Loading...

El Foro Interreligioso del G20 reúne a cientos de líderes religiosos, políticos y académicos para abordar los desafíos globales

15 Sep 2021

Cientos de líderes políticos, diplomáticos, académicos y religiosos de alto nivel se reunieron esta semana en el Foro Interreligioso del G20 en Bolonia para debatir soluciones interconfesionales a los desafíos globales, como la pandemia del COVID-19, la pobreza, la migración, los conflictos y el cambio climático.

Celebrado del 12 al 14 de septiembre, el Foro Interconfesional fue organizado por la Asociación Interconfesional del G20 y la Fondazione per le Scienze Religiose (FSCIRE), con la contribución del Ministerio de Asuntos Exteriores italiano, el KAICIID y otros estamentos. El KAICIID ha estado estrechamente involucrado con el Foro Interreligioso desde 2017, proporcionando apoyo a las cumbres que se han celebrado en el pasado en Alemania, Japón y Argentina. El Centro también fue un organizador clave del Foro 2020 en Riad, Arabia Saudí.

Como primer acto en la participación del KAIICID en el Foro Interreligioso de este año, el Secretario General Faisal bin Muaammar se dirigió a más de 300 participantes en un panel titulado "Diálogo sobre el diálogo."

Según bin Muammar, las comunidades religiosas deben mejorar las alianzas con los responsables políticos para informar mejor sobre las agendas de desarrollo global de los principales foros internacionales, como la Cumbre de Líderes del G20.

"Con demasiada frecuencia, el mundo religioso está dispuesto a acercarse a los líderes políticos, pero sin una narrativa técnicamente consistente y basada en pruebas necesaria para un diálogo sólido", dijo bin Muammaar. "Por el otro lado, a muchos participantes del mundo religioso les oigo decir que los líderes políticos necesitan 'aprender el lenguaje de la religión'".

A través de su programa de trabajo y de su participación en eventos como el Foro Interreligioso, el KAICIID ha trabajado para dotar a los líderes religiosos de habilidades políticas, fomentando al mismo tiempo el diálogo con los responsables políticos para ayudarles a comprender mejor las preocupaciones y contribuciones de las comunidades religiosas.

Estos esfuerzos se han centrado especialmente en la Región Árabe, donde los conflictos y las crisis suelen estar entrelazados con las creencias religiosas.

El KAICIID organizó dos paneles durante el Foro Interreligioso sobre la Región Árabe, invitando a los aliados locales a compartir sus experiencias en materia de alerta y respuesta temprana y a ofrecer las mejores prácticas para la prevención y resolución de conflictos.

Al inaugurar el panel sobre "El papel de los líderes religiosos en la respuesta a las crisis en la región árabe", bin Muammar se refirió a la labor de la Plataforma Interreligiosa para el Diálogo y la Cooperación (PIDC), apoyada por el KAICIID, que capacita a los líderes religiosos para luchar contra la incitación al odio y trabajar con las autoridades locales y nacionales en políticas que promuevan la cohesión social y la igualdad de derechos.

Según Pshtiwan Sadeq Abdullah, Ministro de Asuntos Religiosos de la región iraquí del Kurdistán, la rica diversidad de religiones y culturas de la Región Árabe es la razón por la que los líderes religiosos siguen gozando de una inmensa autoridad en sus comunidades, en contraste con Occidente, donde la influencia religiosa ha disminuido.

"Nos hemos dado cuenta de que el papel de los líderes religiosos, las instituciones y las organizaciones confesionales es vital para orientar a la gente y a las autoridades a realizar cambios sin recurrir al uso de la violencia", dijo Abdullah.

Sin embargo, para fomentar adecuadamente la cohesión social, la Dra. Nayla Tabbara, presidenta de la Fundación Adyan, afirma que los líderes religiosos necesitan mejorar su formación en materia de alfabetización política -comprender cómo trabajar con los líderes políticos en cuestiones sociales- y de alfabetización religiosa -comprender otras confesiones para difuminar las tensiones comunales y abrazar la diversidad-. "Tenemos que preguntarnos. ¿Cómo podemos ser menos hegemónicos y estar más al servicio de la gente?"

Su Santidad Aram I Keshishian, Patriarca del Estado Católico de la Gran Casa de Cilicia, subrayó que el diálogo entre las diversas religiones puede contribuir al establecimiento de la paz en Oriente Medio. "Actualmente, el mundo se enfrenta a una inmensa polarización y experimenta tensiones y otras crisis", dijo, y pidió un mayor entendimiento mutuo, diálogo y cooperación que "están consagrados en los valores morales y los derechos humanos".

El segundo panel del KAICIID, titulado “Rompiendo barreras - La juventud en acción respondiendo a las crisis en la región árabe”, recibió a los líderes juveniles para que compartieran los planes de respuesta a las crisis y las campañas en los medios sociales como herramientas para la prevención y resolución de conflictos.

Monica Tawdros, una activista juvenil de Egipto, compartió su proyecto que incluía un curso en línea para líderes religiosos sobre la promoción de la solidaridad y la convivencia pacífica durante el COVID-19. A través del proyecto, se invitó a líderes musulmanes y cristianos a filmar vídeos de concienciación y a poner en marcha iniciativas que combatieran el estigma de las víctimas del virus.

Marcel Moosa, abogado y activista de los derechos humanos de Siria, lanzó la campaña "Quédate en casa", que amplió los mensajes de los líderes religiosos pidiendo que se respeten las normas de salud y seguridad durante la pandemia. Además, Moosa reunió a líderes religiosos, políticos y organizaciones religiosas y civiles para debatir sobre el papel que comparten en la protección de las comunidades vulnerables y marginadas frente a los discursos de odio y otras formas de ataque.

Moosa cree que los jóvenes tienen un potencial increíble para apoyar a los gobiernos y a las ONG en su labor de desarrollo, siempre que se les proporcione la formación y los recursos adecuados.

"El recurso más importante que necesitan los jóvenes es una organización que se dé cuenta de sus ideas y crea en sus capacidades", dijo Moussa. "Y también deben recibir apoyo y patrocinio por parte de los gobiernos para que formen parte de la búsqueda de una solución".

El joven activista Muath bin Nujayfan, de Arabia Saudí, mostró su respaldo a esto y compartió sus esfuerzos para combatir el discurso del odio, que a menudo es un precursor de la incitación a la violencia y los crímenes atroces.

"Para avanzar como naciones, debemos unirnos contra el discurso del odio", dijo bin Nujayfan. "No hay nadie mejor que la generación actual para hacerlo. Tienen el poder, la energía para crear el cambio que queremos y el mundo que queremos".

Las recomendaciones de los paneles del Foro Interreligioso del G20 se compartirán en la Cumbre de Líderes del G20.