Loading...

NUESTRAS HISTORIAS

Uniendo a los líderes religiosos y políticos en Irak contra el COVID-19

En una iniciativa de salud pública única, un becado del KAICIID en Erbil, Kurdistán del Iraq, ha reunido al Ministerio de Dotación y Asuntos Religiosos y al Ministerio de Salud del Kurdistán para concienciar sobre los peligros del COVID-19.

Barzan Baran Rashid, que forma parte del Programa Internacional de Becas del KAICIID, de 2019, es miembro de la Conferencia de Erbil de Ciudadanía y Paz en Irak. También es predicador en la Mezquita Hamid Sian, del Ministerio de Dotación y Asuntos Religiosos.

Su proyecto, que pretende reunir a los dirigentes religiosos y políticos para temas relacionados con la educación sobre el COVID-19, forma parte de la nueva ronda de iniciativas de subvenciones del KAICIID para que los becados ayuden a abordar activamente la pandemia en 60 países de todo el mundo. Junto a participantes de dos de los principales ministerios de Irak, Rashid ha dado soluciones adecuadas a la pandemia en las zonas en que el cumplimiento de las políticas de "confinamiento en el hogar" ha sido escaso.

Rashid asegura que la colaboración entre los dos ministerios es crucial para hacer frente al COVID-19 en una región donde más de un millón de personas se reúnen en la mayoría de las mezquitas del Kurdistán para las oraciones del viernes.

"Ambos ministerios tienen una gran influencia en la sociedad kurda", dice. "Por ejemplo, el Ministerio de Dotación y Asuntos Religiosos dirige más de 6.000 mezquitas y más de 400 templos religiosos. Además, el Ministerio de Salud tiene un gran papel en la educación de la sociedad para prevenir esta grave enfermedad. Logramos traer a ambos ministerios a una mesa redonda para discutir cómo el gobierno y los líderes religiosos pueden trabajar juntos".

Rashid dijo que su equipo se comunicó con ambos ministerios y explicó las metas y objetivos del proyecto. "La mayoría de los líderes religiosos, como los imanes, son empleados del Ministerio de Dotación y Asuntos Religiosos. Por lo tanto, necesitábamos el permiso del Ministro para involucrar a los líderes religiosos en las actividades del proyecto. Además, como uno de los principales objetivos del proyecto, necesitábamos tener expertos en salud del Ministerio de Salud para educar a los líderes religiosos sobre la naturaleza del virus y los mecanismos para prevenir la propagación del virus".

En Irak, los efectos duraderos del conflicto, unidos a la escasez de recursos, han creado numerosos obstáculos para frenar la pandemia, entre ellos la falta de conciencia sobre las enfermedades de transición y los problemas en los sectores de la educación y la salud pública.

Según Rashid, los iraquíes se enfrentan a una serie de problemas a la vez que mantienen su lucha contra la pandemia, entre ellos el desempleo, la pobreza y los problemas con los cruces fronterizos entre Irak y Irán.

Después de ver una propagación relativamente lenta del COVID-19 entre enero y mayo, los casos aumentaron en un 600% en junio, según el Comité Internacional de Rescate. Irak tiene casi 185.000 casos de coronavirus, y han muerto más de 6.000 personas.

Al igual que en muchos otros países, el COVID-19 ha llevado al extremo la capacidad del sistema de salud de Irak. A medida que el número de casos de la pandemia ha aumentado, los hospitales se han visto desbordados y los suministros de camas, equipos de protección y respiradores se están agotando. Las autoridades se han visto obligadas a convertir los estadios y hoteles en salas y centros de contención contra el COVID-19.

Con el fin de llegar a un gran número de iraquíes, Rashid está colaborando con las comunidades bahaí, cristiana, musulmana, mandea, sabea, yazidí y zoroastriana, capacitando a los líderes religiosos en la utilización de sus plataformas para educar a sus seguidores en las directrices de higiene recomendadas y otras prácticas que ayudan a las personas a protegerse del virus.

"Realizamos muchas actividades entre todos los sectores religiosos y nacionales en estas difíciles circunstancias, por ejemplo, preparando los sermones de los viernes sobre la gravedad de la pandemia en todos sus aspectos. Hemos animado a los líderes religiosos a hacer frente a los desafíos que enfrenta el pueblo iraquí a través de sermones en las casas de culto de todas las religiones", dijo.

Como parte de su trabajo apoyado por el KAICIID, Rashid también ha utilizado una compañía local llamada Smart Hand para dar formación a los líderes religiosos sobre las mejores prácticas en los medios sociales, enseñándoles a difundir mensajes de vídeo que promuevan la cohesión social entre grupos de diferentes religiones y etnias. Las plataformas digitales como Facebook han demostrado ser muy valiosas para llegar a los fieles.

"Nos centramos en cómo utilizar Internet para educar a los ciudadanos, en lugar de limitarnos a sermones en mezquitas, iglesias y templos, creando grupos entre las partes interesadas en la crisis y enviando mensajes a los fieles de las distintas religiones".

En las zonas de Irak donde el uso de los medios de comunicación social es menos frecuente, Rashid también está ayudando a los dirigentes religiosos a ponerse en contacto con familias particulares mediante la entrega de cartas y directrices impresas, entregadas con el apoyo de la Dirección de Salud de Erbil. Los esfuerzos de Rashid fueron apoyados además por "un grupo de líderes religiosos voluntarios".

Estos esfuerzos también han incluido a algunas de las comunidades religiosas más vulnerables de Irak, como las comunidades yazidíes del norte de Irak que actualmente viven en campamentos para personas desplazadas a causa de conflictos violentos. Estas comunidades han recurrido en gran medida a los folletos y otros materiales distribuidos para aprender más sobre la prevención de COVID-19.  "Las necesidades de los refugiados difieren de las necesidades de las de los pueblos indígenas", señala.

Rashid también comenta que los participantes, incluidos los líderes religiosos y los responsables políticos, han estado encantados con la iniciativa. "Este enfoque fue nuevo en la región ya que reunió a diferentes líderes religiosos y buscó colectivamente soluciones para comprometerse contra el COVID-19. Hemos recibido muchas respuestas positivas tanto de los líderes religiosos de los ministerios como de los que participan en las actividades del proyecto".

RELATED FEATURES

Photo by Kdonmuang for Shutterstock
Middle East
El lema de Fatima Abu-Srair es "¿Por qué no?" Decir "no" puede crear barreras. Desde que se graduó en el Programa...Read more
Middle East
Los graduados del Programa de Medios Sociales como Espacio de Diálogo del KAICIID han puesto en marcha una serie de campañas...Read more
Middle East
Heroes of Dialogue
La pasión de Hiba Ibrahim por el diálogo intercultural empezó como un monólogo nocturno consigo misma. "Mi familia no...Read more