Loading...

Combatir el extremismo violento y promover la solidaridad social en Europa

2 Diciembre 2020

El 29 de octubre, tres personas fueron apuñaladas y asesinadas en Notre Dame de Niza, en Francia. Mientras Europa aún se tambaleaba por el ataque, alrededor de las 20:00 horas, hora local, el 2 de noviembre, un pistolero realizó una serie de disparos en Viena, matando a cuatro e hiriendo a otros 23.

En todo el mundo, los líderes religiosos y los responsables políticos están lidiando con su responsabilidad de proporcionar protección, pero también de construir puentes entre las comunidades después de esos ataques violentos, cuando las relaciones pueden llegar a ser muy tensas.

En Europa, en particular, se reconoce cada vez más que la eficacia de las respuestas y la colaboración entre los dirigentes religiosos y los líderes políticos puede ser decisiva para mantener la solidaridad social y prevenir más delitos.

En vista de ello, y junto con el Consejo Europeo de Líderes Religiosos (ECRL)/Religiones por la Paz Europa, el KAICIID organizó ayer el seminario web "Prevención y respuesta: La contribución de los líderes religiosos para combatir el extremismo violento y promover la solidaridad social en Europa".

El seminario web contó con la participación de líderes religiosos y políticos de organizaciones nacionales e internacionales con sede en Europa, que abordaron la forma de responder inmediatamente después de un ataque y las medidas necesarias para prevenir a largo plazo los actos de extremismo violento.

El Secretario General del KAICIID, Faisal bin Muaammar, dijo: "El uso indebido de la religión por un lado, y el ataque a las minorías religiosas por otro, se han convertido en una característica lamentable de nuestras sociedades".

El seminario web, explicó, ofreció "un espacio para la reflexión, la confianza y el intercambio mientras tratamos de procesar estas experiencias, y nuestra respuesta a ellas".

Los participantes consideraron una serie de preguntas, entre ellas: ¿qué necesitan las comunidades religiosas entre sí para responder eficazmente a esos ataques violentos y prevenirlos? ¿Cuáles son las funciones y responsabilidades de los dirigentes religiosos y los líderes políticos respecto de sus propias comunidades y sociedades en esos escenarios? ¿Y cómo pueden abordar el sufrimiento y el dolor causados por esos incidentes y canalizarlos hacia el amor y no hacia el odio?

Respuestas de Austria

Desde el atentado de Viena, el KAICIID ha brindado múltiples oportunidades para esas reflexiones, entre ellas "Una conversación con los jóvenes: El ataque terrorista de Viena y el camino a seguir" el 23 de noviembre.

Durante ese evento, los participantes destacaron la necesidad de demostrar unidad y no dejar que los actos violentos dividan más a la sociedad. Adis Serifovic, Presidente Federal de la Juventud Musulmana de Austria, dijo que "la desesperanza es exactamente lo que quieren estos terroristas y extremistas". Quieren dividirnos; quieren asustarnos y debemos enfrentarnos a eso".

El sentimiento de Serifovic fue repetido por el Prof. Dr. Markus Ladstätter de la Universidad de Educación de Graz. "Los terroristas quieren dividir la sociedad", dijo, "la primera señal debería ser que no hay manera de dividirnos".

“Desafortunadamente, la investigación muestra que hay una escalada en el discurso de odio y en los crímenes de odio después de cualquier ataque terrorista" señaló bin Muaammar. Cada incidente terrorista da inicio a cien nuevos ciclos de odio, y puede producir cien nuevas fracturas en nuestras sociedades, que son difíciles de reparar.

“Para el KAICIID, y para todos los que estamos hoy aquí, que se han dedicado a promover la paz y el entendimiento del Otro, el impacto de cada ataque, y sus consecuencias, es doble: una señal para redoblar nuestros esfuerzos, y un doloroso recordatorio de lo mucho que nos queda por recorrer para alcanzar nuestro objetivo", dijo.

