Loading...

Cuestiones sanitarias en las comunidades religiosas: Desafíos y enfoques

09 Jun 2021

Durante el transcurso de la pandemia, los líderes religiosos se han encontrado frecuentemente en la primera línea de la crisis sanitaria mundial. Además de adaptar los rituales a las nuevas normas de distanciamiento social y culto digital, los líderes religiosos se convirtieron en proveedores de ayuda humanitaria, respondedores médicos y expertos en información local.

Ahora, mientras el mundo se concentra en el despliegue de la vacuna y en la vuelta a una cierta sensación de normalidad durante los meses y años venideros, las comunidades y los líderes religiosos, al igual que la sociedad en general, tienen que abordar los retos que plantean la desconfianza en la ciencia o el gobierno, la desinformación sobre la vacuna y las preocupaciones. En algunos sectores, incluso, sobre si la vacuna es compatible con la ley y los valores religiosos.

En un taller de formación celebrado el pasado mes de abril para antiguos becados del KAICIID, Sarah Hess, Sally Smith y Melinda Frost, de la Red de Información sobre Epidemias (EPI-WIN), perteneciente al Programa de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), compartieron sus ideas sobre la importancia de trabajar con las comunidades religiosas durante la crisis. También compartieron algunas herramientas y prácticas recomendables para que las comunidades religiosas se enfrenten a esta emergencia sanitaria global. Lo que presentamos a continuación es un resumen de su exposición.

Abordar las preocupaciones de la comunidad

La vacunación destinada a lograr la inmunidad de rebaño es claramente la cuestión más acuciante a la que se enfrenta la comunidad mundial en estos momentos, afirma Sally Smith. ¿Pero qué significa eso para las personas creyentes? Smith dice que las preocupaciones de las comunidades religiosas se dividen en dos grupos principales: generales y específicas de la religión. Las preocupaciones más generales abarcan desde preguntas sobre el reducido plazo de desarrollo de la vacuna hasta si es seguro o no vacunar a los niños o cuánto dura la protección contra el COVID-19.

Además de esto, hay dudas un poco más específicas que conciernen a la religión. Por un lado, hay preocupaciones existenciales, dice Smith, con comunidades religiosas que cuestionan las limitaciones gubernamentales a las oportunidades de culto comunitario, temiendo mayores limitaciones a la libertad religiosa o que el virus pueda convertirse en un vehículo para actitudes que faciliten la discriminación religiosa y/o étnica. Por otro lado, hay preocupaciones prácticas compartidas por múltiples comunidades religiosas: sobre la falta de fondos para la asistencia social, la salud mental en medio del continuo aislamiento, o cómo abordar el hambre, la pobreza y el aumento de la violencia de género en medio de la pandemia.

En lo que respecta a la distribución de las vacunas, las comunidades religiosas sienten una gran inquietud. "Hay muchas preocupaciones en torno a las vacunas", dice Smith, "desde musulmanes, hindúes y judíos que cuestionan el uso de sustancias prohibidas en la producción de vacunas.... hasta si se dañaron fetos en el curso de la preparación e investigación".

Los científicos y los líderes de las respectivas comunidades religiosas han respondido, con pronunciamientos legales sobre los productos animales, por ejemplo, asegurando que las vacunas no utilizan células fetales. Aun así, las dudas sobre las vacunas entre las comunidades religiosas siguen siendo un problema.

Por ello, los líderes religiosos desempeñan un papel crucial en la lucha contra las dudas sobre la vacuna para el COVID-19, afirma Sarah Hess, de la OMS. "Los líderes religiosos están cerca de la comunidad local, incluso los que no asisten regularmente", dice, "pueden liderar el camino recibiendo la vacuna, publicando declaraciones religiosas sobre la eficacia y la fiabilidad de la vacuna, u ofreciendo lugares de fe para la entrega de la vacuna".

Cómo combatir la "infodemia" junto a la pandemia

El esfuerzo por combatir los problemas relacionados con el despliegue y los puntos de distribución de las vacunas forma parte del reto más amplio que supone la sobreabundancia de información durante el transcurso de la pandemia. Dada la conectividad global de las redes de comunicación digital y los medios sociales, las personas y las comunidades han tenido que enfrentarse a un tsunami de información, incluida la información falsa y engañosa.

