Loading...

"Si fallamos a las mujeres en Afganistán, les fallamos en todas partes"

01 Abr 2021

La no inclusión de las voces femeninas en los actuales procesos de paz de Afganistán podría suponer un serio golpe para las defensoras de la paz de todo el mundo. Y los líderes religiosos pueden ayudar en esto.

Mientras la comunidad internacional conmemora el mes de la historia de la mujer, los expertos y los defensores de los derechos de la mujer temen que la falta de participación de las mujeres en las actuales negociaciones de paz en Afganistán pueda anular casi dos décadas de progresos en materia de igualdad de género, algo que tiene implicaciones para los derechos de las mujeres en todo el mundo.

Afganistán lleva más de dos décadas sumido en un violento conflicto armado. El año pasado, la administración estadounidense negoció un acuerdo con los talibanes para poner fin a décadas de guerra. Según el acuerdo actual, la comunidad internacional ha solicitado un alto el fuego permanente a cambio de la retirada de las tropas extranjeras antes del 1 de mayo.

Según Belquis Ahmadi, responsable del programa para Afganistán del Instituto Estadounidense de la Paz (USIP, por sus siglas en inglés), la comunidad internacional ha ignorado en su mayor parte los derechos de las mujeres, dejando la cuestión en manos de los resultados de las negociaciones afganas a nivel interno. Pero, a medida que se acerca la fecha límite del 1 de mayo, teme que las mujeres afganas tengan mucho que perder.

Sin embargo, el apoyo a la igualdad de las mujeres en Afganistán puede requerir un enfoque tanto descendente como ascendente, y ahí es donde las comunidades religiosas están en una posición única para ayudar.

Excluir a las mujeres de las conversaciones de paz amenaza 20 años de progreso

Antes de 2001, las mujeres estaban casi completamente ausentes de la esfera pública; sin embargo, hoy, dice Ahmadi, el entorno ha cambiado drásticamente. "Las mujeres están presentes en todos los sectores de la sociedad. Miles de mujeres trabajan en el gobierno, en el sector privado, en ONG, como periodistas, científicas, empresarias, políticas, juezas y abogadas".

Esta representación, sin embargo, ha estado ausente en las negociaciones de paz. A pesar de la creciente presión de las organizaciones internacionales y los grupos de derechos humanos para que se incluya a las mujeres en las negociaciones afganas de septiembre de 2020, Ahmadi afirma que sólo cuatro mujeres formaron parte del equipo de negociación de veintiún miembros del gobierno afgano. No había ninguna mujer en el equipo de veintiún miembros de los talibanes.

 


Más información: Las mujeres en la construcción de la paz en Nigeria


Según la defensora de los derechos de las mujeres afganas Zarqa Yaftali, la presencia de mujeres en el equipo de negociación del gobierno es un avance positivo, "pero no es suficiente".

"El historial de Afganistán en cuanto a la inclusión de las mujeres es pésimo: entre 2005 y 2020, las mujeres fueron excluidas de casi el 80% de las reuniones y negociaciones del proceso de paz", declaró en un reciente debate abierto del Consejo de Seguridad de la ONU sobre las mujeres, la paz y la seguridad.

Estas cifras reflejan una tendencia mundial desalentadora. Según datos recopilados por el Consejo de Relaciones Exteriores, en las dos últimas décadas las mujeres constituyeron, de media, sólo el 13% de los negociadores y el 6% de los mediadores en los principales procesos de paz de todo el mundo. Además, la mayoría de los 1.860 acuerdos de paz alcanzados desde 1990 no hacen referencia a la experiencia de las mujeres en los conflictos ni a sus contribuciones posteriores.

Yaftali sostiene que incluir la perspectiva de las mujeres en las negociaciones de paz es crucial, ya que los conflictos suelen golpear con mayor dureza a las mujeres. "Las mujeres y los niños constituyen la mayoría de los cuatro millones de desplazados internos", dijo. Además, "el 87% de las mujeres afganas ya han sufrido al menos una forma de violencia de género".

