Loading...

Un legado de transformación: Alissa Wahid y la Gusdurian Network Indonesia

11 Ago 2021

Heredar el legado de un padre nunca es fácil, especialmente cuando ese padre fue el primer presidente indonesio elegido democráticamente en una generación.

Cuando el presidente Abdurrahman Wahid -conocido popularmente como "Gus Dur"- murió en 2009, millones de personas visitaron su tumba en la remota ciudad de Jombang, en la región de Java Oriental. Incluso ahora, doce años después, la Agencia de Turismo de Java Oriental señala de que medio millón de personas la visitan cada mes.

Aunque sólo fue presidente de Indonesia durante dos tumultuosos años, el legado de Gus Dur perdura más allá de su mandato. Tras su fallecimiento, personas de todo el espectro religioso y político de Indonesia sintieron una profunda y personal sensación de pérdida por un activista humanitario muy querido cuya labor compasiva trascendió las fronteras religiosas.

Para Alissa Wahid, de 49 años, becada del KAICIID, ser la hija de Gus Dur, por no hablar de la nieta de uno de los fundadores de Nahdlatul Ulama -que, con entre 40 y 60 millones de miembros, es la mayor organización musulmana del mundo-, es todo un legado ante el que hay que cumplir.

“Puedes imaginar con qué tipo de expectativas nací", cuenta con un retrato de su padre colgado detrás de ella, "era una carga enorme.”

Aun así, canalizó el legado de su familia para ser pionera de un movimiento interreligioso propio: la Gusdurian Network Indonesia (GNI). Fundada en 2010, la GNI trabaja con activistas de base en toda Indonesia para promover la reconciliación interreligiosa, la ciudadanía activa, la democracia y los derechos humanos.

Es difícil medir el alcance total de la organización, ya que no tiene una estructura formal de miembros, pero tiene delegaciones en más de 114 lugares en toda Indonesia - y delegaciones internacionales en lugares como Malasia, el Reino Unido, Arabia Saudí, Alemania, Filipinas y Egipto. En Twitter, la GNI cuenta con 235.000 seguidores, junto a los 449.300 de Wahid.

Como directora nacional de la GNI, Wahid ha estado al frente de la lucha por los derechos de las minorías religiosas en Indonesia, promoviendo una visión de intercambio interreligioso entre musulmanes y no musulmanes, y tratando de construir y ampliar el legado de sus antepasados.

"¿Quién nos protegerá?"

Para Wahid, el camino hacia la función pública no fue algo muy obvio. Mientras que su hermana -conocida popularmente como Yenny- se dedicó a la política y asumió la dirección del centro de investigación de su difunto padre (el Instituto Wahid), Alissa rehuyó en un principio la atención pública.

Pero cuando su padre falleció en 2009, representantes de varias minorías religiosas acudieron a la casa de Wahid para presentar sus respetos. También compartieron sus luchas y le pidieron que interviniera.

"Me dijeron cosas como: 'ahora que tu padre ha fallecido, ¿a quién debemos acudir cuando sufrimos? ¿Quién nos protegerá?", dijo.

“En esos momentos, pensé en lo que mi padre siempre nos decía: 'tenéis que daros cuenta de vuestra capacidad', siempre decía que podíamos vivir el estilo de vida que quisiéramos, pero que no podíamos abandonar nuestra vocación.”

Así, Wahid fundó la GNI para ampliar la labor de su padre y crear espacios de colaboración para el diálogo interreligioso.

La amplia red de la GNI ha permitido a Wahid promover el pluralismo en Indonesia a gran escala y movilizar a la gente a nivel local para proteger a las comunidades marginadas cuando se ven amenazadas.

En 2010, Wahid estaba tomando un café con leche en un Starbucks cuando recibió una notificación sobre un ataque a un pueblo de Java Occidental. Habitada en gran parte por ahmadíes -una confesión considerada "no musulmana" por los partidarios de la línea dura-, los asaltantes se abalanzaron sobre la aldea en el marco de una serie de atroces ataques en toda Indonesia. Los ahmadíes temieron por sus vidas.

El mensaje que recibió Wahid desde 500 kilómetros de distancia no sólo comunicaba el peligro, sino que expresaba la esperanza de que los habitantes de Gusdur acudieran en su ayuda. Wahid dejó el café con leche y se puso en marcha, buscando a los gusdurianos de la zona y poniéndolos en contacto con los habitantes del pueblo.

La red no sólo respondió, sino que formó una barrera humana protectora alrededor del pueblo, defendiendo literalmente los ideales de pluralismo religioso y libertad que defendía el padre de Wahid.

