Loading...

NUESTRAS HISTORIAS

Mientras el COVID-19 aviva el discurso de odio contra las comunidades religiosas y étnicas, la comunidad internacional apela a los líderes religiosos para que den su apoyo

UN Secretary General Guterres sits at table
Secretary General Guterres launches the KAICIID-supported “Plan of Action: For Religious Leaders and Actors to Prevent Incitement to Violence that Could Lead to Atrocity Crimes” at United Nations Headquarters in 2017.

Ante una pandemia mundial y los crecientes llamamientos a la violencia contra las comunidades minoritarias, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, emitió un llamamiento mundial en mayo del año pasado para detener el discurso de odio relacionado con el COVID-19.

En aquel entonces, la primera ola de la pandemia ya había instigado lo que Guterres llamó "un tsunami de odio y xenofobia, chivos expiatorios y alarmismo" en países de todo el mundo.

En la República Centroafricana, las amenazas de violencia contra los extranjeros por temor a la infección por el COVID-19 obligaron a las Naciones Unidas a suspender los viajes internos del personal de mantenimiento de la paz y a instituir medidas de seguridad adicionales para proteger al personal internacional.

En Tel Aviv, los investigadores advirtieron de un aumento del sentimiento antisemita, provocado por las teorías de conspiración del COVID-19. En el Reino Unido, la India y Sri Lanka, el ataque en línea se dirigió a las comunidades musulmanas, y, las Naciones Unidas informaron de falsas acusaciones de que los migrantes y los refugiados eran fuentes del virus por todo el mundo.

Nueve meses después, el discurso de odio relacionado con el COVID-19 contra grupos religiosos y étnicos sigue aumentando, ya que el mundo se enfrenta a nuevas oleadas de casos de coronavirus.

"Las minorías étnicas o religiosas seguirán siendo el blanco de los discursos de odio mientras esta pandemia continúe y el nivel de odio no disminuya", comenta Simona Cruciani, Oficial de Asuntos Políticos de la Oficina de las Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger (OSAPG).

Four religious leaders sit together at table

"Basándonos en la vigilancia y el análisis que llevamos a cabo, estamos muy preocupados por las últimas tendencias. Hemos hecho que los líderes políticos se refieran al virus como el 'virus chino' y estamos viendo tendencias crecientes de antisemitismo y odio antimusulmán, con personas de estos grupos religiosos acusadas de propagar el virus".

En mayo de 2020, la OSAPG publicó una nota de orientación sobre cómo abordar y contrarrestar el discurso de odio relacionado con el COVID-19. El documento incluye a los líderes y agentes religiosos como figuras influyentes que se pronuncian activamente "contra los discursos de odio, la desinformación, la desinformación y las teorías de conspiración relacionadas con el COVID-19".

"Realmente creemos que estos actores juegan un papel esencial en los tres pilares de las Naciones Unidas, que son la paz y la seguridad, los derechos humanos y el desarrollo", dijo Cruciani.

Tras la publicación de la nota de orientación, la Oficina del Asesor Especial sobre la Prevención del Genocidio (OSAPG por sus siglas en inglés), junto con la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas (UNAOC por sus siglas en inglés) y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH por sus siglas en inglés), celebró una consulta virtual con líderes religiosos y organizaciones confesionales, que dio lugar a una promesa de acción mundial para hacer frente a la pandemia del COVID-19.

Los firmantes del documento se comprometieron a levantarse "contra la incitación al odio y los crímenes de odio, la xenofobia, el racismo y todas las demás formas de discriminación".

"Para nosotros esto es una prioridad", dijo Cruciani.

La promesa se hizo después de dos documentos históricos publicados por las Naciones Unidas, en los que se pedía un mayor compromiso de las comunidades religiosas para poner fin a los discursos de odio y a la incitación a la violencia. El primero, presentado en 2017 por el Secretario General Guterres, fue un Plan de Acción desarrollado con el apoyo del KAICIID para ayudar a los líderes religiosos a prevenir los crímenes atroces. El segundo, publicado en junio de 2019, fue una estrategia y plan de acción sobre los discursos de incitación al odio en la que se reconocían las crecientes tendencias de xenofobia, racismo e intolerancia, en particular contra las comunidades religiosas.

Adama Dieng stands at podium and speaks to audience at the KAICIID Power of Words Conference

En ambos documentos se reconoce que las expresiones de odio suelen ser precursoras de crímenes atroces, incluido el genocidio, como ha demostrado la historia desde Rwanda, pasando por las fosas comunes de Srebrenica, hasta los campos de exterminio de Camboya.

Cruciani cree que los planes de acción son importantes porque la incitación al odio suele ser una zona gris dentro del derecho internacional. En lugar de prohibir directamente las expresiones de odio, el derecho internacional prohíbe "la incitación a la discriminación, la hostilidad y la violencia". La decisión de enjuiciar o no las expresiones de odio que caen por debajo del umbral legal de incitación se deja en manos de los Estados, y muchos gobiernos se han esforzado por equilibrar la rendición de cuentas con la libertad de expresión.

