Loading...

El proyecto "Faith4SDGs" del KAICIID pide una plena participación de los agentes religiosos para cumplir con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas

26 Octubre 2020

En el seminario web inaugural del recién lanzado proyecto "Faith4SDGs" del KAICIID, los expertos instaron a la comunidad internacional a participar plenamente en esta red sin precedentes de comunidades religiosas, en su carrera por alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible propuestos por las Naciones Unidas, antes del año 2030.

Este seminario web, titulado "Religión por el desarrollo sostenible: Defendiendo el cuidado de las personas y el planeta", que se celebró el 22 de octubre, dio inicio a una serie de actos, incluido un festival de cine virtual que tiene por objeto dar a conocer la labor de las organizaciones religiosas en la aplicación de los objetivos mundiales. Se puso en marcha para celebrar el 75º aniversario de las Naciones Unidas.

Entre los panelistas figuraban Faisal bin Muaammar, Secretario General del KAICIID; el Dr. Iyad Abumoghli, Director de la Iniciativa "Fe para la Tierra" del PNUMA; el Dr. Bandar Hajjar, Presidente del Grupo del Banco Islámico de Desarrollo; Yvonne Helle, Representante Especial del Programa de Asistencia al Pueblo Palestino del PNUD; el Dr. Azza Karam, Secretario General de Religiones por la Paz y Esther Lehmann-Sow, Directora Mundial de Fe y Desarrollo de World Vision International.

Con el reloj corriendo y las comunidades que se enfrentan a enormes reveses económicos y sociales debido al COVID-19, bin Muaammar animó a las instituciones seculares a garantizar que las comunidades religiosas se integren plenamente en la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

"El poder y la influencia de los agentes religiosos los convierten en una fuerza única para el bien en el mundo", dijo bin Muaammar en su declaración de apertura. "El KAICIID se basa en la opinión de que el diálogo interreligioso y la inclusión de los agentes religiosos tienen un papel fundamental en el avance del programa de desarrollo humano".

Durante la sesión de debate, cada uno de los ponentes destacó la experiencia que tienen las comunidades religiosas en la prestación de ayuda, educación y asistencia sanitaria a través de las fronteras.

Según Karam, la participación de las organizaciones religiosas en la ayuda humanitaria y el desarrollo sostenible no es una idea nueva. Muchas oficinas de las Naciones Unidas que trabajan sobre el terreno llevan décadas haciéndolo debido a la gran legitimidad de la que gozan los líderes religiosos en las comunidades locales.

"Parece que algunos de nosotros estamos descubriendo algo nuevo y eso es un poco peligroso, porque los agentes religiosos son en realidad los más antiguos responsables de las políticas sociales, financieras, culturales y económicas que la historia ha conocido", dijo.

"Estamos tratando con las comunidades originales de nuestra existencia. Los líderes religiosos fueron los primeros presidentes, los primeros ministros y los primeros funcionarios...  y seguirán existiendo mucho después de nuestras instituciones".

Como más del 80% del mundo se identifica con una tradición espiritual, Lehmann-Sow destacó que esta posición ventajosa de las organizaciones religiosas podría impulsar los esfuerzos de desarrollo. "Los líderes religiosos saben identificar los problemas y a los más vulnerables de cada comunidad", dijo.

En este sentido, la religión a menudo constituye un "salvavidas" para las personas, en particular las que se encuentran en zonas de desastre y conflicto, añadió Helle.

"Las organizaciones religiosas están arraigadas y, simplemente, no podemos llegar a esas personas de la forma en que las comunidades religiosas pueden hacerlo", dijo. "Hay un enorme beneficio en reunir a las organizaciones religiosas y a las ONG seculares para luchar realmente por un futuro mejor". Y creo que es una conversación muy apropiada para tener en el 75 aniversario de las Naciones Unidas".

La influencia religiosa es fundamental para asegurar el éxito de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ya que los líderes religiosos aprovechan una parte fundamental del sistema de valores seguido por miles de millones de personas. "Si pensamos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, tenemos que reconocer que hay mucho más que la inversión en infraestructura o servicios", dijo Lehmann-Sow. "En realidad, hay un cambio de actitudes y comportamiento común a muchos o a veces expresado como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible".

Según Abumoghli, se necesita más que nunca un mayor compromiso y un cambio de mentalidad, ya que el mundo, que se enfrenta a una crisis mundial, se queda desesperadamente corto en la mayoría de los objetivos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Menos de una cuarta parte de los 93 objetivos de los indicadores de los objetivos relacionados con el medio ambiente van por buen camino, mientras que más de dos tercios no tienen suficientes datos para que sus progresos siquiera puedan ser evaluados.

"El espectro completo de [organizaciones no gubernamentales] no se ha involucrado adecuadamente", dijo. "Los agentes religiosos no han sido incluidos en el movimiento mundial hacia el logro de los [Objetivos de Desarrollo Sostenible], aunque han estado trabajando en ello durante tanto tiempo".

Compartiendo estadísticas de la Iniciativa Fe para la Tierra del PNUMA, Abumogli señaló los vastos recursos disponibles para las organizaciones religiosas - recursos que darían influencia económica a los esfuerzos de desarrollo. Las organizaciones religiosas poseen el 8% de las tierras habitables de la Tierra, gestionan el 5% de los bosques comerciales (y en algunos países, como Austria, más del 28%), dirigen el 50% de las escuelas y son propietarias de más emisoras de radio y televisión que el total de Europa.

A medida que nuestro medio ambiente se degrada, Abumoghli cree que las alianzas entre lo religioso y lo secular son muy prometedoras. "El objetivo es aportar las pruebas científicas que proporcionan las Naciones Unidas y tender un puente entre ellas y las enseñanzas espirituales y las escrituras sagradas de las religiones, y hacer que trabajen juntas en términos de alcanzar y resolver los problemas ambientales", dijo.

Karam reconoció que uno de los retos a los que se ha enfrentado la comunidad internacional a la hora de conseguir la participación de múltiples agentes es el de tratar con diversas creencias y sistemas de valores. Esto, dijo, puede superarse uniéndose en torno a la Declaración Universal de Derechos Humanos como programa central.

"Tienen que ser los derechos humanos. No nos desviamos para acomodar ciertas posiciones e instituciones religiosas, porque es un poco delicado y problemático", dijo. "Tenemos que dar prioridad a la totalidad de la agenda de derechos humanos. Así que, cuando nos comprometemos con los agentes religiosos, entendemos que ellos son responsables de una agenda unida, como cualquier otra persona".

Hajjar dijo que esta agenda es una que su organización, el Banco Islámico de Desarrollo, ha trabajado duro para institucionalizar dentro de su enfoque de los servicios financieros y la ayuda al desarrollo. "El modelo financiero islámico se basa en los principios de sostenibilidad, justicia e igualdad que considera los factores sociales, ambientales y de gobernanza en cualquier decisión", añadió.

Helle señaló otro valor fundamental que, en su opinión, deben adoptar las alianzas de múltiples agentes: la humildad y la idea de que tanto las instituciones seculares como las confesionales se necesitan mutuamente para cumplir con la Agenda 2030.

"Ninguno de nosotros puede tener la arrogancia de decir que somos una solución al problema", dijo. "Necesitamos tener esa humildad para reconocer que sólo hay una Tierra, un futuro para todos nosotros."