Fue un punto de inflexión para la organización. Y para Wahid. "Me di cuenta entonces de que este trabajo no es sólo palabrería", indica Wahid, "se trata de defender las libertades, de proteger a la gente, especialmente a los grupos vulnerables".

La persistente búsqueda de la esquiva justicia

Desde aquellos primeros días, el protagonismo de la organización, y las convicciones de Wahid, la llevaron a sumergirse de nuevo en la política. El auge del extremismo religioso en Indonesia preocupa a muchos miembros del gobierno y, en los últimos años, han pedido cada vez más ayuda a Wahid para hacer frente al giro popular hacia la derecha.

Durante su beca del KAICIID, Wahid volvió a ver lo influyentes que pueden ser los líderes religiosos.

“Se pueden movilizar muchas cosas utilizando la religión", dijo, "la religión puede ser algo bueno o también ser mal utilizada como herramienta para el conflicto.”

Y así, durante su beca, Wahid empezó a trabajar en proyectos gubernamentales para pedir un mayor diálogo interreligioso y "no sólo promover la paz", dijo, "sino avanzar en la moderación religiosa".

Junto con otros becados del KAICIID, Wahid ha visto cómo el diálogo interreligioso "es realmente necesario para eliminar algunas percepciones erróneas, malentendidos y prejuicios, para que podamos seguir adelante y pensar en un mundo mejor".

No obstante, Wahid y el GNI siguen enfrentándose a la oposición de los tradicionalistas y los partidarios de la línea dura en la sociedad y el gobierno indonesios. Las batallas que libró su padre son persistentes, dijo Wahid, y sabe que no desaparecerán sin perseverancia.

"No tiene por qué gustarte el trabajo, sólo tienes que centrarte en el resultado que intentas conseguir", dijo Wahid, "la política es como el baile: Un paso adelante, dos atrás. La justicia es esquiva, pero siempre está a la vuelta de la esquina".

Aunque admite que aún queda un largo camino por recorrer, se alegra de ver cómo las ideas y el legado de su padre no se olvidan, sino que quizás prosperan más que nunca.

"En los niveles más altos del gobierno, hemos hablado de cooperación interconfesional, de respeto, de llevar una perspectiva más justa a las vidas religiosas", dice Wahid, "el verdadero logro será tomar esa charla y establecer un espacio social, físico y psicológico donde la gente pueda reunirse basándose en principios de justicia y humanidad".

Cuando todo esté dicho y hecho, Wahid espera que el legado de la GNI sea una "transformación social" a largo plazo.

Reconocimiento en Indonesia y más allá

A pesar de los contratiempos, la gente en Indonesia y en el extranjero reconoce lo que la GNI ya ha logrado. En 2018, la GNI recibió el Premio a la Democracia y los Derechos Humanos de Taiwán y, en 2020, fue reconocida como el mejor movimiento de medios sociales por una de las mayores agencias de noticias de Indonesia.

Manjid Achmad, profesor de la Universidad Gadjah Mada de Yogyakarta que investiga el diálogo interreligioso, dice que la GNI y Wahid muestran cómo promover el pluralismo religioso y proteger eficazmente los derechos de las minorías, "no luchando contra estos problemas comunes o resolviéndolos por sí mismo, sino inspirando a otros a resolverlos", dijo.

Señalando cómo católicos, protestantes, hindúes, budistas y otros forman parte de la red, Achmad dijo que "cuantos más actores hagan esto, mejor para Indonesia".

El académico indonesio Aan Anshori, miembro de la GNI, añadió su perspectiva personal: "He aprendido muchas cosas a través de su trabajo: integridad, modestia y coraje, es una líder espiritual para nosotros, que nos muestra el camino que requiere sacrificio para defender a los oprimidos", indica, "Alissa no es sólo la hija biológica de Gus Dur, sino una hija ideológica".

En eso, dice Anshori, lleva bien el legado de sus predecesores.

tags:

RELATED FEATURES

Asia
Hijo de inmigrantes chinos en Indonesia, Kris Tan creció bajo la religión confuciana. Se dedicó a una educación permanente...Read more
Women hold candles at a worship service in Indonesia
Asia
Junto a sus colegas en una llamada de Zoom, la becada del KAICIID Wiwin Rohmawati describió cómo se propuso ayudar a las...Read more
Asia
Cada día en Myanmar, miles de ciudadanos birmanos comprueban sus teléfonos para ver las actualizaciones de los medios...Read more