Líderes judíos y musulmanes de Europa acuerdan cooperar frente al aumento de la xenofobia, el discurso del odio y políticas que limitan las prácticas religiosas

09 Oct 2018

Ámsterdam 9 de octubre. En la primera reunión plenaria del Consejo de Liderazgo Musulmán-Judío (MJLC, por sus siglas en inglés), que tuvo lugar el pasado martes en Ámsterdam, los líderes de las comunidades judías y musulmanas de Europa manifestaron que estas comunidades enfrentan un aumento de la xenofobia, los delitos motivados por el odio, y las políticas que restringen su derecho a observar prácticas religiosas. 

El Consejo, presidido por Pinchas Goldschmidt, Gran Rabino de Moscú, y Nedžad Grabus, Gran Muftí de Eslovenia, cuenta con la facilitación del Centro Internacional de Diálogo (KAICIID), con sede en Viena, que presta apoyo a las plataformas interreligiosas para el diálogo en África, Asia, la región árabe y Europa. El KAICIID, la única organización intergubernamental con el mandato exclusivo de promover el diálogo interreligioso, vio en el MJLC una oportunidad singular de cubrir un vacío considerable en las relaciones entre las comunidades religiosas europeas, y le ha prestado su respaldo y apoyo para el fomento de la capacidad desde su fundación. El KAICIID también continuará apoyando al Consejo en el desarrollo e implementación de sus actividades futuras, mediante asistencia, colaboración y experticia.

En su discurso inaugural, el Secretario General del KAICIID, Faisal Bin Muaammar, hizo un llamado a los miembros del Consejo a ejercer el liderazgo en la promoción del diálogo judío-musulmán: “Europa necesita de su compromiso con la igualdad de los ciudadanos y el respeto a la diversidad. Y el resto del mundo, que toma a Europa como modelo en este campo, necesita de su sabiduría. Debemos ser sinceros y reconocer que en todo el continente europeo están surgiendo fuerzas que procuran socavar la prolongada experiencia europea de diversidad religiosa y pluralismo. Necesitamos de su compromiso para garantizar que en todo momento se reconozca el papel que cumplen las tradiciones religiosas a la hora de salvaguardar nuestra herencia común. Necesitamos de su compromiso para defender los derechos compartidos de los grupos religiosos en Europa, y para aumentar la confianza y la cooperación entre las comunidades musulmanas y judías”.

El Consejo fue fundado para atender a la necesidad —más urgente que nunca en la Europa de hoy— de liberar a las personas de fe y a las religiones de los prejuicios, las declaraciones infundadas, los ataques y la violencia. La reunión de Ámsterdam tuvo por objetivo analizar cómo las comunidades judías y musulmanas de Europa pueden trabajar juntas para proteger las prácticas religiosas de sus respectivas comunidades y promover la solidaridad entre las comunidades ante la adversidad.

El Gran Rabino David Rosen, miembro de la Junta Directiva del KAICIID, quien contribuyó a fundar el foro, afirmó: “No nos limitaremos a abordar solo diversas cuestiones religiosas: también daremos batalla contra una gran cantidad de malentendidos mutuos y la recíproca demonización. Nuestras religiones nos llaman a ser bendiciones para la humanidad; por eso, la colaboración no es solo una necesidad, sino que es un imperativo moral”.

Los representantes de las comunidades judías y musulmanas de Albania, Alemania, Austria, Bélgica, Bosnia, Dinamarca, Eslovenia, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Lituania, los Países Bajos, Polonia, el Reino Unido, Rumanía, Rusia y Suiza describieron los desafíos que sus comunidades enfrentan en las distintas zonas de Europa, y relataron los esfuerzos que han emprendido para promover el diálogo judío-musulmán en sus países.

Los participantes estuvieron de acuerdo en que las comunidades judías y musulmanas enfrentan desafíos comunes; entre ellos, la creciente instrumentalización de la religión para fines políticos, las restricciones al derecho a practicar libremente la religión, y la influencia cada vez mayor de los movimientos xenófobos de derecha. Los participantes también observaron que los debates sobre la “identidad europea” suelen excluir a los musulmanes, y que el islam es visto como no europeo, pese a que los musulmanes han formado parte del entramado de la sociedad europea desde hace muchas décadas, e incluso siglos.

El municipio de la ciudad de Ámsterdam actuó como anfitrión de la reunión, con el apoyo del KAICIID. Además, la reunión contó con el patrocinio de la Vicepresidenta del Parlamento Europeo, Mairead McGuiness.

El Consejo entablará contacto con órganos de la Unión Europea a fin de debatir y unificar posiciones frente a temas tales como la circuncisión, las prendas de vestir religiosas como el hiyab, y la lucha contra la islamofobia y el antisemitismo, aportando un contrarrelato positivo frente a la división y enviando mensajes unificados mediante declaraciones y publicaciones.

El MJLC también forjará relaciones con los responsables políticos de la UE y las instituciones religiosas europeas, y efectuará un seguimiento de cuestiones emergentes que afecten los intereses de ambas comunidades, por ejemplo, la discriminación.

 

Para obtener más información acerca del MJLC, consulte el sitio web del Consejo, que contiene una lista de sus miembros: https://mjlc-europe.org/

 

Acerca del Consejo de Liderazgo Musulmán-Judío (MJLC)

El Consejo de Liderazgo Musulmán-Judío (MJLC, por sus siglas en inglés) fue fundado en Viena en 2015 por catorce líderes religiosos europeos —siete judíos y siete musulmanes—, con el apoyo del KAICIID. El objetivo de la creación del Consejo fue el de colaborar en temas de preocupación común, y hacer crecer la confianza y el entendimiento mutuo entre las comunidades de ambas religiones.

El Consejo entra en acción en un clima de aumento progresivo de la islamofobia, el antisemitismo y la xenofobia en Europa, mientras que con frecuencia cada vez mayor se proponen iniciativas legislativas que limitarían o prohibirían las prácticas religiosas y tradicionales judías y musulmanas (por ejemplo, las reglamentaciones relativas a las prendas de vestir, la circuncisión y el sacrificio de animales). El MJLC actúa como defensor del derecho de las comunidades a ejercer su libertad religiosa, anclado en la legislación europea, a través de campañas conjuntas tendientes a defender los derechos de las comunidades religiosas musulmanas y judías en Europa. Mediante actividades de extensión y promoción, el Consejo de Liderazgo Musulmán-Judío desea atraer la confianza y el apoyo de los jóvenes y ofrecerles una vía que les permita desarrollarse en Europa y llevar una vida de fe plena.