Ya en febrero de 2020, cuando la OMS declaró al COVID-19 como una "emergencia sanitaria mundial", su Director General, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que: "no sólo estamos luchando contra una epidemia, sino contra una infodemia". Las noticias falsas se propagan más rápida y fácilmente que este coronavirus y son igual de peligrosas".

Melinda Frost afirma que esto significa que la OMS ha tenido que "pensar en quién accede a los diferentes canales y cuáles son sus preferencias en cuanto a información fiable". Una y otra vez, descubrieron que la participación de la comunidad local es fundamental para ganar la confianza del público en general para seguir los consejos basados en pruebas científicas.

Los agentes y líderes religiosos son fundamentales en este sentido. "Son personas influyentes", dice Frost, "desempeñan un papel único de confianza en la vida de la gente".  Mientras los profesionales médicos capacitados atienden la crisis médica en cuestión, los agentes religiosos pueden venir junto a los trabajadores de la salud para ayudar a disipar los temores y abordar las ansiedades que los profesionales médicos pueden no ser capaces de hacer. Los líderes religiosos deben hacer su propia investigación, separando los hechos de la ficción para ser una fuente fiable de información en medio de la ansiedad y la incertidumbre, dice el experto Rev. Dr. Willard Ashley. Al mismo tiempo que escuchan y reconocen las preocupaciones, los líderes deben hacer todo lo que esté en su mano para gestionar la desinformación y proporcionar una orientación que respete tanto las pruebas científicas como los respectivos valores religiosos de sus comunidades. Con sus raíces en las comunidades locales, los líderes religiosos desempeñan un papel fundamental a la hora de desbaratar rumores y mitos y reforzar las medidas sociales y de salud pública nacionales.

Los enfoques colectivos hacen el trabajo

Además de contrarrestar la información engañosa y las conspiraciones, Hess afirma que los líderes y las comunidades religiosas pueden ofrecer múltiples formas de apoyo y servicio en medio de las emergencias sanitarias mundiales.

En colaboración con otras "comunidades de práctica", como gobiernos, instituciones intergubernamentales y organizaciones no gubernamentales, los líderes religiosos disponen de una serie de herramientas para aumentar la cohesión social, promover la salud mental, combatir el estigma social, atender a los más vulnerables y prestar servicios. En primer lugar, pueden trabajar con los gobiernos locales, regionales y nacionales para desarrollar conjuntamente un escenario de compromiso. En segundo lugar, pueden identificar y responder a las necesidades conjuntas de investigación, entrenamiento y desarrollo de capacidades para proporcionar atención espiritual junto con las respuestas médicas y para prevenir la discriminación médica. En tercer lugar, pueden desarrollar conjuntamente mensajes simplificados y enlazar con recursos de confianza para facilitar la comunicación en torno a las vacunas COVID-19.

Hess señaló el Servicio Colectivo de Comunicación de Riesgos y Participación Comunitaria como un recurso vital en este sentido. Esta iniciativa, que comenzó en junio de 2020, es una asociación entre la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que aprovecha el apoyo activo de la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN) y de las principales partes interesadas de los sectores de la salud pública y la ayuda humanitaria. Aprendiendo de anteriores respuestas a brotes, las organizaciones asociadas comprendieron la necesidad de ampliar y perfeccionar los enfoques colectivos ante el reto y las exigencias sin precedentes de la pandemia del COVID-19.

Los recursos proporcionados y compartidos en el sitio ya han dado lugar a programas comunitarios exitosos en todo el mundo, dice Hess. En Filipinas, las organizaciones religiosas llevaron a cabo un entrenamiento de resiliencia ante los desastres basado en los activos con las aldeas locales y descubrieron que estas aldeas se comportaron mejor cuando el COVID golpeó que las que no recibieron el entrenamiento. En otros lugares, los templos y las casas de culto de China ayudaron a las iniciativas de localización de contactos del gobierno y los lugares sagrados abrieron sus puertas a los servicios médicos para hacer frente al cruel resurgimiento del COVID-19 en la India.

Las comunidades religiosas que deseen participar activamente o saber más sobre cómo involucrarse en el ciclo de planificación, entrega y evaluación de nuevas herramientas para combatir el virus pueden recurrir a la guía "10 pasos para la preparación de la comunidad" del Servicio Colectivo. La guía pretende crear "comunidades informadas, comprometidas y empoderadas" que sirvan de "base para la llegada de nuevas vacunas, tratamientos y pruebas que se introducirán para reducir la propagación del COVID-19 y salvar vidas".