Loading...

Diálogo interreligioso sobre diversidad, tolerancia y cohesión social analiza el papel de líderes religiosos, académicos y organizaciones de la sociedad civil en la región árabe

02 Nov 2016
UNDP/KAICIID Conference

Amán, 2 de noviembre de 2016 – Más de 100 participantes de 25 países se reunieron en Amán durante los dos últimos días para analizar el importante papel de los líderes religiosos y las instituciones religiosas en la mejora de la diversidad, la tolerancia y la cohesión social como parte de la lucha contra las raíces del extremismo. Este encuentro, titulado “Diálogo interreligioso sobre diversidad, tolerancia y cohesión social en la región árabe”, coincide con un momento crítico en el que las organizaciones extremistas tienen la posibilidad de manipular a los jóvenes.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Centro Internacional de Diálogo (KAICIID) coorganizaron este evento.

La región, conocida históricamente por su polifacética dinámica cultural y política y por su rico tejido social, ha sido testigo en los últimos tiempos de un importante aumento de los discursos extremistas y de las interpretaciones estrictas de los textos religiosos, que persiguen objetivos políticos, destructivos y oportunistas a expensas de la tolerancia, la pluralidad, la cohesión social y la inclusividad. Una prioridad urgente que preocupa a las poblaciones de la región y a las plataformas de participación disponibles es la necesidad de formular una respuesta concertada a esta tendencia en todos los niveles.

“La pluralidad es un componente natural de la vida y aporta belleza al mundo; las personas se necesitan unas a otras para sobrevivir, para aprender y para poder vivir. Para que podamos beneficiarnos de la diversidad, ésta debe ser gestionada y mantenida. El diálogo constituye una herramienta eficaz para tal fin: evita los conflictos y permite mejorar la cohesión social al implicar a fieles de diferentes culturas y religiones en un proceso por el que pueden conseguir ponerse de acuerdo gracias a los valores que comparten”, afirmó S.E. Dr. Wael Arabiyat, Ministro de Dotaciones de Jordania.

La reunión sirvió de foro para la exploración de nuevas alianzas y mecanismos. Ayuda a crear consenso sobre los métodos que permiten reforzar el papel fundamental de los líderes religiosos, los ministerios de dotaciones y los académicos destacados de todos los segmentos de la sociedad y de toda la región árabe, con vistas a trabajar conjuntamente hacia el desarrollo sostenible como respuesta común que habla a todas las personas, independientemente de su credo o sus creencias. Esta iniciativa común para alcanzar el desarrollo equitativo y duradero también se ocupará de la creciente tendencia al extremismo.

“La región árabe ha sufrido mucho debido a los discursos simplistas y parciales impuestos que la describen como hogar de la violencia sectaria”, afirmó Zena Ali Ahmad, Directora para Jordania y Jefa de la División de Apoyo del Centro Regional de Amán del PNUD. “En reconocimiento de la importancia de los líderes religiosos y las organizaciones religiosas para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible acordados por la comunidad internacional, el PNUD ha colaborado de manera estrecha con numerosos aliados en las 18 oficinas que tenemos en la región. Creemos firmemente en la importancia de revitalizar los diálogos interconfesionales e interculturales en el ámbito mundial para aprovechar los efectos de la acción colectiva en aras del desarrollo, la estabilidad y la paz”.

El Dr. Mohammed Abu-Nimer, Asesor Sénior del KAICIID, señaló: “Conjuntamente con nuestros aliados, el KAICIID trabaja con organizaciones locales y líderes religiosos de la República Centroafricana, Nigeria, Myanmar y Oriente Medio. También nos enorgullece colaborar de cerca con nuestros aliados de las Naciones Unidas, como el PNUD, la UNESCO y la Oficina de las Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio, apoyando los esfuerzos de las Naciones Unidas por avanzar hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los líderes religiosos contribuyen de manera determinante a la búsqueda y aplicación de soluciones sostenibles para la paz, por lo que defendemos un enfoque inclusivo para garantizar que podemos destinar todo el talento disponible a la solución de estos desafíos”.