Loading...

"En la mayoría de los países europeos hay una tradición de convivencia en paz"

3 Diciembre 2021

Desde cierres globales hasta cuarentenas obligatorias, la pandemia de coronavirus ha ejercido presiones extremas sobre las poblaciones de todo el mundo. También ha desatado un "tsunami de odio y xenofobia, de chivos expiatorios y de alarmismo", según el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

El tema no es menos importante en Europa. El 5 de octubre, la Unión Europea dio a conocer una nueva estrategia para combatir el creciente antisemitismo en el continente, con planes para hacer frente a la incitación al odio, sensibilizar sobre la sociedad judía y proteger los lugares de culto religioso, al tiempo que se garantiza que las generaciones futuras no olviden el Holocausto.

Según la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA, por sus siglas en inglés) de la UE, con sede en Viena, nueve de cada diez judíos afirman que el antisemitismo es un problema grave y creciente en su país. Más de un tercio se ha planteado emigrar para escapar de los abusos.

En respuesta a la crisis, el poder ejecutivo de la UE, la Comisión Europea, dijo que presentaba la primera estrategia de este tipo para combatir la "persistencia y el aumento significativo de los incidentes antisemitas" en los 27 Estados miembros del bloque.

Examinar las tendencias subyacentes del discurso del odio ha sido una prioridad para el KAICIID. En 2019, la organización convocó a más de 150 líderes religiosos, responsables políticos, actores estatales y representantes de derechos humanos en Viena para debatir formas de reconocerlo y combatirlo. Hace apenas unas semanas, los participantes en el "Diálogo de alto nivel sobre la cohesión social" del KAICIID en Lisboa también abordaron la creciente amenaza del discurso de odio y la necesidad de mejorar la cooperación en toda Europa.

Contrarrestar la incitación al odio tras consultar a los expertos

A principios de este año, el Centro Internacional de Diálogo se asoció con el Consejo Europeo de Líderes Religiosos y la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (OIDDH) de la OSCE para un ambicioso proyecto que tiene como objetivo exponer algunos de los motores que conducen a los ataques contra los grupos religiosos y otras minorías.

 KAICIID)

El proyecto, que nació como parte de la nueva "Iniciativa de Cohesión Social" del KAICIID en Europa, busca explorar cómo la colaboración interreligiosa, intercultural e intersectorial puede aplicarse con éxito en todo el continente para prevenir la propagación del discurso de odio. También espera proporcionar a los actores religiosos herramientas de desarrollo de capacidades para ayudarles a abordar el problema al tiempo que promueven la cohesión social.

    La campaña "Contra el discurso del odio" se puso en marcha con una consulta de expertos organizada por el KAICIID en abril de 2021, en la que participaron personas con experiencia sobre el terreno en la lucha contra el discurso del odio. Posteriormente, una encuesta a escala europea entre líderes religiosos, organizaciones interreligiosas y expertos en religión examinó sus efectos. Los resultados se recogieron en cuatro consultas regionales europeas en las que participaron 46 líderes confesionales y grupos religiosos de más de 15 países, entre ellos Austria, el Reino Unido, España, Suecia y Polonia.

La encuesta arrojó algunas ideas importantes de expertos de varias confesiones, como la musulmana (38%), la cristiana (32%) y la judía (21%).

Varios líderes religiosos y expertos encuestados hablaron de la importancia de comprender el papel que desempeña el discurso del odio en las conversaciones online y offline en toda Europa.

Wipf: "Necesitamos una comprensión más amplia de los diferentes ámbitos del discurso de odio"

    "Necesitamos una comprensión más amplia de las áreas del discurso de odio en la política, el nacionalismo, el populismo y también el LGBT", dijo el reverendo Thomas Wipf, presidente del Consejo Interreligioso Europeo de Líderes Religiosos ECRL/Religiones por la Paz, que ayudó a preparar la encuesta.

Y continuó: "La motivación para unir a la gente, para que sea consciente de lo que ocurre en formas ocultas como los medios sociales, como en las calles, no tenemos que olvidar que en la mayoría de los países europeos hay una tradición de convivencia en paz, de entendimiento entre diferentes grupos de etnias, lenguas y culturas y religiones y locales y recién llegados."

