En un clima de miedo a la posible violencia antes de las elecciones presidenciales, líderes religiosos de Nigeria hacen un llamamiento por la paz

18 Ene 2019
IDFP General Assembly 2019

18 de diciembre - En Nigeria está creciendo el temor de que las próximas elecciones presidenciales, a celebrarse el próximo 16 de febrero, puedan estar acompañadas de actos violentos y de que las identidades religiosas se puedan utilizar para avivar el conflicto. En este contexto, líderes religiosos musulmanes y cristianos de toda Nigeria se han unido y comprometido para hacer un llamamiento por la paz y la solidaridad interreligiosa entre sus comunidades.

Durante la conferencia “Elecciones de 2019 y seguridad nacional: el papel de las comunidades interconfesionales”, auspiciada por el Foro de Diálogo Interconfesional para la Paz (IDFP) con el apoyo del Centro Internacional de Diálogo con sede en Viena (KAICIID), los líderes religiosos se reunieron para debatir el papel que desempeñan a fin de erradicar el discurso del odio y cómo pueden coordinar sus esfuerzos y mensajes para evitar el conflicto predicando la solidaridad y el entendimiento.

El Secretario General del KAICIID, Faisal Bin Muaammar, intervino en la reunión a través de un mensaje de vídeo e hizo referencia a la dedicación de los líderes religiosos de Nigeria y a sus esfuerzos por colaborar para lograr la cohesión social en su país mediante el diálogo interreligioso.

“Nosotros en el KAICIID creemos en lo que están haciendo. Tienen nuestro apoyo y seguirán teniéndolo. Ustedes son un modelo de éxito y, a través de la participación en el diálogo entre sus comunidades, demuestran al resto del mundo que el pueblo de Nigeria está superando el conflicto y tendiendo puentes gracias al diálogo interreligioso”.

La reunión fue inaugurada por el Sultán de Sokoto y Presidente General del Consejo Supremo de Nigeria de Asuntos Islámicos, Alhaji Sa’ad Abubakar III, y el Presidente de la Asociación Cristiana de Nigeria, el Dr. Samson Ayokunle, quienes instaron a los líderes religiosos a adoptar una posición neutra antes, durante y después de las próximas elecciones generales.

“Como líderes religiosos, debemos tener cuidado con lo que decimos a nuestros fieles en las iglesias y mezquitas, teniendo en cuenta que algún día tendremos que rendir cuentas por nuestras acciones ante Alá”, afirmó Abubakar dirigiéndose a la prensa antes de la reunión. “No debemos permitir bajo ninguna circunstancia que ningún partido político o candidato nos utilice”, agregó.

El Dr. Ayokunle encomió en su intervención a aquellas personas que trabajan por conseguir la paz y exhortó a los líderes religiosos a resistirse a la influencia política y centrarse en la cohesión nacional: “Nigeria es uno de los países más afortunados del mundo pero también tiene muchas oportunidades desperdiciadas. Los líderes religiosos no deben alterar el orden del país con sus discursos”.

El IDFP hizo un llamamiento para que los nigerianos aplaquen el discurso del odio, ya que la religión es un factor central en estas elecciones, e instó a los políticos y a los funcionarios a no instigar las tensiones religiosas y étnicas, sino a centrarse en la buena gobernanza afianzada en la justicia, la igualdad y el respeto por los derechos humanos.

Esta reunión fue la segunda anual de la Asamblea General del IDFP. Después de esta reunión se celebrarán otros encuentros periódicos de organismos concretos del IDFP a lo largo del año 2019 que coordinarán la implementación de su plan de acción, centrado en la promoción de la educación interconfesional, la libertad religiosa, la protección de los lugares sagrados, los intercambios entre distintas confesiones, la sensibilización de los medios de comunicación y la lucha contra el discurso del odio.

 

El IDFP

El Foro de Diálogo Interconfesional para la Paz (IDFP) es un foro de diálogo interconfesional e intercultural nacional de Nigeria creado en enero de 2017 en un proceso facilitado por el Centro Internacional de Diálogo (KAICIID). Como objetivo fundamental, el foro aspira a lograr la convivencia pacífica de miembros de todas las religiones y grupos étnicos reconocidos por el gobierno en Nigeria.