Loading...

Líderes interreligiosos y expertos en políticas debaten la dimensión ética del cambio climático en el Foro Interreligioso del G20 de 2020

17 Oct 2020

Los peligros inminentes que representa el cambio climático deberían suponer un estímulo a las organizaciones religiosas y a los políticos a la hora de abordar el impacto potencialmente catastrófico en las poblaciones vulnerables de todo el mundo, según los líderes religiosos, los responsables políticos y otros expertos reunidos ayer en línea, en el Foro Interreligioso del G20.

En la sesión plenaria de apertura del cuarto día del Foro Interreligioso del G20, cientos de líderes religiosos, responsables políticos y otros expertos debatieron sobre la forma en que las organizaciones religiosas e interreligiosas pueden tomar medidas para hacer frente a la amenaza del calentamiento global.

El Foro Interreligioso del G20, que concluye hoy, se celebra por primera vez en línea, por parte del KAICIID y sus aliados, la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas (UNAOC), la Asociación Interreligiosa del G20 y el Comité Nacional para el Diálogo Interreligioso e Intercultural de Arabia Saudí.

"El Reino de Arabia Saudí procura preservar los recursos naturales y la sostenibilidad ambiental y asegurar el acceso al agua", dijo el orador principal, Excmo. Sr. Abdulrahman Abdulmohsen A. AlFadley, Ministro de Agricultura y Medio Ambiente de Arabia Saudí. "Aspira a contribuir a la seguridad alimentaria, la protección de los ecosistemas y la calidad de vida en general, sobre la base de sus principios religiosos y humanitarios".

“"Creo que las dimensiones éticas del cambio climático deberían tener una voz más fuerte en el debate mundial", dijo el orador principal, Excmo. Sr. Aksel Jakobsen, Secretario de Estado y Viceministro de Relaciones Exteriores de Noruega.

Advirtió que el cambio climático podría llevar a 120 millones de personas más a una situación de pobreza para 2030. "La ciencia es clara. El cambio climático se está produciendo a un ritmo alarmante y las actividades humanas son el principal impulsor. El cambio climático exacerba la pobreza y las desigualdades, y desencadena nuevas vulnerabilidades. De hecho, amenaza con revertir los últimos 50 años de progreso en lo referente al desarrollo, la salud mundial y la reducción de la pobreza".

El cambio climático está teniendo un efecto catastrófico en los entornos y las economías de todo el mundo. Los recientes incendios forestales de California se han visto agudizados por el calentamiento de la Tierra; un nuevo estudio ha advertido que el Ártico está sufriendo "un abrupto fenómeno de cambio climático" que, probablemente, provocará cambios drásticos. El mes pasado, se informó que una gran capa de hielo en Groenlandia se había desprendido, desgastada por las aguas cálidas.

“Nos enfrentamos a una trágica escasez global de alimentos, una escasez mundial de tierras y una escasez mundial de agua, pero lo más crítico a lo que nos enfrentamos es una escasez de conciencia mundial", dijo el Dr. Sadhvi Bhagawati Saraswati, Secretario General de la Alianza Mundial Interconfesional WASH. "...(Como) personas de fe y como líderes religiosos, tenemos la oportunidad de representar y enseñar un modo de vida consciente, eligiendo en cada minuto los principios centrales de nuestra fe: compasión, amor, no violencia y cuidado de la tierra.” 

Entre los demás ponentes que intervinieron en la sesión plenaria de apertura de ayer se encontraban Su Eminencia el Metropolitano Emmanuel Adamakis de Francia, Exarca del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla y miembro de la Junta Directiva del KAICIID, la Dra. Juliette Biao Koudenoukpo, Directora Regional para África del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Rev. Dr. John K. Kumarakis, Presidente del Consejo de Administración del KAICIID, y el Rev. Dr. Klaus K. Kumarakis, Presidente del Consejo de Administración del KAICIID. Fletcher Harper, Director Ejecutivo de GreenFaith, S.E. Margaritis Schinas, Vicepresidente de la Comisión Europea con la cartera de Promoción del Modo de Vida Europeo y el Rabino Awraham Soetendorp, Presidente de Cruz Verde de los Países Bajos.

En 2018, los principales científicos climáticos del mundo advirtieron que sólo hay una docena de años para que el calentamiento global se mantenga a un máximo de 1,5C. Cualquier temperatura superior a 1,5C podría empeorar significativamente los riesgos de sequía, inundaciones, calor extremo y pobreza para cientos de millones de personas en todo el mundo. Los autores del histórico informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas también dijeron que se necesitan cambios urgentes y sin precedentes para alcanzar el objetivo, establecido en el compromiso del acuerdo de París de mantener las temperaturas entre 1,5C y 2C.

"Los desafíos ecológicos de hoy en día no sólo están relacionados con la globalización. También diría que son geopolíticos, económicos y filosóficos... las instituciones basadas en la fe tienen la tarea crucial de concienciar sobre los peligros relacionados con la destrucción del medio ambiente natural", dijo Su Eminencia el Metropolitano Emmanuel Adamakis de Francia, Exarca del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla y miembro del Consejo de Administración del KAICIID.

