odio y la violencia. Luton fue elegida como sede de la reunión de seguimiento porque la ciudad es un buen ejemplo de la cooperación de los líderes religiosos en el tratamiento de los posibles delitos del odio tras el Brexit.

En la reunión, además de 20 representantes del Reino Unido e Irlanda, participaron el jefe de la policía de Luton y funcionarios del cuerpo policial de la ciudad. Los líderes religiosos y miembros de organizaciones religiosas e interconfesionales se reunieron para elaborar estrategias concretas destinadas a contrarrestar el aumento del discurso del odio y la violencia xenófoba en el Reino Unido. En esta ocasión, definieron medidas que los líderes y organizaciones religiosas podrían adoptar para prevenir y dar respuesta a la incitación a la violencia en sus comunidades. Asimismo, comenzaron a esbozar formas de abordar los obstáculos que pueden entorpecer una respuesta rápida.

Los participantes compartieron las buenas prácticas y los desafíos con que se encontraron en sus esfuerzos al contrarrestar el discurso del odio y la incitación a la violencia entre los grupos religiosos y étnicos del Reino Unido. De la misma manera,  consideraron prioritario reunirse regularmente para impulsar avances que contrarresten el discurso del odio y la violencia.