Loading...

Un decidido avance hacia la paz en la República Centroafricana

25 Feb 2021
Reverend Nicolas Guerekoyame-Gbangou, Cardinal Dieudonné Nzapalainga and Imam Abdoulaye Ouasselogue meet with a crowd in Central African Republic

Líderes religiosos se dirigen a las líneas del frente en un intento de mediar en la reconciliación

Mientras continúan los enfrentamientos en la República Centroafricana, los principales líderes religiosos del país se han dirigido a las líneas del frente en un decidido impulso por la paz.

El reverendo Nicolas Guerekoyame-Gbangou, el cardenal Dieudonné Nzapalainga y el imán Abdoulaye Ouasselogue están llevando a cabo múltiples misiones en el marco de su incansable lucha por la reconciliación, mediando entre los bandos enfrentados en este nuevo y devastador capítulo del dilatado conflicto.

"No llevamos armas, pero tenemos el arma de la fe", afirma el cardenal Nzapalainga, arzobispo de Bangui. "Nuestros hermanos y hermanas se enfrentan a una catástrofe. No podemos limitarnos a ver cómo se va desarrollando esto en los medios sociales. Nuestro deber es escuchar, dialogar y encontrar una salida".

Su despliegue se produce después de que una nueva coalición de grupos armados lanzara una ofensiva militar en diciembre, obligando a más de 200.000 personas a abandonar sus hogares y agravando la crisis humanitaria de la República Centroafricana. Los disturbios estallaron poco antes de las elecciones presidenciales, provocando batallas entre esta alianza rebelde, por un lado, y las fuerzas progubernamentales, por otro.

Los grupos de ayuda advierten de un aumento de los ataques contra la población civil, la violencia sexual y el reclutamiento de niños soldados, a la vez que las revueltas dejan a muchos en una situación de extrema necesidad de alimentos, atención sanitaria, refugio y saneamiento.

Un niño sentado frente a las tiendas de campaña en un campamento de la República Centroafricana

En medio de esta agitación, un grupo interreligioso llamado Plateforme des Confessions Religieuses de Centrafrique (PCRC) ha promovido una resolución pacífica, apoyándose en la autoridad de sus líderes: el cardenal, el imán y el reverendo. Con el apoyo del Centro Internacional de Diálogo (KAICIID), el grupo ha hecho un llamamiento a la calma a través de emisiones en los medios de comunicación y entrevistas con la prensa, o hablando directamente con el gobierno y los grupos armados.

"Invitamos a todos a elegir el diálogo y la concertación en lugar de la violencia y el odio que se propaga a través de las redes sociales", pide el imán Ouasselogue.

Dar esperanza a los civiles desplazados

Además de esta importante labor de promoción, los tres líderes religiosos han dejado la relativa seguridad de la capital, Bangui, y se han adentrado en el tumultuoso corazón de la rebelión. Su objetivo: dar esperanza a los civiles desplazados, ser testigos de primera mano de la situación de seguridad sobre el terreno y reunirse con los grupos rebeldes mientras defienden una solución pacífica.

"Los líderes religiosos son bien escuchados por sus comunidades", afirma Feralin Mindende-Mobaka, responsable del programa del KAICIID en la República Centroafricana. "Pueden reunir a las partes en torno a la mesa para discutir los problemas que las dividen".

A principios de este mes, el cardenal, el imán y el reverendo acudieron primero a Bouar, acompañados por Boris Yakoubou, experto nacional del KAICIID en la República Centroafricana. Esta estratégica ciudad occidental está situada en una carretera clave hacia Bangui, que los rebeldes habían bloqueado, deteniendo toda la ayuda y las importaciones de alimentos desde Camerún y haciendo que los precios para la empobrecida población se dispararan.

El 8 de febrero, el trío se reunió con líderes religiosos, jefes de ONG, miembros de la sociedad civil, periodistas y delegados de los campamentos de desplazados que les explicaron sus necesidades y desafíos. Posteriormente, asistieron a un acto de cohesión social en un distrito donde se encuentran los rebeldes.

El cardenal Dieudonné Nzapalainga se dirige a una multitud en la República Centroafricana

"Fue un gran evento que suscitó mucha esperanza y devolvió la vida al barrio", apunta Yakoubou. "Aprovecharon la oportunidad para enviar mensajes de solidaridad, consuelo y esperanza".

Esa noche se organizó una reunión en la catedral de Bouar en la que las autoridades locales explicaron la amenaza que suponen los grupos armados. Al día siguiente, los dirigentes visitaron cinco lugares que albergan a desplazados internos.

"Estas personas están expuestas al hambre y a condiciones insalubres y frías", dijo el reverendo Guérékoyame-Gbangou. "En el último emplazamiento, conocimos a seis mujeres que habían dado a luz a bebés hacía menos de un mes".

Aunque el cardenal, el imán y el reverendo habían planeado reunirse con los rebeldes, los acontecimientos militares hicieron que los grupos armados se retiraran de la ciudad poco antes de su llegada.