La Prof. Dra. Regina Polak, jefa del Departamento de Teología Práctica de la Universidad de Viena, destacó que la "carga de la desconfianza" tras los ataques requiere que los líderes religiosos vayan más allá de la "unidad simbólica" para adoptar medidas prácticas como el consuelo de las víctimas de la violencia, la condena explícita de esos actos y el establecimiento de redes y estructuras de comunicación adecuadas antes de que se produzca otra crisis.

El rabino Schlomo Hofmeister, rabino de la comunidad de Viena desde 2008, dirigió recientemente su propia ciudad a través del dolor de esos devastadores ataques y elogió la solidaridad mostrada a través de las fronteras religiosas en los días siguientes. El desafío para la sociedad en general, dijo, será preservar ese sentimiento en los meses y años venideros.

Para que esa unidad persista, dijo Polak, "no hay otra opción que el diálogo y el encuentro". Si nos retiramos de las relaciones interreligiosas, dejamos que los extremistas violentos ganen".

El papel de las comunidades religiosas en la prevención y la reparación

Dejar que los extremistas tomen la delantera dentro de las comunidades religiosas, añadió el Rev. Dr. Thomas Wipf, Presidente de ECRL/RfP Europa, era inaceptable. Y añadió, "como comunidades religiosas tenemos el deber de hacer todo lo posible para evitar que se abuse y se utilice mal para justificar cualquier forma de violencia".

Esto requiere una reflexión honesta por parte de los líderes religiosos, añadió, que necesitan "tratar con nuestros propios errores y equivocaciones" y encontrar maneras de "apoyarse unos a otros" para hacer frente a los desafíos comunes.

Al mismo tiempo, los participantes también reconocieron que los líderes religiosos y sus comunidades son a menudo víctimas y objetivos de ataques y necesitan apoyo ellos mismos.

El rabino Schlomo Hofmeister afirmó que, "la violencia en nombre de la religión es siempre algo muy doloroso para todos los involucrados". Esto incluye a las religiones y a los líderes religiosos a los que se responsabiliza por ello. Tenemos que decir que la religión no debe ser utilizada como justificación de la violencia."

El proceso de reparación, dijo, implica una mayor solidaridad entre los líderes religiosos, políticos y la sociedad en general para condenar la retórica que, "crea un clima de polarización".

Destacando que Austria fue "sacudida" a raíz de los ataques de Viena y comenzando a enfrentarse a tal polarización, Hofmeister dijo, "no podemos esperar a que los ataques sucedan para reaccionar a esto, es demasiado tarde".

“Tenemos que mostrar coraje y distanciarnos del lenguaje polarizador, y condenarlo como un medio de prevención", dijo.

El doble papel de los responsables políticos y los líderes religiosos en este proceso fue destacado por Rehman Chishti, parlamentario británico y antiguo Enviado Especial para la Libertad de Religión o Credo, y el Imán Yahya Pallavicini, presidente de COREIS, la Comunidad Religiosa Islámica de Italia.

Chishti dijo: "Cada palabra tiene un significado y los políticos tienen que ser muy cuidadosos con lo que dicen y el efecto que puede tener".

Aunque reconoció el papel que tienen los políticos a la hora de proteger la libertad religiosa, advirtió, "La ley no puede hacer que la gente se lleve bien. Requiere un compromiso significativo entre personas de diferentes comunidades. Ahí es donde los líderes religiosos son absolutamente vitales".

Con ese fin, el Imán Pallavicini señaló que los líderes religiosos necesitan desarrollar nuevas habilidades de diálogo y lenguaje para "tender puentes entre creyentes, ciudadanos, instituciones y políticos". 

"No podemos hacer un discurso exclusivamente teológico", dijo, "necesitamos elaborar una respuesta teológica que se adapte al contexto y a los desafíos de la sociedad, del lenguaje de los medios de comunicación, y recomendaciones políticas concretas para las instituciones".