Loading...

Declaración de alto al fuego inmediato para la liberación de los civiles atrapados en Alepo, Siria

10 Diciembre 2016

La Junta Directiva del KAICIID y Religiones por la Paz emitieron el siguiente pronunciamiento:

Preocupantes informes de grave y continuado sufrimiento humano nos siguen llegando cada hora desde la ciudad asediada de Alepo, Siria. A la mayoría de los residentes de esta población se les ha negado durante meses el acceso a refugio seguro, fuentes de calor a temperaturas invernales, alimentos, electricidad, atención médica e instalaciones sanitarias. Ahora, los cercos violentos y los bombardeos devastadores constituyen una amenaza de muerte para decenas de miles de niños, mujeres y ancianos indefensos, que viven sin hogar, sin recursos y en condiciones desesperadas entre las ruinas de la ciudad. 

Esta situación no puede ni debe tolerarse.

El Asesor Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Prevención del Genocidio, Adama Dieng, afirmó: "No podemos permitirnos esperar más si no queremos ser testigos de lo que podría convertirse en una de las mayores masacres en masa de civiles de nuestra época".

Como representantes de las comunidades cristianas y musulmanas, así como de otras comunidades religiosas y organizaciones interreligiosas, exigimos el alto al fuego inmediato en Alepo.

Pedimos que la comunidad internacional asuma su responsabilidad de proteger a los vulnerables y supervise el cese continuado de las hostilidades en Alepo, ofrezca socorro y asistencia los ciudadanos y ayude a quienes están sufriendo a encontrar refugio y recibir cuidados.

Creemos que el trabajo que desarrollamos en la región para promover la cohesión social y la convivencia pacífica no puede completarse hasta que la prioridad de nuestras iniciativas sea aliviar las necesidades humanitarias de las personas que sufren y se encuentran en situación de riesgo en Alepo y en otras partes de Siria.

Por consiguiente, nos esforzaremos, junto con nuestros aliados de la región, por celebrar una reunión de organizaciones religiosas y de diálogo interreligioso, así como líderes religiosos de la región para incrementar las actividades de socorro humanitario en Alepo y en otras partes de Siria.