Loading...

"Si podemos dar a la gente esperanza y estabilidad, hemos cumplido nuestra misión"

17 Abr 2020

El padre Andreas Kaiser dirige desde 2009 la parroquia católica de Ober St. Veit, en el distrito 13 de Viena, y ha hablado con el KAICIID sobre el culto online en tiempos del COVID-19, con la gente redescubriendo su fe, encontrando a Dios en nuestros propios hogares, y sobre cómo la situación actual ha impactado en su animada comunidad eclesiástica de las afueras de Viena.

¿Cómo se ha mantenido en contacto con los miembros de su comunidad eclesiástica durante el COVID-19?

Esta pandemia ha traído grandes cambios, también en lo que respecta a nuestro trabajo en esta parroquia. Durante 2.000 años, nosotros como cristianos, llevamos a cabo nuestra misión "cara a cara". Así es como difundimos nuestra fe, cómo reunimos a la gente y cómo la inspiramos. Siempre ha sido así desde la resurrección de Jesucristo. Pero el COVID-19 ha cambiado todo eso. Hemos tenido que pensar en una manera de llegar a la gente y mantener un intercambio regular con los miembros de nuestra comunidad, manteniéndolos físicamente distantes al mismo tiempo. Por un lado, lo hacemos utilizando nuestras redes analógicas "offline" - llamamos por teléfono, enviamos cartas, preguntamos cómo están, si necesitan ayuda, etc. En segundo lugar, hemos empezado a ofrecer culto digital y estamos usando plataformas de medios sociales.

¿Cómo hacen esto logísticamente? ¿Lo hace usted mismo o recibe algún tipo de ayuda?

Tenemos la suerte de contar con muchas personas que están felices y dispuestas a contribuir con sus conocimientos y talento. Tengo que admitir que estoy feliz de saber cómo usar un smartphone (risas). Y estoy contento de tener gente en mi parroquia que me ayuda. Desde el primer día del "cierre", cuando las iglesias estaban cerradas para los servicios, hemos ofrecido misa en vivo a través de nuestro canal de YouTube. Tuvimos 2.100 personas viendo nuestra misa de Pascua el domingo de Pascua. Algunos de nuestros espectadores eran de Polonia, Filipinas y Luxemburgo.

¿Son éstas personas austriacas que han dejado el país, tal vez expatriados que trabajan en el extranjero?

Sí, en su mayoría lo son. Cuando llegan de cualquier parte del mundo, se alegran de volver a ver su antigua parroquia en Ober St. Veit. Muchos de ellos tienen algún tipo de conexión personal con la iglesia, con el sacerdote o con el capellán. Estamos estudiando continuar con nuestro servicio de emisión en directo incluso después de que esta crisis termine. Tal vez no todos los domingos, pero al menos en las principales fiestas católicas.

¿Cuánta gente se permite actualmente en la iglesia para el servicio de misa?

De acuerdo con las regulaciones del gobierno austriaco, hemos recibido la instrucción de la Conferencia Episcopal Austriaca de celebrar la misa con un máximo de cinco personas. Nos adherimos a esta regulación. Para la Misa de Pascua, por ejemplo, el capellán, el sacristán, el organista, el técnico y yo estábamos dentro de la iglesia, nadie más.

¿Cómo se llega a las personas mayores que pueden no ser "nativos digitales"?

Ciertamente, es difícil llegar a las personas mayores de nuestra comunidad eclesiástica, aunque hay algunos que se sienten cómodos usando un ordenador portátil. A estas personas hay que contactarlas de la manera tradicional, por teléfono o por carta. Eso es para lo que nuestra vieja red analógica que mencioné antes es buena. Pero, en lo que respecta a las generaciones más jóvenes, se pueden hacer muchas cosas gracias a los medios sociales. Estamos viendo que el número de visitantes en línea ha aumentado claramente.

En estos tiempos difíciles, ¿cree usted que mucha gente ha redescubierto su fe, incluyendo gente que de otra manera no vendría a la iglesia?

Sí, estoy convencido de que es así. No sé si están redescubriendo la fe en una comunidad religiosa, o en la propia iglesia. Esto es algo que no puedo evaluar, pero tampoco es relevante. Estoy en la iglesia muy a menudo y he notado que mucha gente viene durante el día a encender una vela o a rezar.

