Loading...

La primera ronda de proyectos de Dialogue60 se centró en la lucha contra el discurso del odio

02 Jul 2021
Dr. Rania AlAyoubi decided to share her skills and knowledge with people from different backgrounds.

Cuando el COVID-19 golpeó a Jordania en 2020, la Dra. Rania AlAyoubi sabía que todas las dificultades y tensiones provocadas por la pandemia crearían un entorno fértil para la propagación del odio, a menos que se garantizara una respuesta rápida y constructiva al problema para apoyar la cohesión social.

Por este motivo, la antigua becada del Centro, que ahora también forma parte del proyecto She for Dialogue del KAICIID, decidió compartir sus habilidades y conocimientos en los campos del desarrollo de capacidades y el pensamiento creativo con personas de diferentes orígenes, para que pudieran convertirse en "ciudadanos activos" en la lucha contra el discurso del odio.

La iniciativa Tangram de AlAyoubi, llevada a cabo en estrecha colaboración con el Ministerio de Educación de Jordania, proporcionó cursos y actividades a más de 3.000 personas, entre ellas profesores de escuela, representantes de ONG, líderes religiosos y niños de entre 7 y 12 años. Según los cálculos de los organizadores, el número real de personas que se beneficiaron del proyecto, tanto directa como indirectamente, es al menos el doble, ya que parte de sus objetivos era formar en comunicación para que los participantes pudieran difundir la concienciación incluso fuera del ámbito del proyecto.

El proyecto de AlAyoubi fue una de las 60 iniciativas puestas en marcha el año pasado en el marco del proyecto de subvenciones #Dialogue60 del KAICIID. Entre todas las propuestas, hubo hasta 25 iniciativas que se centraron en la lucha contra el discurso del odio y se llevaron a cabo en Egipto, Líbano, Mauritania, Marruecos, Sudán y Túnez.

El proyecto #Dialogue60, que se prepara para iniciar su segunda ronda para 2021, forma parte del programa de la Región Árabe del KAICIID, apoyado por la Plataforma Interreligiosa para el Diálogo y la Cooperación (PIDC). Su objetivo es proporcionar apoyo a los profesionales del diálogo en diferentes países árabes con el fin de mejorar la cohesión social. La lucha contra el discurso del odio está entre sus temas principales, junto con la promoción del diálogo para la ciudadanía común y la movilización de las redes interreligiosas para una respuesta común de COVID.

“Todo comenzó en 2019, cuando organizamos una conferencia mundial sobre el papel de la religión, los medios de comunicación y los líderes políticos en la lucha contra el discurso del odio", dice Waseem Haddad, director principal del programa del KAICIID para la Región Árabe".

"Dentro de nuestra plataforma contábamos con diferentes líderes religiosos e instituciones confesionales de varios países árabes y sabíamos que, si queríamos trabajar juntos para promover la coexistencia pacífica, la ciudadanía común y el respeto a los demás en esta región, el discurso del odio sería un enorme obstáculo para nuestros objetivos. Así que decidimos apoyar a la sociedad civil, a las instituciones religiosas, a los líderes políticos, así como a los individuos activamente comprometidos en su lucha para contrarrestar y prevenir el discurso del odio".

Un enfoque en la diversidad

Según Samira Luka, miembro del IPDC y directora de Diálogo de la Organización Evangélica Copta de Servicios Sociales, el discurso del odio está muy extendido en el mundo árabe. "Puede golpear a las personas en función de su género o su origen social y, por supuesto, también en función de su religión".

Según Luka, el discurso del odio por motivos religiosos es especialmente difícil de erradicar. Por esta razón, las sesiones de diálogo que incluyen a participantes de diferentes orígenes confesionales y nacionales, fueron cruciales para el éxito de la mayoría de los proyectos de #Dialogue60 centrados en la lucha contra el discurso del odio.

“Dentro de nuestra iniciativa, pusimos el foco en la diversidad", dice AlAyoubi. "Intentamos abarcar todos los componentes diversos dentro del contexto jordano: Entre los participantes había musulmanes y cristianos, así como personas de otras comunidades religiosas. Organizamos los cursos de formación en la capital, pero también en otras ciudades, para garantizar la descentralización. También abarcamos varias nacionalidades".

En Irak, otro proyecto centrado en la lucha contra la incitación al odio consiguió ofrecer a los participantes de minorías religiosas víctimas de la violencia sectaria y la discriminación una plataforma segura para dialogar e interactuar con miembros de otras comunidades.

Coordinado por el formador en desarrollo humano yazidí Saher Merza Darwish, el Grupo de Diversidad Iraquí reunió a 40 participantes de las comunidades yazidí, cristiana y musulmana, que se reunieron en cuatro ciudades diferentes para debatir sobre el discurso del odio y las ideas erróneas sobre la religión.

Aunque algunos de los ##Dialogue60 se llevaron a cabo a nivel local, otros tuvieron un alcance más amplio, como el proyecto Through Dialogue, puesto en marcha por cuatro amigos de Egipto, Argelia, Líbano y Marruecos, que organizaron seis seminarios de diálogo en línea con ponentes de Jordania, Irak, Líbano, Palestina y Siria.