"Al no poder venir a reunirse con nosotros, nos comunicamos por teléfono tres veces", comenta el cardenal Nzapalainga. "Es una forma de mantenernos cerca, de decirles que no les hemos olvidado, que son nuestros hijos. Debemos seguir manteniendo el contacto con los rebeldes. Los que han tomado las armas tienen quejas, rabia, una historia".

Pedir la renuncia a la violencia

Esa misma semana, este grupo de trabajo religioso se dirigió al este para realizar esfuerzos de mediación similares en Bangassou, una ciudad en la frontera con la República Democrática del Congo. Un ataque rebelde había obligado a muchos de los habitantes de la ciudad a cruzar el río Mbomou.

Acompañados de nuevo por Yakoubou, del KAICIID, el trío visitó a los desplazados y se reunió con el gobernador regional, el alcalde de la ciudad y funcionarios de mantenimiento de la paz de la ONU. Se plantearon diversas preocupaciones, desde la seguridad de la población hasta la destrucción de los edificios, la interrupción de la educación y la insuficiencia de recursos.

Dos hombres frente al Hotel De Ville en la República Centroafricana

"Nuestra misión consiste en acompañar a miles de desplazados, consolarlos y apoyarlos con oraciones y predicaciones", asegura el imán Ouasselogue, que ha sido nombrado para sustituir al difunto imán Omar Kobine Layama. "Nos reunimos con las autoridades religiosas, las escuchamos y las reforzamos en sus esfuerzos para proporcionarles apoyo moral, material y espiritual. Nos reunimos con los líderes de los grupos armados sobre el terreno y les pedimos que renuncien a la violencia".

Además de reunirse con las autoridades y los civiles desplazados, los tres líderes religiosos también consiguieron una amplia audiencia con los rebeldes.

"Hablamos largo y tendido con los rebeldes para desactivar el clima de sospecha, miedo y violencia", dice el cardenal Nzapalainga. "Les dijimos que tienen la responsabilidad ante la población de reducir la violencia y dar una oportunidad a la paz".

El diálogo -y la posibilidad de perdonar- es la clave. "No debemos rechazar [a los rebeldes], sino mostrarles nuestro corazón de padres compasivos", añade el cardenal. "A pesar de sus actos, que condeno, siguen siendo mis hijos y son capaces de cambiar".

Los líderes religiosos son vistos como mediadores neutrales

Están previstas otras dos misiones a las inquietas ciudades de Bambari y Bria, aunque estos viajes se han pospuesto debido a los continuos combates.

La religión es una fuerza poderosa en la República Centroafricana, que otorga a estos líderes una profunda autoridad y los diferencia de otros tipos de mediadores. Según Yakoubou, más del 95% de la población reivindica una fe.

"Dadas las diferencias políticas entre el gobierno y los grupos rebeldes, los líderes religiosos son los únicos capaces de hablar con los beligerantes, de abogar por la seguridad de la población", explicó. "Siempre mantienen su neutralidad e independencia. No toman partido. Son percibidos como los enviados, los portavoces de Dios - esto los hace diferentes de otros mediadores".

El reverendo Nicolas Guerekoyame-Gbangou, el cardenal Dieudonné Nzapalainga y el imán Abdoulaye Ouasselogue se dirigen a una multitud en una reunión municipal

El estallido de la guerra civil en la República Centroafricana en 2013 se consideró inicialmente como algo totalmente sectario, que enfrentaba a cristianos y musulmanes. Sin embargo, las facciones aliadas comenzaron a enfrentarse entre sí, erradicando la falsa impresión de que se trataba de una "guerra religiosa". En las últimas semanas, los lugares de culto se han convertido en un refugio crucial, tanto para los civiles cristianos como para los musulmanes, que buscan refugio juntos.

En Bangassou, por ejemplo, se calcula que unos 500 musulmanes buscaron refugio junto a los cristianos en iglesias católicas. En Grimari, más al oeste, unos 1.500 musulmanes y cristianos se habrían refugiado en iglesias.

"Podrían refugiarse en los ayuntamientos, pero en su lugar acuden a los lugares de las iglesias porque para ellos Dios sigue siendo un baluarte y una roca cuando todo se ha perdido", comenta el cardenal Nzapalainga.

Por ahora, a pesar de la reciente serie de victorias del gobierno en el campo de batalla, el futuro de la República Centroafricana sigue siendo muy incierto. La ardua pero inspiradora misión de los líderes religiosos para unir a su fracturado país continúa.

"La religión es el único marco que une a todas las personas de diferentes opiniones políticas, intelectuales y sociales", afirma el reverendo Guérékoyame-Gbangou. "Nos comprometemos a crear un entorno de paz para todos".

RELATED FEATURES

Africa
Durante una entrevista en septiembre de 2021, Anas Alabbadi, director adjunto del Departamento de Programas del KAICIID, se...Read more
Africa
En Nigeria, la campaña de vacunación e información está permitiendo a los líderes religiosos y tradicionales hacer una mayor...Read more
Africa
La educación está amenazada en gran parte de las zonas rurales de Nigeria, ya que muchos niños han sido desplazados a causa...Read more