Loading...

Más allá de las vacunas, el Shanti Ashram ofrece ayuda holística a las comunidades vulnerables

18 Mayo 2022

En una de las últimas notas que dejó Mahatma Gandhi en 1948, escribió:

Os daré un talismán... Recordad el rostro del hombre o la mujer más pobre y débil que hayáis visto, y preguntaos si el camino que recorréis va a ser de alguna utilidad para él o ella... Entonces veréis que vuestras dudas y vuestro yo se desvanecen.

Para el Dr. S.R. Subramanian, coordinador de programas del Shanti Ashram de Coimbatore (India), esta cita le acompaña cuando se enfrenta a la inmensidad de la pandemia del COVID-19.

La confluencia de retos que el COVID-19 ha impuesto a los pobres y vulnerables pesa mucho sobre Subramanian. Pero mientras contempla la sabiduría de Gandhi, considera el enfoque de Shanti Ashram para abordar los problemas superpuestos que presenta la pandemia.

“Shanti Ashram es un laboratorio creativo en el que nos reunimos para abordar los problemas a los que se enfrenta nuestra comunidad", dice, "trabajamos con la gente a la que servimos para encontrar soluciones comunes.”

¿La principal de esas soluciones? La vacunación.

En el Shanti Ashram, la vacunación es más que un medio para combatir una enfermedad concreta. Es una especie de talismán que ofrece la oportunidad de abordar una serie de problemas, dijo Subramanian.

"Las vacunas son una forma de abordar la salud holística de las comunidades con las que trabajamos", dijo, "y está demostrando ser el primer paso para ayudar a las personas, las familias y las comunidades religiosas a integrar múltiples aspectos de la salud en su vida cotidiana".

La salud "no es sólo la ausencia de enfermedad o dolencia"

La dra. Kezevino Aram, miembro de la Junta Directiva del KAICIID, dirige el Shanti Ashram como su presidente desde 2014. Explicó que su enfoque en la vacunación proviene de dos fuentes: la ciencia y las escrituras a las que ella y otros acuden en el Ashram. Ambas hablan de la naturaleza multivalente de desafíos como la pandemia de COVID-19.

    La ciencia y las escrituras nos dicen que las cosas no se desarrollan de forma aislada", dijo Aram, "están conectadas con otras dinámicas sociales como el bienestar físico y mental".

    "Esta pandemia ha puesto de manifiesto la importancia de la salud en todas sus dimensiones: mental, física, social y espiritual", dijo.

Para Aram, esta definición de salud coincide con la de la propia Organización Mundial de la Salud. Afirmando que la salud "no es sólo la ausencia de enfermedad o dolencia", el Shanti Ashram suministra vacunas que salvan vidas "sin distinción de raza, religión, creencia política, situación económica o social", pero también trabaja para ayudar a quienes están a su cuidado a "prosperar en todas las dimensiones de la vida y la salud".

Médico de formación, Aram aprecia los avances que la ciencia ha aportado para hacer frente a crisis de salud pública como el COVID-19 o, en su caso, la pandemia de VIH/SIDA.  Sin embargo, durante su formación, descubrió que las dimensiones sociales y espirituales de la salud se ignoraban en gran medida.

Aram cree que la pandemia del COVID-19 ha ayudado a recordar a los organismos gubernamentales y a las organizaciones intergubernamentales que, cuando se utiliza la ciencia como medio para el progreso de la sociedad, "el diálogo con las comunidades religiosas no sólo es extremadamente importante, sino absolutamente necesario", dijo.

Un marco más holístico para abordar la desigualdad en las vacunas

Este es el caso en particular cuando se trata del problema actual de la equidad de las vacunas. Mientras que algunos países desarrollados están poniendo en marcha su tercera y cuarta ronda de vacunación contra el COVID-19, muchos países de ingresos bajo y medios siguen luchando por vacunar a su población.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la inequidad en la vacunación no sólo dejará a millones o miles de millones de personas vulnerables al virus, sino que "profundizará la desigualdad y exagerará la brecha entre ricos y pobres, y revertirá décadas de progreso en el desarrollo humano que tanto costó lograr".

