Loading...

Expertos analizan la crisis mundial de los refugiados en el Foro de Diálogo Político Europeo de Lisboa

21 Oct 2021
European Policy Dialogue Forum 2021

Más de 130 líderes políticos de alto nivel, líderes religiosos, académicos y representantes de destacadas organizaciones de ayuda a los refugiados se han reunido esta semana en Lisboa, así como de forma virtual, para abordar la crisis mundial de los refugiados y dar forma a políticas inclusivas de integración en Europa.

El Foro de Diálogo Político Europeo, que se celebra cada año del 19 al 21 de octubre, convoca a los participantes bajo el lema "Fomentar la inclusión social y mejorar la participación activa de los refugiados y los migrantes en las sociedades de acogida". Está organizado por el KAICIID, la Red para el Diálogo (N4D), apoyada por el KAICIID, y el Consejo Europeo de Líderes Religiosos (ECRL).

Aunque la sociedad europea se caracteriza por una gran diversidad étnica, nacional y religiosa, el discurso del odio y la discriminación están en aumento. Según una encuesta de Gallup, la intolerancia a la inmigración ha aumentado en todo el mundo y algunos de los países menos tolerantes se encuentran en la Unión Europea. Los líderes religiosos están bien posicionados para apoyar procesos que fortalezcan la solidaridad y fomenten la cohesión social; sin embargo, a menudo carecen de plataformas para llegar a los líderes políticos o ampliar sus esfuerzos.

Al inaugurar el Foro de Diálogo Político en la sesión plenaria de apertura, el secretario general del KAICIID, Faisal bin Muaammar, expresó su satisfacción por el interés de los responsables políticos, los líderes religiosos y los académicos de reunirse en el Foro para derribar las barreras a la integración inclusiva.

    "Creemos que sólo a través del diálogo inclusivo podemos estar unidos para abordar los retos y amenazas a los que se enfrenta la humanidad, entre los que se encuentran los conflictos, el cambio climático y el COVID-19", dijo bin Muaammar.

Estos peligros globales, conocidos como las "tres C", añadió, han hecho que casi 82,4 millones de personas de todo el mundo hayan abandonado sus hogares. Lamentablemente, muchos han encontrado un recibimiento poco cálido por parte de las comunidades de acogida. "Es necesario reforzar la ciudadanía común y la cohesión social para que los refugiados y los inmigrantes se conviertan en participantes de pleno derecho en sus comunidades de acogida".

Bin Muaammar elogió a Portugal como lugar idóneo para acoger el foro de este año, señalando el reconocimiento del ACNUR al país como campeón de la integración.

    Cláudia Pereira, secretaria de Estado de Integración y Migración de Portugal, también reconoció la diversidad única de su país. "En Portugal somos un país multirreligioso. Albergamos 189 nacionalidades diferentes y el 7% de nuestra población son inmigrantes", dijo.

Pedro Calado, director adjunto del gabinete del presidente de las Fundaciones Calouste Gulbenkian y antiguo Alto Comisionado para la Migración, dijo que es esta diversidad la que ofrece innumerables oportunidades de integración con éxito y contribuye al respeto y la comprensión mutuos. "Sabemos, o al menos se nos recuerda fácilmente, que somos "los Otros". En tiempos de creciente intolerancia, polarización y fractura, eso es una bendición, independientemente de la religión o las creencias de cada uno".

El rabino jefe Michael Schudrich reconoció que, a menudo, los líderes religiosos dudan a la hora de hablar de cuestiones políticas y, por lo tanto, suelen estar ausentes en el discurso sobre la migración, a pesar de estar en primera línea de las cuestiones de integración en sus propias comunidades. Este reto se ha sentido mucho en Polonia, el país de origen de Schudrich, donde varios refugiados han muerto en las últimas semanas en la frontera con Bielorrusia, lo que ha provocado la protesta de la comunidad internacional.

    "Como clérigo, como rabino, mi responsabilidad es también hablar de cuestiones políticas", dijo. "Los clérigos no tenemos más remedio que hablar de cuestiones humanitarias, porque este problema político ha creado una crisis humanitaria".



Cartografía del campo de la participación

Tras las sesiones plenarias de la jornada inaugural, los participantes tuvieron la oportunidad de asistir a una serie de sesiones temáticas que sirvieron de contexto para las sesiones y recomendaciones de los grupos de trabajo del segundo día. Los temas incluyeron el refuerzo de la participación de los refugiados y los migrantes en sus comunidades locales a través de oportunidades de voluntariado, el aumento de la participación en la vida política y los procesos democráticos, y la garantía de un acceso equitativo a la educación formal.

Durante la sesión del grupo de trabajo sobre la lucha contra la incitación al odio a través del diálogo interreligioso e intercultural, Irena Gudikova, jefa de la división de Inclusión y Antidiscriminación del Consejo de Europa, compartió su experiencia de trabajo con el diálogo a nivel local.

    "Cuando el diálogo intercultural se integra en las políticas a nivel local, se vuelve realmente poderoso y moviliza a muchas partes interesadas", dijo Gudikova.

Señaló numerosas áreas en las que las autoridades locales y los líderes religiosos pueden tener un impacto significativo en la integración inclusiva, así como en la lucha contra el discurso del odio y la discriminación en sus comunidades. Según Gudikova, los líderes locales pueden garantizar un acceso seguro e igualitario a los espacios de reunión en los que los recién llegados puedan organizar actividades sociales o de culto, habilitar espacios cultural y religiosamente mixtos, y designar mediadores capacitados para facilitar las buenas relaciones en las comunidades antes de que las tensiones se conviertan en violencia. Los líderes religiosos pueden trabajar con sus feligreses sobre los prejuicios y la discriminación y predicar mensajes de tolerancia.

    Durante el Foro, Miguel Ángel Moratinos, Subsecretario General de la ONU y Alto Representante para la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas, coincidió en que las políticas y la acción son fundamentales para garantizar una Europa diversa y pacífica. "Tenemos que aplicar políticas: políticas que luchen contra el racismo, el populismo, la exclusión y, por el contrario, políticas que establezcan la diversidad como un elemento de riqueza para todos nosotros".

Moratinos añadió que la Alianza de Civilizaciones ha establecido programas de alfabetización mediática y formación para el periodismo "para que entiendan el lenguaje, y la sensibilidad del lenguaje utilizado cuando se cubren temas relacionados con los refugiados y los migrantes".

En las sesiones de los grupos de trabajo del segundo día se retomaron las cuatro vías temáticas del primer día, encargando a los participantes la elaboración de recomendaciones concretas para la participación y la amplificación de las voces marginadas.

Los resultados de estas sesiones se presentaron en la sesión plenaria de clausura. Las recomendaciones políticas incluyeron: garantizar la sensibilización de los voluntarios de acogida para satisfacer las necesidades culturales y religiosas de los refugiados, el apoyo a la creación de capacidades para los refugiados y los migrantes en el ámbito de la participación política, el mapeo a nivel de la Comisión Europea de las organizaciones relevantes dirigidas por migrantes y refugiados en toda Europa para mejorar su participación política y su visibilidad, garantizar que los niños refugiados tengan acceso a la educación como su derecho legal sin necesidad de documentación, incluyendo la educación intercultural para el personal de la escuela, y que las instituciones educativas religiosas formen y equipen a los líderes para combatir el discurso del odio.

El foro concluirá el tercer día con un diálogo de alto nivel en el que se profundizará en la cuestión de la incitación al odio en Europa.

Haz clic aquí para descargar el programa de la conferencia.

Puedes ver aquí la retransmisión en directo