Loading...

NUESTRAS HISTORIAS

Religión y política en el G20: Conseguir la igualdad y la prosperidad mundiales

En el contexto de las Consultas Regionales Europeas Interreligiosas del G-20, Jeff Simon y Rachel Bayani, de la Oficina de la Comunidad Internacional Bahaí (BIC) de Bruselas, analizan el modo en el que las comunidades religiosas pueden contribuir a la política internacional, en particular a los discursos dirigidos al fomento de la prosperidad y la justicia mundiales.

Jeff (J): Hemos estado estudiando el papel de los individuos y de las comunidades, y cómo éstas han sido moldeadas por la pandemia. Hemos visto cómo los vecindarios han asumido la responsabilidad de responder a la crisis, encontrando acuerdos que permiten que la vida continúe en términos locales.

Las comunidades religiosas tienen un papel importante que desempeñar en esto; a la hora de reunir a la gente para que piense en sus vecinos y en sus barrios, a la hora de dar apoyo emocional y psicológico a los necesitados, y a la hora de reunir a los diferentes estratos de la sociedad para trabajar juntos.

¿Cree que la pandemia ha ayudado, de alguna manera, a unir a la gente?

Rachel (R): Vimos que, durante el coronavirus, se ha arrojado nueva luz sobre el concepto de nuestra identidad humana global. A veces, a través de las crisis, nos vemos empujados a desarrollar un mayor nivel de comprensión de algo.

Durante la crisis de COVID-19, las comunidades Bahaís de todo el mundo han tratado de atender las necesidades generales de sus sociedades. Esto ha ido desde la entrega de alimentos en la India, hasta ayudar a las personas a ser independientes en materia de alimentos en Vanuatu. La fe necesita encontrar una expresión concreta en la acción.

En lo que se refiere a la recuperación económica mundial después de la pandemia, ¿pueden las comunidades religiosas dar un ejemplo positivo?

J: Es una cuestión de redistribución de la riqueza, no sólo de riqueza material, sino también de educación y de otros aspectos. También es una cuestión de justicia y de oportunidad. Los dirigentes religiosos pueden ponerlas en primer plano del debate, por lo que no sólo pensamos en las cosas en términos monetarios (por ejemplo, en cómo podemos financiar la recuperación de Europa y otras partes del mundo) sino en términos mucho más amplios, en la línea de la interconexión e interdependencia.

Creo que gran parte del trabajo que se hace con la economía hoy en día fluye de arriba hacia abajo y, a menudo, no vemos cómo a nivel de base - aldeas o pequeñas ciudades, por ejemplo - ya existen sistemas que funcionan durante las crisis. Como los sistemas de crédito locales que financian proyectos cuando hay dudas sobre el futuro.

Las comunidades religiosas pueden ayudar a inspirar este tipo de iniciativas que ayudan a fortalecer las economías locales y, en consecuencia, pueden ayudar a las economías regionales, y posteriormente a la economía de todo un país.

Durante la próxima década, Europa tendrá que afrontar algunas cuestiones importantes, como la incitación al odio, la migración y el cambio climático. ¿Pueden los líderes religiosos y el diálogo interreligioso ayudar en esto?

R: Los espacios interreligiosos permiten construir un entendimiento conjunto sobre lo que es la sociedad, lo que necesita, y qué tipo de cosas deben suceder para que avance. Creo que, en ese sentido, los espacios interreligiosos son fundamentales.

Sin embargo, las comunidades religiosas no sólo deben reunirse para pensar y reflexionar unidas, sino también para actuar conjuntamente. Esa acción puede abarcar muchas cosas, desde contrarrestar el discurso de odio y la intolerancia. La lucha contra la discriminación, las expresiones de odio o la legislación sobre delitos de odio es ciertamente importante, pero tiene que ocurrir algo mucho, mucho más profundo.

Esto tiene que empezar a nivel local con las comunidades religiosas haciendo todo lo posible para trabajar con cada persona. Porque cuando se trabaja con otros a nivel de base, se llega al conocimiento mutuo, y así se evita que la ignorancia surja de la misma manera que cuando las comunidades viven juntas sin comprometerse.

Debe comenzar con niños de diferentes comunidades religiosas pensando y atendiendo conjuntamente las necesidades de su entorno local - y luego continuará a través de la juventud y en la edad adulta.

J: En cierto sentido, tenemos que volver a definir la forma en que nos comunicamos entre nosotros. Tenemos que pensar en cómo podemos crear una atmósfera de confianza en nuestra comunicación, en lugar de una atmósfera de desconfianza. Necesitamos un proceso real de compromiso y aprendizaje mutuo, de modo que una atmósfera positiva puede ser alimentada por el aprendizaje de un determinado fenómeno o realidad social.

¿Qué pasa con el cambio climático?

R: Se trata de redefinir completamente la forma en que funcionamos como sociedad, y comprender que nuestras suposiciones sobre la naturaleza humana, sobre el individuo, y sobre la sociedad en su conjunto, deben ser revisadas para que el cambio climático pueda ser abordado gradualmente.

Si vemos al individuo simplemente como un consumidor, entonces nuestras políticas están muy bien definidas. Tenemos economías que están hechas para proveer a ese individuo como consumidor, lo cual lleva a un consumo excesivo y a una sobreproducción, que a su vez tiene un efecto adverso sobre el medio ambiente.

Al abordar esto, las comunidades religiosas tienen un papel particular, porque definen al individuo de una manera particular. Consideran que el individuo es noble, está dotado de capacidad, tiene una dimensión moral que debe ser atendida, en lugar de sólo sus necesidades físicas y materiales.

Con una visión diferente del mundo sobre el individuo, las políticas pueden cambiar. Dado que el crecimiento económico no debería ser lo único que impulsa a la sociedad, se necesita algo más profundo.

Y, por último, ¿dónde entra la fe en el debate sobre la migración?

R: La migración enriquece diferentes lugares y ayuda a las sociedades a desarrollarse. Es una herramienta a través de la cual la civilización avanza - diferentes partes de la humanidad se unen y se enriquecen mutuamente.

Pero estamos muy preocupados por la migración de supervivencia – la de las personas que se ven obligadas a dejar sus hogares. Esto puede tomar muchas formas: personas que huyen de la guerra y la persecución, la inestabilidad política, la opresión económica, la falta de esperanza en el futuro, la ausencia de perspectiva de alimentar a sus familias.

¿Cómo se configura nuestro orden económico actual para que, por ejemplo, se impida que surja una economía local africana? Es necesario revisar ese orden económico para que se puedan hacer realidad los principios de igualdad y prosperidad mundiales, que son elementos clave de la fe y la religión.

 

Jeff Simon es oficial de políticas de la Comunidad Internacional Bahaí. Participó en todas las etapas de las consultas del Foro Interreligioso del G20 de este año.

Rachel Bayani representa a la Oficina de Bruselas de la Comunidad Internacional Bahaí. Antes de unirse al grupo, trabajó como abogada en las Naciones Unidas y en la Unión Europea.

RELATED FEATURES

Europe
A lo largo de las sinuosas calles empedradas del centro de la ciudad, los representantes de las distintas comunidades...Read more
Europe
Cuando tenía siete años, una de las compañeras de juego de Ruth Ouazana anunció que no quería contagiarse "la enfermedad...Read more
Europe
La Dra. Scherto R. Gill es investigadora jefe del Instituto de Investigación GHFP, un centro de investigación internacional...Read more