Loading...

NUESTRAS HISTORIAS

Una comunidad mundial de promotores de la paz: Cómo el Programa de Diálogo de Scouts para la Paz fomenta el entendimiento en Argentina, Rumanía y Túnez

Aunque muchos podrían suponer que la Argentina es abrumadoramente católica, su demografía presenta un mayor pluralismo del esperado. Con una población judía histórica, una gran comunidad "no afiliada", la mayor minoría musulmana de América Latina y un número creciente de evangélicos, se puede decir que Argentina es un país muy diverso en términos religiosos.

Por este motivo, la estudiante universitaria y líder adulta de los scouts, Sol Conte Roberts, de Buenos Aires, cree que el diálogo es tan importante.

Conte Roberts encuentra en el diálogo "la posibilidad de escuchar realmente al 'Otro', en lugar de juzgar con base en suposiciones propias y percepciones erróneas" a través de las diferencias religiosas, culturales, de género, edad y clase. "Necesitamos el diálogo en todos los ámbitos de la sociedad, para proporcionar un espacio seguro en el que conocerse a sí mismo y conocer a los demás", señala.

Conte Roberts es una de los miles de jóvenes que han participado en las actividades del emblemático curso de Diálogo para la Paz (DfP), desarrollado conjuntamente por el Centro de Diálogo Internacional (KAICIID) y la Organización Mundial del Movimiento Scout (OMMS).

Creado para y con la ayuda de los jóvenes, este programa tiene por objeto institucionalizar el diálogo como parte de la OMMS y crear oportunidades para que los Scouts y los jóvenes de todo el mundo elaboren sus propias sesiones y enfoques de diálogo intercultural e interreligioso a nivel local.

Al participar en actividades, talleres y cursos, y demostrar sus habilidades de diálogo en el mundo real, los Scouts pueden ganar una de las tres insignias clasificadas por colores: una insignia verde para el "Logro del Diálogo Personal" una insignia roja para la "Acreditación de Formadores de Diálogo", o una insignia azul para la "Acreditación de Facilitadores de Diálogo". Cada insignia destaca un aspecto diferente del conocimiento y compromiso de un Scout con el fomento del diálogo.

Hasta junio de 2020, habían participado ya 9.000 personas de todo el mundo en cursos de formación, sesiones, talleres, círculos de diálogo y seminarios en línea en las seis regiones de los Scouts, a saber, África, la Región Árabe, Asia y Pacífico, Eurasia, Europa e Interamérica. Estos eventos han generado una sólida cantera internacional de 40 instructores y facilitadores acreditados (titulares de insignias rojas y azules), y otros 30 están en proceso de acreditación en todo el mundo.

Pronto, con la ayuda de estos instructores y facilitadores, decenas de scouts podrán obtener las insignias verdes de Diálogo Personal, con un despliegue sistemático de "Scouts en Diálogo" a nivel nacional previsto para sostener el programa en el futuro. Para participar en los cursos de formación del DfP, los scouts tienen que contactar con su Organización Scout Nacional (NSO).

A continuación, presentamos tres historias diferentes de facilitadores y capacitadores de diálogo acreditados - de Argentina, Túnez y Rumanía - que hablan del impacto global del programa. Cada historia pone de relieve cómo el programa aporta a los protagonistas del cambio las herramientas necesarias para construir una cultura de diálogo, contribuir a los esfuerzos de reconciliación y disipar los estereotipos en los países de todo el mundo

Creando una cultura de paz en Buenos Aires

Sol Conte Roberts se unió a los Scouts de Argentina, miembro de la OMMS, a la edad de nueve años. Pronto apreció las oportunidades para socializar, pero disfrutó aún más de la educación ofrecida. En particular, le encantó la oportunidad de que argentinos como ella aprendieran más sobre el mundo.

Por esta razón, aprovechó la oportunidad de participar en un entrenamiento de DfP. En Houston, y luego en el Foro Mundial de Jóvenes Scouts en Azerbaiyán en 2017 y en un evento de capacitación de seguimiento en Panamá en 2019, Conte Roberts se relacionó con Scouts de lugares tan diversos como Sudán y Suecia, aprendiendo a comunicarse a través de las diferencias culturales y religiosas de manera honesta y respetuosa. En el camino, obtuvo una "Insignia de Diálogo Personal" de color verde, no sólo por haber participado sino por haber demostrado activamente su interés y conocimiento del diálogo en esas actividades.

Ahora, se dedica a su labor como embajadora del diálogo en Argentina y está trabajando para obtener una "Acreditación de Formador de Diálogo", exhibiendo las características esenciales del diálogo: escucha activa, comprensión y disposición para aprender y cambiar; pero también las habilidades para ayudar a otros en su proceso de incorporar el diálogo en sus vidas.

A pesar de que ella misma no es religiosa, Conte Roberts defiende que el diálogo crea un "espacio seguro" para que las minorías religiosas compartan abiertamente sus experiencias en la sociedad argentina. Esto, apunta, ayuda a fomentar la paz y la justicia en la sociedad en su conjunto.

"Aquí en Argentina, en el pasado, la religión era un tema peligroso para nosotros", recuerda. "Ahora hay oportunidades para hablar más abiertamente, y el diálogo nos ayudará a hacerlo".