Decididos a promover el diálogo interreligioso y a luchar contra el discurso del odio dando ejemplo con su amistad, los organizadores, cuya formación religiosa es tanto cristiana como musulmana, también consiguieron producir una serie de seis gráficos animados que compartieron en YouTube.

Según Luka, encontrar medios nuevos y modernos para la lucha contra el discurso del odio es crucial para involucrar a las generaciones jóvenes y ampliar el alcance de las campañas de concienciación.


Más información: ¿Qué es el discurso del odio?

Utilizar el poder blando

 "Hay que encontrar los medios adecuados para llegar de forma eficaz a los distintos segmentos", dice Luka. "A algunas personas les gusta participar en conferencias y debates teológicos. A otros se les puede llegar utilizando el "poder blando": se pueden utilizar los medios de comunicación, el teatro, los dibujos animados, incluso las canciones. Pueden ayudar a llegar a diferentes segmentos y grupos, ya que a los jóvenes no les gusta demasiado sentarse y escuchar todo el tiempo. Prefieren la acción y esto les enriquece".

Las plataformas en línea, como los medios sociales, son una de las herramientas más eficaces para llegar al mayor número de personas posible. Su eficacia en la lucha contra la incitación al odio también radica en el hecho de que a menudo se utilizan para difundir el odio.

“Los responsables de difundir el discurso del odio utilizan las mismas herramientas que los que luchan contra él", dice Luka.

“"Dado que estos medios están disponibles, deberían utilizarse para aplicar técnicas diferentes y comprometer a más personas. Utilizar las mismas armas que tu enemigo, si queremos llamarlo así, puede ser muy eficaz", añade.

Dos jóvenes emprendedores sociales de Líbano utilizaron las campañas en línea en un proyecto destinado a prevenir el discurso del odio contrarrestando las noticias falsas en Trípoli, en el norte del país.

Obeida Takriti y Nour Melli formaron a 12 jóvenes de diferentes religiones y nacionalidades sobre habilidades relacionadas con los medios de comunicación y la cohesión social. Tras asistir a los cursos, los jóvenes participantes pudieron iniciar tres campañas en línea.

"Tú eres la ciudad", destinada a reforzar la ciudadanía y promover el activismo comunitario. "Hay muchas capas de discurso del odio y discriminación en la sociedad", dice Takriti. "Por eso una de nuestras campañas trataba de la relación de la gente con su ciudad. Mucha gente, sobre todo las generaciones mayores, se creen dueños y señores de la ciudad y hacen sentir a los jóvenes que no forman parte de la sociedad y que deben marcharse o quedarse en sus propios grupos pequeños. Esto es un error y crea tensiones

Otra campaña, "¡Sé mi amiga!", se centra en consolidar los valores familiares y abrir el espacio para que madres e hijas se comuniquen. Se basa en el principio de que los lazos familiares desempeñan un papel en la creación de una comunidad segura, libre de discursos de odio.

"Puede parecer un tema simple o básico, pero creemos que es uno de los principales en Líbano, especialmente en las partes más conservadoras de la sociedad", explica Takriti.

La tercera campaña pretendía concienciar contra las noticias falsas. "Queríamos promover la concienciación y la sensibilización sobre la importancia de no dar por sentada ninguna noticia, sino ejercer un pensamiento crítico", dice Melli.

El desarrollo de capacidades fue uno de los principales componentes del proyecto, ya que los participantes aprendieron a trabajar de forma autónoma respecto a los organizadores e incluso consiguieron dirigir un taller para 25 madres e hijas.

"Damos a estas personas mucha responsabilidad", dice Takriti. "No gestionamos las campañas directamente. Ellos se encargan de filmar y producir los contenidos y de interactuar con la prensa y la comunidad".

El camino a seguir

Haddad afirma que la lucha contra la incitación al odio seguirá siendo uno de los temas principales de las nuevas rondas de subvenciones del #Dialogue60.

"Alrededor del 30% al 60% de las nuevas propuestas tienen como objetivo el discurso del odio y sus implicaciones en el diálogo religioso, los medios sociales y las noticias", dice.

"Este año nos centraremos más en cómo podemos vincular a las organizaciones de la sociedad civil, las instituciones religiosas y los responsables políticos. Si queremos ver un cambio real y marcar la diferencia en esta región, tenemos que involucrar a los responsables políticos y a las instituciones."

 

RELATED FEATURES

Arab Region
Zaid Bahraluloom cree que la definición de ciudadanía en Irak está cambiando. Hoy en día, dice, la mayoría de los iraquíes...Read more
Two former students of psychodrama, have launched a unique initiative in Saudi Arabia
Arab Region
Dos antiguos alumnos de psicodrama, disciplina que utiliza técnicas de artes escénicas para establecer vías de entendimiento...Read more
Arab Region
Dirigido por jóvenes y con sede en la gobernación de Tafila, en el sur de Jordania, Family Tec es uno de los proyectos de...Read more