Detener la Violencia Antes de que Empiece: Sistemas de Alerta y Respuesta Tempranas

05 Jul 2019

Los sistemas de alerta temprana y respuesta temprana son herramientas fundamentales para la prevención de conflictos y la puesta en marcha de respuestas oportunas que garanticen la seguridad de los civiles. El Centro Internacional de Diálogo (KAICIID) utiliza sistemas de alerta y respuesta tempranas en toda su programación, a fin de crear comunidades pacíficas e inclusivas.

En diversos países de todo el mundo se viven algunas de las crisis humanitarias más graves de nuestra época. En los países de actividad del KAICIID, como la República Centroafricana y Myanmar, el conflicto violento ha obligado a las personas a huir de sus hogares en cifras récord, lo que da como resultado millones de personas desplazadas en todo el mundo. En Irak y Nigeria, las comunidades devastadas se esfuerzan por reconstruir su vida tras años de luchas intensas.

La prevención de los conflictos es posible, pero únicamente si la sociedad civil, las comunidades religiosas y los responsables políticos son sensibles a los indicadores tempranos de conflictos y si coordinan una respuesta unificada. Los sistemas de alerta y respuesta tempranas conforman mecanismos esenciales diseñados para detener la violencia antes de que empiece y minimizar el impacto en los civiles.

¿En qué consisten los sistemas de alerta y respuesta tempranas?

Los sistemas de alerta y respuesta tempranas monitorizan los cambios de comportamientos en las comunidades, los cuales sirven como indicadores de posibles situaciones de conflicto. Estos sistemas dependen de un amplio número de actores a nivel local, nacional e internacional, y alcanzan su máxima eficacia cuando incluyen esfuerzos bien coordinados entre voluntarios de la comunidad, organizaciones de la sociedad civil, instituciones religiosas, gobiernos nacionales y entidades mundiales.

En la etapa inicial, las redes de alerta temprana normalmente parten de una comprensión de las causas profundas de la violencia, como, por ejemplo, fallos en las estructuras políticas, económicas o de seguridad. Los equipos de respuesta locales garantizan la recopilación y el análisis de datos de sensibilidad situacional respecto a tensiones entre comunidades e inquietudes relacionadas con la seguridad. Dichos datos pueden incluir información sobre el tráfico de drogas, alteraciones de la paz, la corrupción de las fuerzas de seguridad, la violencia sexual, la destrucción de la propiedad o conflictos interpersonales.

En las etapas finales, los equipos de respuesta transmiten alertas a los encargados de tomar decisiones y otras partes interesadas relevantes, definiendo la seriedad de la amenaza y ofreciendo recomendaciones para la acción. Cuando los sistemas de alerta y respuesta tempranas funcionan eficazmente, tienen el potencial de influir en la formulación de políticas, y respaldar la prevención de conflictos y la consolidación de la paz.

La alerta temprana y la respuesta temprana en la República Centroafricana y Nigeria

A principios de 2019, el KAICIID y su aliado el Centro Kukah crearon el Comité para la Paz Regional Nororiental en Nigeria, mediante el que formaron a defensores de la paz regional sobre sistemas de alerta temprana, activismo y mediación para garantizar unas elecciones sin violencia. Desde su fundación a principios de 2019, el grupo ha estado activo en la detección de señales de alerta temprana en los seis estados nororientales, y coordina los esfuerzos de respuesta a nivel regional y estatal.

Asimismo, después de que los indicadores demostraran que las elecciones de febrero podían causar actos de violencia masivos, la plataforma IDFP respaldada por el KAICIID se coordinó con líderes comunitarios y religiosos a fin de emitir un llamamiento conjunto por la paz. El vídeo, que fue compartido en los medios sociales y los canales de televisión nacionales, llegó a millones de votantes de todo el país. Este modelo piloto se está analizando más detenidamente para valorar la manera en la que las comunidades religiosas pueden desempeñar un papel activo en los sistemas de alerta y respuesta tempranas.

En la República Centroafricana, el Ministerio Nacional de Reconciliación ha pedido al KAICIID que apoye a los comités locales de paz y reconciliación, asegurando que los líderes comunitarios y religiosos están incluidos en estas estructuras. Los comités, que forman una red a nivel local, regional y nacional, procuran evitar conflictos intercomunitarios y trabajan para aliviar tensiones que amenacen la paz y la estabilidad.

Recientemente, estos comités locales de la prefectura de Kémo, al sur del país, alertaron a las autoridades de un aumento de las tensiones entre los ganaderos fulhani y un grupo de jóvenes locales. Como resultado, se desplegó una misión especial del ejército y responsables gubernamentales en la región a fin de mediar en el desacuerdo y disuadir la violencia.  

¿Qué retos existen?

Los sistemas de alerta y respuesta tempranas exigen una colaboración unificada entre actores locales y responsables del gobierno. En especial, los líderes tradicionales y las organizaciones religiosas tienen que tener más información y participar en estos sistemas, puesto que a menudo son quienes conocen las amenazas sobre el terreno. Su apoyo también es fundamental para ayudar a los gobiernos y a las organizaciones internacionales a implementar una respuesta eficaz.

Los sistemas de alerta y respuesta tempranas que funcionan adecuadamente tienen que contar con la profesionalidad de las personas, el apoyo político unificado y un cierto grado de infraestructura tecnológica. Las partes interesadas deben conocer bien los indicadores y los mecanismos de respuesta, y los comités para la paz deben estar estructurados con sistemas claros de rendición de cuentas y toma de decisiones. Además, existe la necesidad urgente de que los gobiernos inviertan en políticas y en una auténtica cultura de la prevención, puesto que las administraciones públicas que están fracturadas por el conflicto y la corrupción suelen ser ineficaces cuando se trata de implementar recomendaciones para la respuesta. En las zonas menos desarrolladas, la falta de tecnología e infraestructuras puede impedir la correcta comunicación y colaboración entre los comités para la paz.