Loading...

Los mediadores interconfesionales se esfuerzan por poner fin a la creciente violencia en Nigeria

12 Mayo 2021
Religious and traditional leaders gather at the General Assembly of the Interfaith Dialogue Forum for Peace. Engaging local leaders is essential in conflict prevention, especially in rural communities. Photo: Godwin Oisi

A pesar de los llamamientos a un alto el fuego mundial durante la pandemia del COVID-19, el terrible conflicto existente en Nigeria ha continuado de forma constante durante el año pasado. Los secuestros de alto perfil por parte de Boko Haram y otros grupos extremistas han dominado los titulares internacionales, y la inseguridad alimentaria y el elevado desempleo, exacerbados por una economía mundial en crisis, han provocado nuevos disturbios.

Sin embargo, en medio de la violencia en toda Nigeria, las unidades locales de mediación interreligiosa apoyadas por el KAICIID se han centrado en el conflicto entre agricultores y pastores, menos conocido, pero desproporcionadamente mortífero. Los miembros de las unidades creen que los promotores de la paz de base están en una posición única para detener el derramamiento de sangre, especialmente porque entienden los desafíos de sus comunidades inmediatas.

"La seguridad es mala", dijo Abigail Gire, miembro del grupo de mediación del estado de Benue. "Todo se ha visto obstaculizado por la crisis entre agricultores y pastores".

Los pastores nómadas fulani, que viajan cada año hacia el sur por la vasta región africana del Sahel en busca de agua, se han enfrentado a los agricultores locales nigerianos por la disminución de los recursos. Como los pastores son predominantemente musulmanes y los agricultores son mayoritariamente cristianos, el conflicto ha adquirido tintes religiosos.

A pesar de que rara vez aparece en las noticias, el conflicto entre agricultores y pastores de Nigeria es seis veces más mortífero que la insurgencia de Boko Haram, y se ha cobrado miles de vidas. Además, también ha instigado una crisis de refugiados de proporciones masivas.

Según Gire, los campos de desplazados internos controlados por el gobierno en el estado de Benue están desbordados. "Tenemos ocho campamentos con más de 2.000 personas en cada uno, la mayoría de las cuales son niños", dijo. "Muchos jóvenes están luchando por sobrevivir".

Cohesión social en acción

Los miembros de las unidades de mediación interconfesional utilizan técnicas de alerta y respuesta temprana (EWER, por sus siglas en inglés) para identificar signos de conflicto o calmar las crecientes tensiones intercomunitarias. Existen diez de estas unidades en los estados del norte y del sur de Nigeria, creadas con el apoyo del KAICIID y del Foro de Diálogo Interconfesional para la Paz (IDFP, por sus siglas en inglés).

Debido a la importancia de la religión, especialmente como factor de identidad en Nigeria, la mezcla de líderes diversos de las comunidades cristianas y musulmanas de las unidades ha sido un ejemplo visual de cohesión social interreligiosa en acción.


¿Qué son los sistemas de alerta y respuesta temprana (EWER)?


Gire dice que este frente unido les ha ayudado a apoyar a los gobiernos locales para detener la violencia antes de que comience. "Hace poco tuvimos un problema de seguridad en uno de nuestros gobiernos locales en el que se hablaba de hacer que el ejército resolviera ciertas cuestiones. El gobierno recurrió a los líderes religiosos para calmar la situación".

Además, añade, durante una situación reciente en Guma, donde granjeros y pastores están habitualmente "enfrentados", las unidades locales de mediación reunieron a dos personas en disputa y les ayudaron a resolver sus diferencias, animándolos incluso a compartir una comida juntos.

"Hay un dicho que dice que es mejor prevenir que curar", comenta Gire. "Cada vez que tenemos una intervención en estas reuniones, la gente se sienta y escucha y se adhiere a las cosas que se le dicen. Por eso es muy importante que los líderes religiosos reciban formación sobre los sistemas de EWER."

"La respuesta temprana es proactiva"

Muhammad Chindo Bose, copresidente de la unidad de mediación del estado de Taraba, afirma que la formación en técnicas EWER ofrece a los líderes religiosos las herramientas necesarias para adoptar un enfoque proactivo en la mediación de conflictos, una estrategia especialmente importante en países como Nigeria, donde las fuerzas de seguridad del gobierno no dan abasto y las comunidades rurales suelen estar abandonadas a sus propios medios.

"Nos hemos encargado, cada vez que hay una crisis en un lugar, de establecer un enlace con los líderes religiosos de la comunidad y encontrar formas de abordar los problemas nosotros mismos", dijo Bose. "La seguridad es reactiva, mientras que la respuesta temprana es proactiva".

Además de la crisis entre agricultores y pastores, Bose ha intermediado activamente en las tensiones interreligiosas de Taraba, incluida una crisis reciente entre un hombre musulmán y una mujer que se había convertido recientemente del cristianismo al islam. Después de que ella desafiara a sus padres y se fuera a vivir con el hombre, sus padres llevaron el asunto a los tribunales, alegando que había sido secuestrada, dijo Bose.

"Los convocamos y nuestros centros de mediación formados por cristianos y líderes musulmanes resolvieron el asunto inmediatamente", dijo Bose. "Nadie quiere una crisis".

WaheedAbdul Lawal, copresidente de la Unidad de Mediación Interconfesional del estado de Oyo, afirma que las tensiones entre agricultores y pastores en su estado se han intensificado en los últimos meses, ya que los fulani han ocupado ilegalmente tierras de cultivo en al menos diez zonas gubernamentales.

"Hay informes diarios de que los pastores están llevando su ganado a las granjas yoruba y comiendo sus cultivos", dijo Lawal. "Los agricultores se quejan de la incesante destrucción de las tierras de labranza por parte de los fulani, lo que suele provocar conflictos".

Dar una oportunidad a la paz

Lawal afirma que, en estos casos, la cercanía con la comunidad permite a los líderes religiosos mediar con éxito en los conflictos de un modo que los funcionarios del gobierno a veces no pueden.

Las horas de oración y las reuniones periódicas en los lugares de culto, añade, ponen a los líderes religiosos en contacto regular con sus feligreses. "Les resulta fácil estar informados de las primeras señales de alarma y responder rápidamente. A causa de la burocracia, el gobierno tardaría en responder a algunas de ellas. Reforzamos, apoyamos y seguimos sensibilizando a los líderes religiosos para que respondan adecuadamente".

Gire explica que, a pesar de la voluntad de proporcionar más oportunidades de formación a los líderes religiosos, la pobreza y la tecnología siguen siendo problemas acuciantes en el país. "Queríamos convocar a los líderes religiosos y a los funcionarios del gobierno local, para llegar a todos los rincones del estado. Pero el reto es que la mayoría de los líderes religiosos están refugiados y no tienen teléfono".

En su propio estado, Lawal también espera conseguir más financiación para organizar más programas y ampliar el alcance, sobre todo porque los esfuerzos iniciales han tenido mucho éxito.

"Estamos instando a la gente a dar una oportunidad a la paz", dijo Lawal, "y afortunadamente la gente está respondiendo".

RELATED FEATURES

Africa
En Nigeria, la campaña de vacunación e información está permitiendo a los líderes religiosos y tradicionales hacer una mayor...Read more
Africa
La educación está amenazada en gran parte de las zonas rurales de Nigeria, ya que muchos niños han sido desplazados a causa...Read more
Africa
A principios de este año, una organización internacional de derechos humanos que trabaja en la prevención de crímenes...Read more