Espera poner en marcha un curso de formación para el diálogo en su país de origen porque "construir una cultura de paz es lo que hacen los Scouts", dijo, "y el Programa DfP es una gran manera de hacer que eso suceda".

Túnez: "Un sentido de pertenencia a una amplia comunidad de promotores de la paz"

Amal Ridene, de 22 años, es una música de talento y con un grado superior por la Escuela de Negocios de Túnez, recientemente contratada como analista en una empresa de capital privado en Túnez (Túnez).

Además de sus conocimientos en materia de finanzas y sus aptitudes como pianista, Ridene es también una activa miembro local de Les Scouts Tunisiens. A nivel mundial, es Asesora de Juventud del Comité Scout Mundial y orgullosa receptora de la insignia roja "Acreditación de Formadores de Diálogo" después de haber completado los cursos de formación en las sesiones regionales árabes del DfP en El Cairo (Egipto), en 2019. 

La acreditación del DfP atrajo a Ridene porque "conlleva un sentido de pertenencia a una amplia comunidad de promotores de la paz", dijo, "una responsabilidad que implica compartir lo que aprendí y adquirí con otros, y un lenguaje clave para utilizar con los ciudadanos del mundo - ya sean Scouts o no Scouts".

El proceso para obtener la insignia de Formador la llevó a Azerbaiyán, Egipto y la India. "Implica la participación en cursos de formación, la facilitación de sesiones en grupos locales y eventos regionales, y muchas discusiones interesantes con diversos grupos de personas, un viaje de autodescubrimiento y un proceso de aprendizaje para conformar las habilidades de formación de uno mismo", indica.

A través de los cursos en materia de diálogo, Ridene aprendió que "la apertura es un requisito fundamental para practicar el diálogo, y también es importante que uno sea consciente de las sensibilidades y las creencias culturales y religiosas del otro". Ya sea en el ámbito personal o profesional, Ridene señala que los principios y valores del diálogo le permiten "dar más valor a los intercambios cotidianos".

Ya sea con colegas, compañeros de música o Scouts, Ridene piensa que, "el diálogo es una herramienta crucial en mis tareas diarias".

Aprender con la práctica en Bucarest

Cuando la pandemia de COVID-19 obligó a la gente a "permanecer en el lugar" en todo el mundo, Anca Burlacu, de Rumanía, sabía que el diálogo podía ayudar a las personas a manejar su salud mental en tiempos difíciles. Así que, cuando la crisis golpeó, Burlacu inició una serie de Cafés de Diálogo de ocho semanas para los líderes Scouts de Rumanía.

"Dieron a las personas de todo el mundo la oportunidad de hablar con alguien sobre estos tiempos difíciles", dijo, "la gente sintió por primera vez que se les escuchaba, que se les escuchaba". Se sintieron cómodos para compartir sus historias personales y sus luchas".

Burlacu fue capaz de liderar el camino en una crisis de este tipo después de obtener una insignia azul de "Acreditación de Facilitadores de Diálogo" a través de talleres, sesiones de entrenamiento y una demostración de habilidades de facilitación en múltiples ocasiones frente al equipo central del DfP de la OMMS y el KAICIID.

Como líder del equipo, Burlacu ha formado parte de múltiples sesiones de retroalimentación, uno a uno, y de eventos de formación en diálogo, todo mientras aprendía las habilidades necesarias para ayudar a otros. "Hay que saber hacer buenas preguntas, tomar notas y aplicar los 10 Principios del Diálogo", dijo.

"La facilitación es una habilidad que se adquiere y mejora con el tiempo, se aprende con la práctica", explicó.

Burlacu se enorgullece de la comunidad que ha visto formarse en torno a las sesiones que ha facilitado. "La comunidad es una de las cosas más importantes para ayudar a construir relaciones reales", dijo, "si se quiere gestionar el conflicto y crear comunidad, el diálogo puede ayudar a que usted y otros vivan en un entorno más pacífico".

Ridene y Conte Roberts, con su conjunto de experiencias únicas con el diálogo, coincidieron con Burlacu. Cada uno de ellos compartió cómo el diálogo crea un entorno seguro en el que los individuos o grupos pueden intercambiar opiniones, conocimientos, entendimientos, impresiones y percepciones sobre un determinado tema o fuente de conflicto potencial.

Conte Roberts cree que el Programa DfP es vital para un mundo en el que la diversidad y la diferencia tienden a separar en lugar de unir. Por esto, apunta que "todos tenemos algo que decir, y el diálogo es un medio para ayudarnos a decirlo y compartirlo con los demás y crear un mundo más libre y justo en el proceso".

RELATED FEATURES

International
En honor al 75º aniversario de las Naciones Unidas, los miembros del Consejo Asesor Multirreligioso (MFAC) analizan el papel...Read more
International
Líderes religiosos y expertos políticos han hecho un llamamiento a los gobiernos de todo el mundo para que defiendan la...Read more
International
La irrupción del COVID-19 en nuestra sociedad ha cambiado, quizás para siempre, el modo de relacionarnos, trabajar y también...Read more