"Esto ya es una triste realidad en muchos contextos", explicó Cruciani. "Las políticas y prácticas para combatir la incitación al odio tienen que estar en consonancia con la legislación de derechos humanos, pero vemos que en los casos en que los Estados aplican leyes sobre la incitación al odio que no caen bajo el umbral de la incitación, esas mismas leyes pueden utilizarse para limitar la libertad de expresión y de opinión. Por ello, la incitación al odio debe combatirse con más discurso, difundiendo las contra-narrativas y defendiendo las normas internacionales de derechos humanos".

El mes pasado, la Comisión Europea introdujo su propia legislación, diseñada para hacer frente a los contenidos ilegales y la desinformación en línea, respetando al mismo tiempo la libertad de expresión. Si se aprueba, la Ley de Servicios Digitales seguirá a otras medidas adoptadas a nivel de la UE, como el Código de Conducta para Contrarrestar la Expresión Ilegal de Odio en Línea.

La Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA) también espera introducir un conjunto de principios rectores para alentar la denuncia de incidentes de odio.

"Se trata de un elemento central de la lucha contra el odio: es necesario denunciar esos incidentes para poder investigarlos y enjuiciarlos", comenta Michael O'Flaherty, director de la FRA.

Desde el comienzo de la pandemia, la FRA ha publicado boletines periódicos en los que se analiza el impacto de los mensajes de odio a causa del COVID-19. Según O'Flaherty, las organizaciones religiosas tienen un papel crucial que desempeñar cuando se trata de concienciar sobre las expresiones de odio, así como de apoyar a las víctimas.

"A menudo, la gente es reacia a denunciar los incidentes a las autoridades por diversas razones y está más dispuesta a confiar en las organizaciones comunitarias de confianza", dijo.

Rabbi Hofmeister stands at podium at KAICIID Power of Words Conference. Behind him sit 5 religious leaders.

Basándose en las pruebas recogidas por la FRA, O'Flaherty cree que los medios sociales pueden ser tan útiles para combatir el discurso del odio, como para promoverlo.

"Los medios sociales tienen el potencial de difundir el odio, pero también de contar historias positivas. Nuestros boletines COVID muestran cómo las organizaciones de la sociedad civil y las personas de origen asiático utilizan los medios sociales para responder a los discursos de incitación al odio mediante la recopilación de información sobre incidentes xenófobos y la sensibilización".

Stephen Ojapah, becado del KAICIID, ha comprobado que esto es cierto en su país natal, Nigeria, donde la pandemia ha ahondado enormes brechas socioeconómicas y ha alimentado las tensiones en comunidades divididas por la violencia sectaria.

Ojapah es un sacerdote católico de una diócesis situada en el Estado de Sokoto, predominantemente musulmán, y miembro del Foro de Diálogo Interreligioso para la Paz (FDI), apoyado por el KAICIID. Ha trabajado con líderes cristianos y musulmanes en los últimos años utilizando los medios de comunicación social para contrarrestar el odio, especialmente durante las tensas elecciones políticas que a menudo desencadenan campañas de desinformación y brotes de violencia religiosa y étnica.

"Antes de las elecciones de 2019, los medios sociales estaban llenos de discursos de odio dirigidos a cristianos o musulmanes", dijo.

Estas tensiones no se intensificaron hasta 2020 con la llegada de la pandemia. Con la esperanza de utilizar su influencia en la comunidad como plataforma para la paz, Ojapah se unió a la campaña de concienciación del COVID-19 organizada por el Centro Kukah, un instituto político con sede en Nigeria.

"Hemos visto un mal uso de los medios sociales en el contexto del COVID-19, pero la gente también usó los medios sociales para contrarrestar los efectos de los discursos de odio. Definitivamente se puede encontrar un balance positivo si trabajamos en ello", dijo Ojapah.

Si bien al principio de la pandemia varios dirigentes políticos y religiosos culparon a sus rivales de la propagación del virus, Ojapah cree que las campañas de sensibilización en los medios sociales ayudaron a frenar la difusión de información errónea y los discursos de incitación al odio.

"Durante las etapas iniciales hubo un problema", dice Ojapah. "Se propagaba mucha información falsa, pero usamos los medios sociales como herramienta para corregir esas anomalías y, en algún momento, los líderes religiosos comenzaron a ponerse en línea. Esto ha ayudado enormemente".

¿Quiere saber más sobre lo que los agentes religiosos pueden hacer para detener el discurso de odio y prevenir los crímenes de atrocidades? Descargue el Plan de Acción de las Naciones Unidas para Líderes y Actores Religiosos para Prevenir la Incitación a la Violencia que Podría Conducir a Crímenes de Atrocidades, apoyado por el KAICIID.

RELATED FEATURES

International
Los discursos de odio se intensifican tras el COVID-19 A pesar de que el año pasado las Naciones Unidas pidieron un alto el...Read more
International
Uzair Ben Ebrahim, defensor de la justicia social, era miembro del Consejo de Representantes Estudiantiles de la Universidad...Read more
Jon Rasmussen participating in a WOSM workshop in Austria
International
Cuando el COVID-19 comenzó a impactar al mundo en marzo con el aumento de las cifras de muertos, la pérdida de empleos y el...Read more