El Rev. Thomas Wipf, Presidente de ECRL/RfP Europa, hablando en el 3er Foro de Diálogo Político Europeo en Lisboa (Foto: Nuno Patricio/KAICIID)

Los resultados de la encuesta también ponen de manifiesto el aumento de la incitación al odio durante la pandemia. Once de las organizaciones y personas encuestadas afirmaron que es un problema "muy importante" para sus comunidades. Además, la gran mayoría de los encuestados dijo que ellos o sus comunidades se habían visto afectados por el discurso de odio, y 22 individuos u organizaciones dijeron que tanto los hombres como las mujeres habían sido objeto de ataques.

"El discurso del odio es, por desgracia, un tema importante en Europa, especialmente en estos días con la crisis de los migrantes y también el aumento de los movimientos de derecha en algunas partes de Europa", dijo Lejla Hasandedic-Dapo, oficial de enlace con la Iniciativa de Religiones Unidas, una red interreligiosa mundial de base que fomenta la paz y la justicia mediante la participación de las personas para salvar las diferencias religiosas y culturales.

    "Ha estado presente en los medios de comunicación en línea durante la pandemia porque todo el mundo ha estado sentado en casa y ha tenido mucho tiempo libre que antes no tenía", continuó. "Desgraciadamente, mucha gente ha aprovechado esa oportunidad para difundir discursos de odio. Creemos que los jóvenes se ven afectados por ello y a veces también lo difunden debido a los estereotipos".

El discurso del odio: un fenómeno común a todos los grupos religiosos

Los resultados revelaron que el discurso del odio es, por desgracia, común a todos los grupos religiosos. De los encuestados, el 51% dijo ser consciente de que miembros de su propia comunidad lo utilizaban contra otras personas y grupos. Entre las causas se encuentran las disputas históricas, la islamofobia, los estereotipos, el racismo y la cobertura negativa de los medios de comunicación.

Una vez recopilados los resultados de la encuesta del KAICIID, se celebraron cuatro consultas regionales en toda Europa para debatir los resultados. Participaron 46 agentes religiosos, entre los que se encontraban personalidades religiosas, activistas juveniles y becados del KAICIID, que compartieron sus experiencias sobre el discurso del odio y debatieron sobre las medidas que han encontrado útiles para contrarrestar sus efectos. Las consultas pusieron de manifiesto una serie de razones por las que prolifera, entre las que se encuentran el miedo y la inseguridad, las noticias falsas y el lenguaje incendiario que proviene de figuras públicas como los políticos.

Mitrović: "Cualquier tema se convierte en algo que aporta polarización"

Los representantes de las organizaciones que contribuyeron a la encuesta dijeron que el discurso del odio se había vuelto más prominente en sus regiones. "En realidad no teníamos muchas actividades relacionadas con el discurso del odio, era un fenómeno del que éramos conscientes, pero no afectaba realmente a nuestras actividades ni lo abordábamos de forma directa", dijo Igor Mitrović, director de ADRA Serbia, una agencia de ayuda con sede en Belgrado.

Mitrović dijo que gran parte de los discursos de odio que se ven en Serbia se originan en Internet con insultos racistas o basados en el color.

    "Parte de nuestras comunidades no son acogedoras con los refugiados y los inmigrantes de Oriente Próximo", dijo. "Queríamos dar nuestra opinión sobre lo que vemos en esta parte de Europa".

Mitrović destacó el papel de las plataformas de las redes sociales en la difusión del discurso del odio. "Cualquier tema se convierte en algo que trae polarización y emociones negativas. La migración es uno de ellos, pero hay muchos fuegos que compiten entre sí".

El reverendo Wipf reiteró la necesidad de que sacerdotes, imanes y otros líderes religiosos reciban más formación sobre cómo combatir los efectos del discurso de odio digital.

    "No podemos hacer esto durante los servicios dominicales o las oraciones de los viernes, necesitamos otros programas para esto".