Loading...

Grupos religiosos y de la sociedad local reiteran la importancia de comprender la Agenda 2030 de la ONU

14 Jul 2021

El importante papel que desempeñan los agentes religiosos y tradicionales para contribuir a la consecución de la Agenda 2030 de la ONU y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible protagonizó la agenda de ayer durante una reunión virtual con altos mandatarios llevada a cabo por la organización mundial de pacificación y construcción de la paz Network for Religious and Traditional Peacemakers, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Centro Internacional de Diálogo (KAICIID), a la que asistieron destacados responsables políticos y representantes confesionales.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, incluidos sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), fue adoptada por 150 Estados miembros de la ONU en 2015. Aunque los Estados y gobiernos han integrado la Agenda 2030 y sus ODS en sus planes nacionales, ningún país está actualmente en vías de alcanzar los ODS.

Su implementación sufrió un gran revés durante el último año a causa del virus COVID-19 global, que causó un trastorno sin precedentes en los avances sociales y económicos de la comunidad internacional, al tiempo que causó 3,8 millones de muertes en todo el mundo y más de 178 millones de infecciones en todo el mundo.

La pandemia del COVID-19 ha impulsado a los Estados miembros de la ONU a hacer un llamamiento al empoderamiento de los agentes locales, incluidas las mujeres y los jóvenes, y a los gobiernos nacionales para "reconstruir mejor" con una mayor inversión en protección social, incluida la atención sanitaria y la educación, en colaboración con el sector privado, los grupos de la sociedad civil y otras partes interesadas.

En respuesta al llamamiento a un mayor empoderamiento de los agentes locales, la Red de Agentes Religiosos y Tradicionales de la Paz y el KAICIID realizaron una encuesta conjunta en línea sobre el trabajo y los esfuerzos de los agentes religiosos y tradicionales para acelerar la realización de la Agenda 2030 a nivel nacional y local.

Encuesta global

La encuesta se entregó a 130 agentes y organizaciones de la sociedad local de todo el mundo. Respondieron 64 agentes religiosos y tradicionales, entre los que se encontraban mujeres y jóvenes y representantes de la construcción de la paz en el ámbito académico, organizaciones confesionales y otros actores locales de la sociedad civil.

Los resultados ponen de relieve algunas interpretaciones clave y alentadoras de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La encuesta muestra que los 64 encuestados tienen un conocimiento y una comprensión importantes de la Agenda 2030. Los encuestados también destacaron cómo han aplicado los objetivos e indicadores de la ONU y, en general, hubo una percepción positiva de la ONU y una alineación con sus valores fundamentales.

Varios encuestados también destacaron proyectos en los que han colaborado con agencias, fondos o programas de la ONU, como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Oficina de las Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger.

En la reunión de ayer intervinieron en la apertura el Dr. Mohamed Elsanousi, Director Ejecutivo de Network for Religious and Traditional Peacemakers, el Embajador Jukka Salovaara, Representante Permanente de Finlandia ante la ONU, y Faisal Bin Abdulrahman Bin Muaammar, Secretario General del KAICIID.

A raíz de la crisis del coronavirus, Bin Muaammar llamó especialmente la atención sobre los retos que plantea la aplicación del ODS 17, que pide reforzar los medios de implementación y revitalizar la asociación mundial para el desarrollo sostenible.

“Esperamos que nuestro compromiso de hoy pueda poner de relieve el papel vital que los agentes religiosos y tradicionales pueden desempeñar a través de sus redes, de sus conocimientos y de su sabiduría y liderazgo. Esperamos que este evento pueda suscitar debates sobre cómo se pueden reforzar, renovar y mejorar estas alianzas a medida que el mundo trata de reconstruirse. Estamos dispuestos a apoyar.”

Promover los esfuerzos de las bases para los ODS

“Promover los esfuerzos de las bases para la paz y el desarrollo sostenibles es una misión muy natural para los líderes religiosos y tradicionales, ya que hay una fuerte dimensión ética en el desarrollo sostenible porque se trata de la equidad", dijo el embajador Salovaara. "Sabemos que existen demasiadas desigualdades entre los Estados y dentro de ellos, y la pandemia del COVID-19 no ha hecho más que empeorar las cosas en términos de injusticias.”

“El evento de hoy tiene como objetivo mostrar no solo los esfuerzos de los actores religiosos y tradicionales, que incluyen a las mujeres y los jóvenes, durante la pandemia, sino también sus contribuciones a la agenda 2030 más amplia", dijo el Dr. Elsanousi. "Sabemos que estos agentes desempeñan un papel vital en las sociedades afectadas por el conflicto y en la prestación de asistencia humanitaria, incluyendo el alojamiento, la alimentación y la educación. Lamentablemente, su contribución sigue siendo infrautilizada. Para ello, deberían destinarse mayores esfuerzos a movilizar las capacidades e ingenios de estos actores.”

La mesa redonda fue dirigida por el Dr. Mohinder Singh, Presidente del Grupo Nishkam de Organizaciones Benéficas de Birmingham (Reino Unido), Myla Leguro, Directora del Programa de Paz y Reconciliación de CRS-Filipinas, Rory E. Anderson, Jefe de Unidad en funciones y Asesor Político para África del Compromiso Religioso Estratégico del Departamento de Estado de EE.UU. y Samuel Rzik, Jefe de Prevención de Conflictos, Consolidación de la Paz e Instituciones Responsables (CPPRI) de la Oficina de Crisis del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Religión e identidad

Myla Leguro, Directora del Programa de Paz y Reconciliación de CRS-Filipinas, destacó el importante papel que desempeñan las mujeres y los jóvenes en la consecución de los ODS.

“Las mujeres y los jóvenes vinculados con la religión han demostrado su resistencia y también su pasión y compromiso con el servicio a los demás al practicar la solidaridad en el aprovechamiento de las respuestas creativas para hacer frente a la pandemia del COVID y, lo que es más importante, para alimentar la esperanza y la resistencia en la comunidad. Incluso en medio de la pandemia, las mujeres y los jóvenes siguen liderando y participando en conversaciones y diálogos públicos sobre los efectos del COVID-19 en sus comunidades.”

A lo largo del evento virtual se subrayó el papel crucial que desempeñan los grupos religiosos y los individuos en el empoderamiento de las comunidades locales.

“Algunos de los beneficios reales de escuchar y capacitar a los agentes religiosos es realmente escucharlos, escucharlos pronto y escucharlos a menudo", ”

dijo Rory E. Anderson, Jefe de Unidad en funciones y Asesor Político para África del Compromiso Religioso Estratégico del Departamento de Estado de los Estados Unidos,

“Los agentes religiosos y tradicionales, así como los grupos confesionales, son realmente vitales para los esfuerzos de consolidación de la paz, la respuesta humanitaria y el desarrollo económico, tanto a nivel mundial como local. Esto se debe a que los religiosos están más cerca de las comunidades y tienen una medida de confianza y credibilidad que puede no estar tan disponible para los gobiernos o los agentes seculares.”

El acto de ayer fue moderado por Owen Frazer, asesor de mediación y negociación de la Fundación Berghof de Berlín.