Los agentes religiosos son esenciales para avanzar en los derechos de las mujeres

Muchos líderes religiosos han estado en la primera línea de este conflicto, lidiando con los resultados de las crisis humanitarias y la violencia. En una sociedad tradicional como la afgana, en la que el islam marca la cultura, las tradiciones y las costumbres, la religión es fundamental para cambiar los corazones y las mentes.

Por ello, Palwasha L. Kakar, responsable del programa de Religión y Sociedades Inclusivas del USIP, cree que es esencial trabajar con los líderes religiosos que tienen credibilidad y autoridad moral entre amplios segmentos del público afgano.

Los líderes religiosos se encuentran entre los "guardianes" tradicionales de Afganistán para la toma de decisiones locales, especialmente en cuestiones de derechos de la mujer, y se les puede hacer partícipes de manera efectiva", escribió en un informe de paz para el USIP titulado "Engaging Afghan Religious Leaders for Women's Rights” 

Refiriéndose a una encuesta de la Fundación Asia Light, Kakar señaló que el 60% de los entrevistados afirmaba resolver regularmente los problemas a través de las jirgas o shuras tradicionales, que incluyen a los mulás (líderes religiosos), los ancianos de las tribus y los jefes de las aldeas. El 80% las considera instituciones justas y de confianza.

Kakar afirma que intentar cambiar las perspectivas y las políticas a través de los marcos internacionales de derechos humanos no siempre ha tenido éxito en Afganistán, ya que a menudo estas ideas se rechazan por ser impuestas desde el exterior. Por el contrario, "ese proceso comienza con el reconocimiento de que Afganistán sigue siendo una sociedad profundamente tradicional".

Aunque los defensores de los derechos de la mujer han dudado hasta ahora en involucrar a los líderes religiosos, por la percepción de que pueden oponerse a un cambio progresivo, Kakar sostiene que muchos, sobre todo a nivel local, están interesados en prestar su apoyo.

"Su apoyo puede hacer que más personas acepten la importancia de los derechos de la mujer y que se produzcan cambios de comportamiento más duraderos. Eso puede producir mayores beneficios en términos de impacto, sostenibilidad y alcance de un proyecto".

Ha llegado la hora del compromiso y el diálogo reales

Ahmadi afirma que no necesita convencer a la comunidad internacional de que la inclusión de grupos de la sociedad civil contribuye al éxito y la sostenibilidad de los acuerdos de paz. Cada vez hay más estudios que demuestran que la participación de grupos de mujeres y organizaciones religiosas reduce el riesgo de que los acuerdos de paz fracasen en un 64%.

Lo que es preocupante es que la mayoría de las veces, incluso aquellos que se refieren a esta investigación en sus declaraciones optimistas, cuando llega el momento de abogar por la participación de las mujeres en todos los aspectos del proceso de paz, no cumplen con lo que dicen", continuó. "Estos mismos líderes hacen a menudo la vista gorda y no adoptan medidas concretas para proteger y promover los derechos de las mujeres.” 

A medida que se producen las transiciones políticas, Kakar cree que se necesita urgentemente el compromiso y el diálogo por parte de la comunidad internacional, especialmente en lo que respecta a las asociaciones con los líderes religiosos.

"Es fundamental evitar que se erosionen los logros alcanzados en la última década en cuanto al aumento de los derechos, las funciones y las libertades de los afganos", escribió. "Este periodo de transición ofrece una oportunidad decisiva para fortalecer y ampliar la red de actores influyentes que pueden abordar cuestiones como la corrupción, la tolerancia y la defensa de los derechos humanos básicos y de las mujeres".

Según Ahmadi, un fracaso en este sentido podría tener consecuencias devastadoras para los derechos de las mujeres y el futuro de los procesos de paz en todo el mundo.

"Si no alzamos la voz para proteger los logros de los últimos 20 años en Afganistán, no protegeremos a las mujeres de todos los demás países", afirmó Ahmadi.


Más información sobre la autonomía de las mujeres en el mundo


 

RELATED FEATURES

Central Asia
Heroes of Dialogue
A los 22 años, desencantada con la vida en los Estados Unidos y buscando volver a conectar con sus raíces indias, Nandini...Read more