ONZE VERHALEN

"Lo que nos hace diferentes y lo que nos separa también puede unirnos"

En una cafetería de una concurrida calle principal de Ilford, Londres, Asma Shuweikh relata el incidente que le dio notoriedad a nivel internacional.

En noviembre de 2019, Shuweikh se encontró siendo el centro de la atención de los medios sociales globales después de que un breve vídeo de su viaje en el metro de Londres se hiciera viral. Shuweikh, que se crió en el barrio londinense de Barnett, pero que ha vivido en Birmingham durante la última década, estaba visitando a su familia y amigos en la capital. Una mañana, mientras se encontraba en la línea norte desde Golders Green hasta Leicester Square, fue testigo de cómo un pasajero masculino se abalanzó a su lado para lanzar un feroz ataque verbal antisemita contra un pasajero judío y su esposa. El hombre también amenazó a los dos hijos del pasajero judío.

En el vídeo viral, que dura menos de dos minutos, se puede ver a Shuweikh interviniendo para calmar al atacante, apelando tranquilamente a su mejor naturaleza y llamando la atención sobre la presencia de los hijos del hombre. El incidente completo duró unos 15-20 minutos.

Mientras Gran Bretaña sufre un aumento en los incidentes antisemitas –los últimos datos de 2019 muestran un aumento del diez por ciento con respecto a 2018–, la experiencia de Shuweikh fue un ejemplo exitoso de lo que suponen la moderación y el diálogo interreligioso. En los días siguientes, su caso fue ampliamente elogiado por los políticos británicos, las figuras religiosas y la gente común en los medios de comunicación social.

En una declaración publicada más tarde por la Campaña contra el Antisemitismo, el padre judío, que prefirió mantenerse en el anonimato, dijo que estaba "extremadamente agradecido" a Shuweikh por su intervención. "Estamos seguros de que, sin su intervención, el hombre habría continuado con su ataque, el cual podría haber llegado incluso a la violencia física", dijo.

El atacante, cuyo nombre y edad no han sido revelados por la policía, fue detenido más tarde como sospechoso de haber cometido un delito de orden público con agravantes raciales.

Shuweikh dijo que se dirigía a visitar a una amiga en el hospital cuando vio al agresor. "Estaba subiendo a la línea norte en la estación de Golders Green. En ese momento el hombre vio a la familia judía, pasó corriendo junto a mí y les dijo: '¿son ustedes judíos?' Los estaba señalando y fue entonces cuando comenzó todo el acoso antisemita hacia ellos. Decía cosas como 'no son verdaderos judíos', 'son impostores' y 'van a ser mis esclavos'. Dijo cosas que yo nunca antes había escuchado".

Según recuerda Shuweikh, la voz del hombre se hizo más fuerte a medida que se animaba. Y decidió interrumpirle cuando él comenzó a increpar a los niños. "Fue entonces cuando pensé que era demasiado. Estaba hablando realmente mal".

Dijo que no tenía ni idea de que se había publicado un vídeo del incidente en los medios de comunicación social hasta varias horas después, cuando alguien le envió un enlace y le preguntó si era ella. Shuweikh revisó los medios sociales y descubrió que el vídeo ya había sido compartido miles de veces. "No podía creerlo. Nunca sabes cuándo va a haber alguien grabándote. Los comentarios que recibí fueron muy inspiradores y muy amables".

Menos de un mes después del incidente, Shuweikh ya había concedido más de treinta entrevistas a medios de comunicación nacionales e internacionales, incluyendo la BBC y el Canal 5. "No pensé en ello entonces", dijo sobre su intervención. "Sólo pensé que no quería permitir que eso sucediera".

"Esta es la primera vez en la historia que he visto a la gente decir cosas buenas sobre los musulmanes", añadió. Estoy haciendo estas entrevistas porque espero que esto pueda servir de inspiración a otras personas para actuar cuando vean una injusticia". Creo que soy el ejemplo de muchos otros que piensan como yo". Cuando algunas personas ven a una mujer con un jiyab, piensan que es callada, que está oprimida, que no va a decir nada". Se equivocan. Vamos a decir algo".

Shuweikh, que estudió en escuelas cristianas, judías y musulmanas en Londres, dijo que siempre se ha sentido obligada a hacer frente a cualquier forma de intolerancia. "Como musulmana practicante me han enseñado a enfrentar la injusticia", dijo. "Es como somos, en realidad. No importa de qué raza sea la víctima o de qué religión sea. Si ves una injusticia, entonces tienes que hablar. De una manera que no te ponga en peligro y, si no puedes, haz algo como llamar a la policía, pero no hagas la vista gorda".

Su madre le enseñó la importancia de la tolerancia y la educó en el Islam. "Nuestro profeta Mahoma (la paz sea con él) tenía vecinos judíos y amigos cristianos que lucharon junto a él en la época en la que el Islam estaba surgiendo. Ese fue mi modelo a seguir en cierto modo porque sabía que me convertiría en ciudadana y vecina".

"Sólo porque seas musulmán no significa que no sepas cómo convivir con alguien de otra religión. No significa que si eres musulmán no sepas cómo integrarte en la sociedad británica. Nací aquí en Londres y me veo a mí misma como una ciudadana británica. Esto es lo que yo llamo hogar. Si veo algo malo, entonces sé que hay que hacer algo y, como ciudadana, sé que tengo que solucionarlo".

Como antigua víctima de la islamofobia, Shuweikh dijo que sintió compasión por la familia judía de inmediato. Ella misma, en 2010, sufrió abusos verbales por parte de un pasajero en un autobús. "Una persona me llamó cabeza de trapo, me llamó terrorista y me escupió antes de bajar del autobús".

Shuweikh espera que cualquiera que vea el vídeo del incidente de noviembre en la línea Norte lo vea como una llamada a la tolerancia. "Lo que nos hace diferentes y lo que nos separa también puede unirnos. Me gusta aprender sobre las religiones y las creencias de otras personas. En cierto modo, es algo que enriquece nuestra vida y nos hace menos estrechos de miras". Es una lección para que la gente no sea antisemita, es una lección para que la gente no sea islamófoba y no juzgue a alguien por el color de su piel. Es una lección para todos".

RELATED FEATURES

Europe
Del 16 al 17 de febrero, ocho miembros del Consejo de Liderazgo Musulmán-Judío (MJLC) , apoyado por el KAICIID, se reunieron...Read more
Europe
Esta semana se celebra el décimo aniversario de la Semana Mundial de la Armonía Interconfesional de las Naciones Unidas, en...Read more
Europe
​​​​​​ En el 2019 hablamos mucho de las palabras, de su poder para discriminar e incitar a la violencia, y de su poder para...Read more