Aram afirmó que el marco moral global inherente a los enfoques de la ONU y la OMS no ha sido lo suficientemente desafiante como para evitar el acaparamiento, el despilfarro y otras cuestiones que contribuyen a la desigualdad de las vacunas. Para ella, las comunidades religiosas pueden ayudar a proporcionar un fundamento ético que haga hincapié en la naturaleza interseccional de la pandemia, en la necesidad de abordar la salud integral y los problemas de interdependencia, y en la necesidad de considerar cómo la equidad de las vacunas es imperativa para todos.

De este modo, los programas de vacunación como el de Shanti Ashram sirven para recordar que "cuando la ciencia, la sociedad y la espiritualidad dialogan, somos capaces de dar a la gente común una respuesta mucho más integrada a los problemas de la vida, en lugar de una respuesta fragmentada", dijo.

Abordar la brecha de género

Mónica Cristina, miembro del personal del Shanti Ashram, explicó que una de las facetas de esta desigualdad que intentan abordar es la brecha de género.

Cristina dijo que por cada 1.000 hombres vacunados en India, sólo hay 954 mujeres. "Se trata de una brecha importante", dijo. Hay múltiples razones para ello, dijo Cristina, desde que los hombres tienen más acceso a las vacunas a través de las instituciones con las que trabajan hasta el hecho de que muchas mujeres consideran que no pueden permitirse el lujo de tomarse un día libre del cuidado de sus familias para recibir la vacuna.

A través de su programa "Vacunación para todos", el Ashram emplea una combinación de movilización comunitaria, asociaciones públicas y privadas y cooperación interreligiosa para hacer frente a las dudas sobre la vacunación y llegar a las comunidades más vulnerables, como los pobres, las personas con comorbilidades y las mujeres.

Al dirigirse directamente a los habitantes de Combiatore y abordar sus mayores preocupaciones y preguntas a través del diálogo, Shanti Ashram está llegando a aquellos a los que no llegan los programas institucionales de vacunación, dijo Cristina.

Hasta ahora, el Shanti Ashram ha podido vacunar a 3.320 personas a través de 43 sesiones de vacunación en hospitales, en sus instalaciones y a través de un servicio móvil, sin desperdiciar una sola dosis de la vacuna.

El diálogo interreligioso, clave del éxito

El diálogo con otros socios religiosos ha sido clave para el éxito del programa. Trabajando con las comunidades locales hindúes, musulmanas y cristianas, Subramanian dijo que están "abordando juntos las dudas sobre las vacunas entre las poblaciones vulnerables".

Este trabajo se ha visto respaldado por el apoyo y la colaboración constantes de KAICIID, dijo Subramanian. "El KAICIID y Shanti Ashram mantienen una larga y productiva colaboración", dijo. Al proporcionar inspiración y apoyo a sus colaboraciones interreligiosas, el KAICIID ha ayudado a Shanti Ashram a avanzar hacia objetivos compartidos con otras comunidades religiosas.

"Como organización gandhiana, trabajamos con cualquier institución con objetivos compartidos para hacer el trabajo", dijo Subramanian.

Esa voluntad de convocar a múltiples partes interesadas para abordar los problemas más acuciantes a los que se enfrenta la humanidad hoy en día -ya sea una pandemia o el cambio climático, la incitación al odio o los conflictos violentos- recuerda a Subramanian y a sus colegas del Shanti Ashram otra cita de Gandhi.

    "Gandhi dijo que 'el futuro depende de lo que hagamos hoy'", citó Subramanian, "y lo que estamos haciendo hoy es reunir a la gente para que comparta información, se alinee y resuelva problemas".

    "Esta es nuestra política y estrategia estándar, tanto para las vacunas como para cualquier otro asunto que se nos plantee", dijo.

RELATED FEATURES

Asia
"¿Sigue existiendo la esclavitud hoy en día?", se pregunta un provocador post de Instagram de la organización indonesia...Read more
Asia
El barrio de Kovaipudur tiene una reputación. Situado en las estribaciones de la cordillera de Sahyadri y parte de la ciudad...Read more
Asia
Heredar el legado de un padre nunca es fácil, especialmente cuando ese padre fue el primer presidente indonesio elegido...Read more