Asia-Pacific Religious Leaders Meet to Develop a Strategy for the Prevention of Incitement to Violence that Could Lead to Atrocity Crimes

08 Dic 2016
Bangkok Conference Partners

08 de diciembre de 2016, Bangkok – Líderes religiosos de toda la región de Asia y el Pacífico se reunieron en Bangkok el 6 y 7 de diciembre para elaborar una estrategia regional a fin de prevenir la incitación a la violencia que podría desembocar en crímenes atroces. Líderes y agentes religiosos procedentes de 13 países y de las confesiones bahaí, budista, cristiana, hindú, judía y musulmana participaron en el encuentro. La reunión fue organizada conjuntamente por la Oficina de las Naciones Unidas sobre la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger, el Centro Internacional de Diálogo (KAICIID) y el Consejo Mundial de Iglesias (CMI).

Esta fue la última de las cinco consultas a nivel regional del “Proceso de Fez”, una iniciativa dirigida por la Oficina de las Naciones Unidas sobre la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger en colaboración con el KAICIID, el CMI, la Red de Pacificadores Religiosos y Tradicionales y Estados miembros. Cada una de las reuniones regionales ha dado como resultado estrategias adaptadas al contexto para prevenir la incitación a la violencia que podría desembocar en crímenes atroces, tomando como base una revisión del Plan de Acción de Fez, un plan de acción elaborado por líderes religiosos de todo el mundo en una reunión inicial que tuvo lugar en Fez, Marruecos, en abril de 2015. Las conclusiones obtenidas de las cinco reuniones regionales contribuirán a la versión final del Plan de Acción de Fez, que se presentará en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York a principios de 2017.

Al igual que en todas las regiones del mundo, en la región de Asia y el Pacífico la religión se ha manipulado por motivos políticos para incitar a la violencia y, en el peor de los casos, provocar crímenes atroces. “Si bien es cierto que los líderes religiosos pueden ser parte del problema, también hemos visto cómo pueden ser parte de la solución”, afirmó Adama Dieng, Asesor Especial de las Naciones Unidas sobre la Prevención del Genocidio. “Los líderes religiosos pueden ser —y, de hecho, han sido— muy efectivos en la reducción de tensiones y la prevención de la violencia. Nadie como ellos tiene la autoridad y la capacidad de influencia en sus fieles”.

En esta misma tónica, el Profesor Mohammed Abu-Nimer, Asesor Sénior del Centro Internacional de Diálogo KAICIID, afirmó: “Los resultados de esta reunión, especialmente el plan de acción detallado elaborado por sus participantes, son impresionantes y reflejan el compromiso decidido de afrontar conjuntamente el discurso del odio y la incitación al odio”.

Además, el Obispo Duleep de Chickera, representante del CMI, señaló que la región de Asia y el Pacífico “actualmente está peligrosamente influenciada por el odio y la división […] En parte, esta situación la causa la religión”. El Obispo De Chickera hizo un llamamiento a los participantes para que unieran las manos como símbolo de su oposición a la incitación a la violencia.

El plan de acción elaborado durante la reunión definió una serie de medidas que pueden adoptar los líderes religiosos de la región de Asia y el Pacífico para prevenir la incitación a la violencia. Entre ellas:

  • Promover la paz y la seguridad, así como el respeto por los principios y derechos humanos fundamentales
  • Fomentar la colaboración interreligiosa sobre cuestiones religiosas y no religiosas
  • Prevenir y contrarrestar el discurso del odio y la incitación a la violencia, lo que incluye mediante una mayor participación en la comunidad y con los jóvenes
  • Fortalecer la colaboración con medios de comunicación nuevos y tradicionales para prevenir y contrarrestar la divulgación del discurso del odio y la incitación al odio, y
  • Reforzar los planes de estudio educativos seculares y religiosos.

El Plan de Acción también incluye recomendaciones para los Estados, las Naciones Unidas y la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN), y para los medios de comunicación nuevos y tradicionales.

 

Para obtener más información o concertar entrevistas, póngase en contacto con:

  • Simona Cruciani, Responsable de Asuntos Políticos de la Oficina de las Naciones Unidas sobre la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger, cruciani@un.org, +1-917-367-5430
  • Mariela Hoyer Starcevic, Responsable de Asuntos Públicos, KAICIID: mariela.hoyer@kaiciid.org, +43 664 887 24068
  • Marianne Ejdersten, Directora de Comunicaciones del CMI: mej@wcc-coe.org, +41 79 507 63 63.