Loading...

La Plataforma de Diálogo Interconfesional de Nigeria funda una escuela en un campo de desplazados internos

28 Jul 2021
Left to right: Aisha, Salisu and Hajara. Photo: Godwin Oisi

La educación está amenazada en gran parte de las zonas rurales de Nigeria, ya que muchos niños han sido desplazados a causa de la violencia y las adversidades, y algunas escuelas han cerrado debido a los secuestros y la violencia.

La insurgencia de Boko Haram, así como los ataques mortales y los secuestros perpetrados por pastores y bandidos sin recursos, algunos de los cuales tienen como objetivo las escuelas, ya han agravado las oportunidades educativas de los niños de las zonas rurales de Nigeria, que siguen sufriendo la pandemia del COVID-19.

En la escuela infantil y primaria del campamento de desplazados internos de Pigba, los alumnos corean su entusiasmo, a menudo haciendo genuflexiones con las palabras "Buenos días, señor. Nos alegramos de verle. Que Dios le bendiga". Esta forma de saludar, común en las escuelas urbanas, fue adoptada por los alumnos cuando empezaron a asistir a la escuela tras su creación en octubre de 2020.

El campamento de desplazados internos está situado en una finca abandonada en el Territorio de la Capital de Abuja, y lo montaron hace más de cinco años unos desplazados internos a su llegada a Abuja. El campamento acoge a más de 2.000 personas, muchas de las cuales son niños.


Más información e imágenes sobre el campamento aquí.


Tras una visita en 2019, el Foro de Diálogo Interreligioso por la Paz inauguró la Escuela Infantil Pigba, en la que están matriculados casi 200 alumnos. El IDFP da apoyo a los salarios de los maestros y proporciona materiales de aprendizaje, además de luchar por el reconocimiento oficial de la escuela.

Aisha, de 13 años, alumna de la escuela, procede del estado de Borno. Sus recuerdos de los ataques a su comunidad y de ver a personas heridas o enfermas sin nadie que las atienda influyeron en sus aspiraciones de convertirse en médico:

Cada vez que los veía (a los vulnerables) me daban ganas de cargar con ellos. Con la escuela podré hacerlo,” comenta.

Aisha no sabe por qué nunca antes la habían enviado a la escuela, pero se alegra de asistir ahora: "Estoy contenta aquí porque aprendo y me gustan las matemáticas", señala

Su compañera Hajara, de 12 años, cuya asignatura favorita son los estudios sociales, está emocionada de volver a la escuela después de que su educación en el vecino Chad se viera interrumpida por la insurgencia y, después, por la pandemia. A Hajara se le llenaron los ojos de lágrimas cuando se le preguntó por su experiencia en Chad al tener que abandonar la escuela y alejarse de su madre, que ha caído enferma.

Aunque Hajara no está segura de cuánto o qué tipo de educación alcanzó su madre, que se dedica a la compraventa entre Nigeria y Chad, sigue siendo la fuente de consejo e inspiración de Hajara.

"Me llama con regularidad y siempre me anima a ir a la escuela", dijo Hajara.

El papel del liderazgo religioso

En marzo de 2021, el Ministerio de Educación de Nigeria anunció que 10,1 millones de niños estaban sin escolarizar, un aumento de más de tres millones con respecto al año anterior, que también marcó el inicio de la pandemia. Las niñas representan el 60% de esta cifra. El 30% tenía entre nueve y doce años y nunca ha ido a la escuela. Los expertos atribuyen este aumento a la pandemia y a la falta de seguridad.

Los líderes religiosos, como los miembros del IDFP, son líderes de opinión en sus comunidades y pueden movilizar la acción y el apoyo debido a sus posiciones de relativo acceso e influencia. El IDFP, que cuenta con el apoyo del KAICIID, tiene miembros de muchas comunidades religiosas -cristianas, musulmanas y de religiones tradicionales- de toda Nigeria, y utiliza su acceso y experiencia únicos para abordar cuestiones sociales e interreligiosas.

"El campamento de Pigba, que alberga a más de 2.000 desplazados internos, estaba abandonado y carecía de infraestructuras", dijo el pastor Ibrahim Joshau Adamu, cosecretario del IDFP. "Durante nuestra visita, los niños dijeron que querían ir a la escuela como los demás. Así que movilizamos recursos y montamos una escuela con la ayuda del KAICIID".

Uno de los mandatos principales del IDFP es fortalecer las relaciones interconfesionales en el país, fomentar la coexistencia pacífica entre todas las religiones/grupos étnicos y crear oportunidades para construir la confianza y la cooperación a través del diálogo. La plataforma, según el cosecretario Alhaji Ibrahim Yahaya, contribuye al desarrollo socioeconómico del país implicándose directamente en cuestiones que afectan a las comunidades, como la atención a los desplazados internos y el apoyo a intervenciones como la escuela de Pigba.

Como organización interconfesional no podemos alejarnos de lo que ocurre en la comunidad y debemos intervenir para socorrer a la gente en la sociedad. Teniendo en cuenta que la predicación por sí sola no resuelve el problema y que hasta que no se tomen medidas prácticas e intereses en los asuntos de la sociedad, la gente no te escuchará", comenta

Retos y oportunidades para los niños desplazados

Poder asistir a la escuela transforma la vida de niñas como Aisha. Antes de matricularse, se quedaba en casa con sus hermanos, donde era vulnerable debido a la precaria situación de seguridad. "[La escuela] es un refugio para mí, lejos del miedo que tenía a que Boko Haram matara a la gente en Borno", dijo. "Quiero quedarme aquí por la escuela... No quiero volver a Borno". No es diferente para Hajara, que quiere ser profesora.

Fatima Garba, la tía de Hajara que la cuida en el campamento, estaba encantada con la apertura de la escuela: "No he recibido una educación más allá de la escuela islámica. Pero sé que la educación es importante porque ayuda a progresar en la vida", dijo. "Los ataques en Borno eran imprevisibles y temía por su seguridad constantemente".

Salisu Mohammed, un alumno de nueve años, nunca había ido a la escuela antes de venir a Abuja: "Quiero una educación. Me gusta la educación. Quiero ser soldado. Me gusta lo que hacen. Los he visto trabajar en la televisión", comenta.

Estoy contento con las asignaturas que me enseñan", continuó. "Las matemáticas y el inglés son mis asignaturas favoritas. También me gustan los estudios sociales. Recuerdo un tema que nos enseñaron sobre que el agua es incolora e insípida", dijo. "Lo recuerdo porque en mi casa he bebido agua de color.” 

Desde el secuestro de las escolares de Chibok en 2014 en el estado de Borno, el número de ataques a las escuelas ha seguido aumentando y algunos estados las han cerrado para garantizar la seguridad de los niños. Para los niños como Aisha, Hajara y Salisu, la escuela no solo ofrece un refugio seguro frente a los horrores del conflicto, sino que representa una oportunidad y una inspiración para una vida mejor.

RELATED FEATURES

Africa
En Nigeria, la campaña de vacunación e información está permitiendo a los líderes religiosos y tradicionales hacer una mayor...Read more
Africa
A principios de este año, una organización internacional de derechos humanos que trabaja en la prevención de crímenes...Read more
Africa
Después de que los rebeldes lanzaran una ofensiva en la República Centroafricana (RCA) a finales del año pasado, las fuerzas...Read more