"Para superar los numerosos obstáculos que perturban nuestro enfoque en la mejora de la acción y la ambición climáticas, cada decisión, cada inversión, cada acción debe basarse en los valores intemporales del desinterés y el propósito singular de tocar muchas vidas", señaló la Dra. Juliette Biao Koudenoukpo, Directora Regional para África del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

La sesión plenaria de apertura terminó con una sesión de preguntas y respuestas durante la cual el Reverendo Fletcher Harper, Director Ejecutivo de GreenFaith, animó a los ciudadanos a documentarse en cuestiones de teología, así como en soluciones al cambio climático como las fuentes de energía renovable.

"Tengan su texto sagrado en una mano y el periódico del día en la otra, para que puedan hacer una contribución moral sustancial al discurso público sobre los temas, no sólo hablando de ellos, no sólo citando textos sagrados, sino también para llevarlos al diálogo y ayudar a la gente a entender por qué estos temas son importantes como cuestiones morales y religiosas", dijo.

El Foro Interreligioso del G20 es la culminación de un proceso de consultas de un mes de duración entre cientos de líderes religiosos y responsables políticos, expertos y representantes de organizaciones religiosas de 70 países de los cinco continentes, que colaboran para debatir e identificar soluciones conjuntas a cuestiones que van desde la protección del medio ambiente mundial, el acceso a la educación y la igualdad de género hasta la lucha contra la incitación al odio y el COVID-19.

La sesión plenaria de apertura fue seguida por paneles de debate sobre la protección de los espacios ecológicos, la importancia de las alianzas para abordar el cambio climático, y el estado de derecho, los derechos humanos y los derechos religiosos.

Desafíos ecológicos: protección de la selva tropical y medidas tomadas para proteger el medio ambiente

Los participantes en la mesa redonda sobre los problemas ecológicos instaron a la comunidad internacional a cooperar de inmediato en los planes de protección del medio ambiente, señalando los problemas que la crisis climática ha instigado en todo el mundo.

"Vivimos en un mundo interconectado - una sequía o una inundación en una parte del mundo puede perturbar las cadenas de suministro o desplazar los mercados de productos básicos en otra con graves consecuencias para los pobres y los vulnerables", dijo el Dr. Iyad Abumoghli, Director de la Iniciativa "Fe por la Tierra" y principal asesor de políticas del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)

Según Marylita Poma, Oficial de Comunicaciones de la Iniciativa Interconfesional para los Bosques Tropicales en  Perú, debe prestarse especial atención a las comunidades indígenas y de pueblos originarios del planeta, que se enfrentan a una amenaza muy inmediata por el cambio climático.

Poma también pidió a las organizaciones religiosas que defendieran las voces de los jóvenes y apoyaran sus esfuerzos en materia de política ambiental, porque ya no se puede aplazar la adopción de medidas. "Hoy en día, los jóvenes activistas son el mayor movimiento movilizado en apoyo de la justicia climática. Ya no somos el futuro, porque el cambio climático es ahora nuestro presente", dijo.

Alianzas prácticas para abordar el cambio climático

Los participantes en el segundo grupo reconocieron el reto de hacer participar a las comunidades religiosas en las iniciativas de protección del medio ambiente, ya que su credibilidad y sus conocimientos suelen ser cuestionados.

Según Kiran Bali, Presidenta del Consejo de Administración Mundial de la URI, las comunidades religiosas pueden superar este problema mediante una labor basada en pruebas y el aprendizaje de los pormenores de las políticas. Describió un ejemplo reciente del Reino Unido en el que organizaciones religiosas y de la sociedad civil se unieron para reducir las emisiones de carbono y los gases de efecto invernadero. Juntas, elaboraron planes específicos para la reforma de las políticas y establecieron objetivos claros para que su comunidad sea neutra en cuanto a las emisiones de carbono para 2038.

Estos tipos de asociaciones son vitales, según el profesor Auwal Farouk Abdussalam, becado del KAICIID y profesor adjunto del Departamento de Geografía de la Universidad Estatal de Kaduna (Nigeria), porque garantizan que el cambio se hará tanto de arriba abajo como de abajo arriba.

"Tenemos a los líderes religiosos, y tenemos a los científicos y a los encargados de formular políticas. Si los reunimos en una sala y les pedimos que aporten una solución, que será una verdadera solución práctica, se puede reducir a los niveles de base y de la comunidad. Todos sabemos que los líderes religiosos son el vínculo", dijo.

El estado de derecho, los derechos religiosos y humanos

Trasladando el debate del cambio climático al estado de derecho, los participantes en el tercer panel pidieron que las comunidades religiosas se unieran en torno a los derechos humanos y religiosos fundamentales.

Los ponentes también dijeron que la necesidad de diálogo y respeto mutuo ha sido más urgente que nunca durante la actual pandemia.

"La situación de las comunidades musulmana y judía en Europa, aunque preocupante en general, se ha agudizado aún más en el contexto del COVID-19, cuando se sabe que ha habido afirmaciones absurdas, hechas en particular en los medios de comunicación social, sobre su papel en la propagación del virus", dijo el profesor Michael O'Flaherty, Director de la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE

Claudio Epelman, Director Ejecutivo del Congreso Judío Latinoamericano, dijo que, en casos como éste, las comunidades religiosas deben defenderse mutuamente, combatiendo la desinformación y luchando por la libertad de culto y el pluralismo.

"Creo que tenemos que difundir la idea de que nuestros derechos deben reflejarse en 'el Otro'."