Loading...

En la reunión de la Asociación para la Religión y el Desarrollo Sostenible, los líderes políticos elogian la contribución de los agentes religiosos para hacer frente a las crisis humanitarias

4 Septiembre 2020
PaRD general Assembly in New York, 2019

En la asamblea general en línea de la Alianza Internacional sobre Religión y Desarrollo Sostenible (PaRD), celebrada los días 3 y 4 de septiembre, los representantes de organizaciones nacionales y transnacionales destacaron el papel fundamental que desempeñan los líderes religiosos a la hora de hacer frente a las crisis mundiales, incluida la pandemia de COVID-19.

Financiada por el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la PaRD, una red formada por entidades gubernamentales e intergubernamentales, organizaciones de la sociedad civil (CSOs) y organizaciones religiosas (FBOs), trata de atraer capital social y el potencial de las comunidades religiosas para fomentar el desarrollo sostenible y la asistencia humanitaria en el espíritu de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El KAICIID es copresidente y miembro de la PaRD.

Mohammed Abu-Nimer, Asesor Superior del KAICIID, inauguró la reunión en su calidad de Copresidente de la PaRD reconociendo la importancia crucial de la asociación para el desarrollo sostenible y el papel singular de la PaRD como espacio de interacción entre los órganos religiosos y de formulación de políticas.

“Sobre el COVID-19, y todas las demás crisis: Los gobiernos no pueden actuar solos. Tampoco pueden las organizaciones religiosas. Así que estamos buscando maneras de apoyarnos y fortalecernos mutuamente, lo cual es realmente la misión principal de la PaRD. Uno de los aspectos únicos de PaRD es la capacidad de crear este espacio común, y también la recomendación de políticas y acciones que puedan ser implementadas en el terreno", dijo.

Tras el discurso de apertura del Dr. Zwelini Mkhize, Ministro de Salud de la República de Sudáfrica, sobre la respuesta de ese país al COVID-19, se presentaron una serie de ponencias sobre las respuestas religiosas a la pandemia de COVID-19 y otras cuestiones mundiales, incluido el cambio climático.

“Lo que pueden hacer las organizaciones religiosas es buscar un lugar para la promoción mundial, nosotros podemos buscar uno para la inversión en energía limpia y podemos buscar para un cambio de comportamiento hacia el consumo sostenible, y podemos ser modelos en la ecologización de nuestra casa de culto", dijo Iyad Abu Moghli del Equipo de Tareas Interinstitucional de las Naciones Unidas sobre Religión y Desarrollo Sostenible.

Mohammed Abu-Nimer también moderó una mesa redonda sobre las carencias de financiación de las organizaciones religiosas que tratan de hacer frente a la pandemia en sus comunidades.

El Dr. Kenneth Staley, Director Ejecutivo del Grupo de Tareas de COVID-19 de la USAID, destacó la necesidad de cooperación entre los actores religiosos y los gobiernos: 

“La única manera de que se produzca un cambio es a nivel individual. Las organizaciones religiosas que tienen vínculos con las comunidades en las que tratamos de ayudar, pueden tener el mayor impacto. Esta pandemia ha puesto de relieve la importancia de las instituciones religiosas, ya que han puesto en marcha sus contactos dentro de las comunidades para prestar ayuda. Tienen vínculos con los hospitales, con los sistemas de salud y se están movilizando como lo hicieron con el ébola y el zika.”

Hablando de su trabajo con el Banco Mundial, la Sra. Mercy Niwe, Líder de Compromiso Mundial de la Fe en el banco dijo:

"La participación de la comunidad es una parte clave de nuestra estrategia de respuesta y el compromiso con los líderes religiosos es fundamental debido a su creciente presencia, su capacidad para promover cambios de actitud, difundir mensajes precisos y prestar servicios, y llegar a las poblaciones vulnerables.”

La Sra. Niwe señaló que siguen existiendo importantes desafíos para las organizaciones religiosas que buscan financiación de organizaciones multilaterales (como el Banco Mundial o USAID): destacó la falta de capacidad de ejecución y de concesión de subvenciones entre ellas, la falta de comprensión del papel fundamental que desempeñan las OC dentro de las organizaciones para la concesión de subvenciones, y en las organizaciones bilaterales y multilaterales, así como la falta de pruebas cuantitativas de los efectos de la fe en el desarrollo.

Al concluir la asamblea en línea, el Secretario General del KAICIID, Faisal Bin Muaammar, ofreció a los participantes en la reunión una visión general del Foro Interreligioso del G20, que el KAICIID está organizando con sus aliados, la Asociación Interreligiosa del G20, la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas y el Comité Nacional para el Diálogo Interreligioso e Intercultural de Arabia Saudí. El Foro Interreligioso del G20 y la pertenencia del KAICIID a la PaRD tienen el mismo objetivo, a saber, dar mayor voz a la religión en los debates sobre políticas, poniendo de relieve su importante papel y su capacidad para servir a las comunidades necesitadas.

“El Foro Interreligioso del G20 será una plataforma para poner de relieve y documentar las redes de actores religiosos y políticos que se han construido a través del Proceso Interreligioso del G20. Esperamos, como comité organizador, que uno de los resultados del foro sea el reconocimiento oficial del Foro Interreligioso del G20 como grupo de compromiso dentro del proceso del G20. Esto sería un poderoso reconocimiento de nuestro objetivo, y uno que compartimos con el PaRD, de la promoción y la asociación entre los actores religiosos y políticos sobre nuestros desafíos y crisis comunes", dijo.