Loading...

NUESTRAS HISTORIAS

"Viena es más fuerte que el odio": Líderes comunitarios y religiosos se mantienen unidos después del ataque terrorista

A lo largo de las sinuosas calles empedradas del centro de la ciudad, los representantes de las distintas comunidades religiosas de Viena dirigieron silenciosamente a los miembros de la comunidad, políticos y periodistas en una marcha unida contra el odio perpetrado durante el ataque terrorista de la semana pasada.

Sólo tres días antes, el 2 de noviembre, en estas mismas calles colindantes a la principal sinagoga de Viena, unos rápidos disparos se desgarraron en el aire, mientras el atacante se abría paso por el centro histórico de la ciudad. 

El ataque, en el que murieron cuatro personas y diecisiete resultaron heridas, se atribuyó a un partidario de ISIS. La violencia ha causado una conmoción en toda la ciudad, que ha sido clasificada repetidamente como una de las que goza con mejor calidad de vida y de las más seguras del mundo, y que ya está muy abrumada con el aumento de casos del COVID-19.

Tan pronto como recibió la noticia del atacante en activo, el Imán Tarafa Baghajati llamó ansiosamente a su amigo y colega, el Rabino Schlomo Hofmeister.

Ambos hombres forman parte del Consejo de Liderazgo Musulmán-Judío, apoyado por el KAICIID, que trabaja para terminar con los actos de violencia y odio, en particular los dirigidos a las comunidades judía y musulmana de Europa.

"Al principio, cuando nos enteramos del ataque, mi primera preocupación fue el rabino Schlomo", dijo Baghajati. "Fue el primero al que llamé. Incluso vio al atacante desde su ventana. Vive justo en esa calle."

Aunque no está claro si el ataque fue un acto de antisemitismo, fue el rabino Hofmeister quien propuso la idea de la marcha conmemorativa. Reunió rápidamente a algunos de los líderes religiosos más prominentes de la ciudad, incluyendo a Baghajati, el Cardenal Christoph Schönborn, Presidente de la IGGÖ Ümit Vural , el Metropolitano Ortodoxo Arsenios (Kardamakis) y el Obispo Evangélico Luterano Michael Chalupka.

"Cuando el odio, la incitación al odio y la violencia se ejercen en nombre de la religión, tenemos que ser los primeros en oponernos, condenarlo y dejar claro que no existe tal cosa", dijo Hofmeister a los periodistas en la marcha. "No existe odio ni violencia en el nombre de Dios."

La ruta de la marcha conmemorativa siguió el camino que el tirador había tomado - desde el Hoher Markt de Viena, bajando las escaleras de Jerusalén y finalmente a Schwedenplatz. A lo largo del camino, aún persistían vestigios tangibles del ataque. Los agujeros de bala atravesaron las paredes de los restaurantes. Sillas y mesas volcadas por los horribles momentos en que los ciudadanos de Viena se lanzaron a cubierto. Manchas de sangre descoloridas en las calles empedradas.

Whitney Gerdes, de la Asociación Internacional para los Refugiados, se encontró con la marcha interreligiosa mientras caminaba por la ciudad presentando sus propias oraciones.

"Decidí caminar por los lugares conmemorativos y rezar por las víctimas, para que la paz de Dios esté en ese espacio y donde había miedo, para que haya gracia y amor", dijo.

Gerdes se unió a los manifestantes frente a un gran monumento en la Desider-Friedmann-Platz, donde los líderes religiosos encendían velas y ponían flores.

Además, se sintió animada al ver a los distintos líderes religiosos de la ciudad unidos, así como al descubrir el firme compromiso de no ceder a los sentimientos anti-musulmanes o anti-migrantes. "Había una sensación de que queríamos permanecer unidos", añadió.

 

El padre Andreas Kaiser, párroco de Ober St. Veit, dijo que ha escuchado historias de gestos profundos y una efusión de apoyo comunitario de sus feligreses, muchos de los cuales estaban cerca del lugar del ataque el lunes pasado. "Todo esto surge de una profunda motivación religiosa de amor por el otro (Christliche Nächstenliebe), por la profunda convicción de que el amor es más fuerte que la muerte. Así es como la fe se manifiesta, aunque muchos no se den cuenta", añadió.

Este sentimiento se hizo eco durante un servicio de conmemoración interreligiosa en la catedral de San Esteban, que fue transmitido en vivo el día después del ataque. En toda la iglesia, miembros prominentes de las comunidades budistas, cristianas, judías, musulmanas y sijs de Viena estaban dispersos, físicamente distanciados, pero unidos en un poderoso muro de solidaridad. 

Durante la última semana, las iniciativas interreligiosas como la marcha y el servicio en San Esteban se han extendido por toda la ciudad. Según Hofmeister, esto se debe a que el ataque fue contra la coexistencia pacífica de la ciudad, en lugar de estar dirigido a una sola religión o provenir de ella. "Este fue un ataque a Viena. Sobre todos nosotros", dijo.

"No son sólo palabras vacías", añadió Baghajati. Lo que pasó el lunes nos muestra que el tipo de trabajo interreligioso que hacemos no es sólo algo que ocurre en conferencias, para publicaciones brillantes, o para sesiones de diálogo. Tenemos que 'vivir' el diálogo interreligioso en las escuelas, en las calles".

Hace unos días, el Padre Kaiser hizo su propio paseo meditativo por las calles donde tuvo lugar el ataque. Reverentemente encendió una vela en uno de los monumentos y observó mientras otros hacían lo mismo.

"Las velas, en casi todas las religiones, son un símbolo de oración", dijo. "Y no sólo la gente religiosa enciende velas. La gente que no está afiliada a ninguna creencia religiosa en particular también lo hace, porque en el fondo cada ser humano es, de alguna manera, un sentido de lo religioso o espiritual."

En esta zona de la ciudad, conocida por sus ruidosos bares y restaurantes, una sagrada y solemne quietud ha caído. Por un momento, el mundo está tranquilo aquí.

Pero no es completamente silencioso.

En medio del dolor, hay símbolos que hablan de la resistencia y la fuerza de la comunidad. Sobre los monumentos improvisados se han colocado carteles que declaran que "Viena es más fuerte que el odio" y "Nuestra religión es el amor". Las personas que se mantienen cerca mientras los líderes religiosos rezan en voz baja suaves palabras de consuelo de los textos sagrados. Los jóvenes colocan valientemente flores en los agujeros de bala.

 

RELATED FEATURES

KAICIID Fellow Alex Goldberg smiles at camera as he sits with a cup of coffee
Europe
Como él mismo describe, el rabino Alex Goldberg ha hecho ingeniería inversa en su carrera. Con un currículum con una...Read more
Europe
Javier Martínez-Torrón era un joven estudiante universitario en Granada, España, cuando fue testigo por primera vez de lo...Read more
Europe
En el contexto de las Consultas Regionales Europeas Interreligiosas del G-20 , Jeff Simon y Rachel Bayani, de la Oficina de...Read more