Tenemos un "buzón de peticiones", donde la gente puede depositar sus peticiones, ya sea en el edificio de la iglesia o virtualmente, a través del correo electrónico o a través de nuestro sitio web. Y estoy viendo que el número de peticiones que hemos estado recibiendo es mucho mayor que antes de la crisis.

Creo que muchas personas están buscando esperanza, orientación y apoyo. Creo que pueden encontrar todo eso en la religión, y estoy convencido de que pueden encontrarlo en el cristianismo. Si las iglesias pueden ofrecer algo en estos días que proporcione a la gente esperanza y estabilidad, entonces creo que hemos cumplido nuestra misión.

La gente tiene mucho tiempo para pensar en estos días. Y creo que si tienes tiempo para pensar, inevitablemente llegas a un punto en el que te haces las "tres preguntas fundamentales de la vida", como el Cardenal austriaco Franz König siempre solía decir: ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? ¿Cuál es el propósito de la vida?

He oído que su comunidad eclesiástica invita a los creyentes a enviar fotos y luego las pega en los bancos. ¿Cómo ha ocurrido esto?

La idea es mantener ese sentido de pertenencia y afiliación. La gente que suele venir aquí debería ver: "Yo no estoy allí, pero al menos mi fotografía sí". Actualmente celebro la misa casi solo, así que también es agradable para mí ver todas estas caras cuando camino por las filas. Hemos recibido alrededor de 320 fotos y todas han sido pegadas en los bancos de la iglesia. Ahora tenemos más fotos de gente en la iglesia que de visitantes en un domingo normal (risas). Esta idea ha sido recogida por muchas parroquias. En la Catedral de San Esteban, hacen lo mismo. Pero debo decir que la idea no fue nuestra. Nos inspiramos en una parroquia de España.

¿Cómo siente que falta el contacto físico en su propia parroquia?

Los expertos dicen que ahora es prudente mantener una distancia, con lo que estoy totalmente de acuerdo porque es importante. De lo contrario, la enfermedad podría extenderse más. Sin embargo, la situación actual nos está cambiando. Nos evitamos mutuamente, y es lógico que lo hagamos. Pero siempre que tenemos ceremonias funerarias aquí en la iglesia, no se permite que la gente se toque.

En situaciones difíciles, los seres humanos quieren abrazarse, quieren sentir la cercanía con el prójimo, pero por el momento, no es posible. En el futuro, la forma en que mostremos afecto, la forma en que nos contactemos tendrá que ser diferente de lo que hemos conocido, porque todo esto nos acompañará durante mucho más tiempo. También afectará a la forma en que celebramos la misa los domingos. Será difícil para nosotros encontrar nuevas formas y oportunidades de estar cerca de los demás y de expresar nuestros lazos comunes.

¿Qué otras cosas ofrece a los miembros de su comunidad en esta crisis?

Hemos subido mucho material a nuestra página web, como recursos de oración para adultos y niños, y consejos sobre cómo celebrar la misa en casa. Hace unos días, vi una caricatura. Mostraba a Dios y al diablo. El diablo le dijo a Dios, "Mira, he enviado este virus y ahora todas las iglesias están cerradas". Dios respondió: "Pero a cambio, he abierto una iglesia en cada casa". Encuentro esa caricatura hermosa. Hace cien años, era mucho más común rezar en familia en las llamadas "Iglesias en casa". Creo que esto puede fortalecernos. Sentarnos juntos, rezar, leer la Biblia, meditar en familia y reflexionar. Creo que redescubrir estos rituales es algo que puede fortalecer las relaciones familiares.

tags:

RELATED FEATURES

Europe
En reconocimiento a un año marcado por el aumento de la xenofobia y la incitación al odio, el Día Mundial del Refugiado de...Read more
Europe
Cuando el reverendo Dr. Richard Sudworth recibió su vacuna para el COVID-19 – comentó que, más que un procedimiento médico,...Read more
Europe
El éxito de la integración de los inmigrantes y refugiados es esencial para el futuro bienestar, la cohesión social y la...Read more