Loading...

La Casa de Integración Pedro Arrupe de Serbia – Cómo proporcionar a los niños refugiados no acompañados la infancia que merecen

28 Abril 2022
Unaccompanied children are cared for at the Pedro Arrupe Integration House in Belgrade, Serbia, which is run by the Jesuit Refugee Service (JRS)

Situada a medio camino entre Oriente Medio y Europa Occidental, Serbia se vio muy afectada por la "crisis de los refugiados" de 2015. Huyendo de la guerra y de la inseguridad económica crónica, cientos de miles de refugiados llegaron al país balcánico, la mayoría con destino a la capital serbia, Belgrado. Entre sus filas había miles de niños no acompañados: solos, vulnerables y con necesidad urgente de atención especializada.

Las autoridades serbias dieron prioridad a la protección de estos jóvenes solitarios, pero bajo la presión de una emergencia humanitaria creciente, pronto surgieron lagunas en el sistema.

“Los niños no acompañados eran ubicados en campos de refugiados y centros de recepción junto a los adultos, donde era más difícil atender sus necesidades particulares", recuerda Jelena Đurđević, trabajadora social del Estado en esa época. 

Habiendo huido de los horrores de la guerra en Siria, Afganistán e Irak -y en algunos casos, habiendo visto morir a sus padres-, muchos de los niños que llegaban a Europa del Este sufrían un profundo trauma psicológico. Si a esto se le suman los profundos problemas lingüísticos, culturales y sociales, estaba claro que había que hacer algo más para proteger a los menores migrantes de Serbia de los daños y la explotación.

La respuesta, según decidió el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS, por sus siglas en inglés) del país, era un servicio de alojamiento especialmente diseñado - una "casa de integración" - donde los niños no acompañados serían atendidos las 24 horas del día.

“La Casa de Integración Pedro Arrupe abrió sus puertas en 2017 para apoyar a los chicos refugiados vulnerables", explica Đurđević, que ahora trabaja como Coordinadora de la Casa. "Ese apoyo no se limita a sus problemas inmediatos de salud física y mental, sino también a sus necesidades a más largo plazo, como integrarse en una nueva sociedad y encarrilar sus vidas.”

Más que un refugio

En la actualidad, sigue llegando un flujo constante de refugiados a Serbia, a pesar del cierre de facto de la llamada "ruta de los Balcanes" a principios de 2016. Más de un millón de migrantes han pasado por el país en los últimos siete años, con unos 7.000 presentes en cualquier momento. Dentro de esa cifra, un contingente de niños no acompañados sigue durmiendo a la intemperie y bajo la constante amenaza de los traficantes de personas. Por ello, la labor de la Casa de la Integración es tan vital.

 

Cuando los niños llegan a Serbia - un país con puntuaciones medias de protección social - a menudo se enfrentan a obstáculos para acceder a la asistencia estatal, dice Đurđević. Cosas simples, como obtener un pase de autobús, pueden ser un reto para los niños migrantes no acompañados, mientras que los servicios más complejos - como la atención de salud mental, la representación legal y la escolarización - son casi imposibles de negociar solos.

"Cuando un niño llega a la casa, le proporcionamos comida, cobijo, ropa y atención médica; pero eso es solo el principio", explica Đurđević. "Trabajamos con psicólogos, abogados de inmigración y otros especialistas para garantizar que se satisfagan las necesidades más complicadas de los chicos".

La educación es una parte importante de esto. Según la ley serbia, los niños refugiados y migrantes tienen derecho al mismo nivel de escolarización que los nacionales, pero sin apoyo y orientación, pocos llegan a ver el interior de un aula. La Casa de Integración se esfuerza por corregir esta situación, inscribiendo a todos sus jóvenes en el sistema escolar local si se instalan en el centro durante más de un mes.

Diálogo intercultural e interreligioso

Garantizar el acceso de los niños a una educación de calidad es fundamental, pero en Pedro Arrupe sigue habiendo mucho tiempo para la diversión y el descanso. Đurđević y sus colegas se esfuerzan por crear un ambiente relajado y familiar en la casa, que ha dado cobijo a más de cien niños en los últimos cinco años.

En cualquier momento, hay unos quince chicos alojados en el centro. La mayoría han viajado desde Oriente Medio y son de confesión musulmana, por lo que es fundamental que el equipo tenga sólidas aptitudes interculturales e interreligiosas, afirma Đurđević.

“Muchos de los niños nunca han conocido a una persona no musulmana y muchos de ellos proceden de comunidades rurales muy religiosas, por lo que tienen miedo de que la gente de un nuevo país intente cambiar sus creencias.” 

El personal de la casa deja claro que eso nunca ocurrirá, y anima a los niños a celebrar la diversidad y a entender que todas las personas son iguales, independientemente de su fe. Un traductor y mediador de Afganistán ayuda a salvar la brecha cultural, mientras que Đurđević y su equipo pretenden demostrar que el diálogo es una vía de doble sentido. 

“Celebramos el Eid y otras fiestas islámicas, y animamos a los chicos a que nos cuenten sus tradiciones y costumbres. Y hemos descubierto que les interesa mucho conocer nuestras prácticas, como por ejemplo por qué pintamos huevos en Pascua", dice Đurđević. 

Para romper aún más las barreras culturales, los adolescentes hacen excursiones, picnics y paseos por la ribera del río con los niños de la zona, y pasan largos días de verano jugando al fútbol y al tenis en el tranquilo barrio de Belgrado donde se encuentra la casa.

Un esfuerzo de colaboración

El JRS trabaja estrechamente con los funcionarios serbios y con las OSC locales para ofrecer sus servicios, y forma parte del grupo de trabajo del gobierno para la protección de la infancia que ayuda a dirigir el desarrollo de las políticas. La organización también desempeña un papel fundamental en la reunificación de los niños no acompañados con sus familias

A pesar de ello, Đurđević admite que sigue siendo difícil conseguir fondos del gobierno, ya que la mayor parte del dinero de la casa proviene de los canales de la Unión Europea. Sin embargo, el JRS recibe apoyo de organismos no gubernamentales como el ACNUR, y como miembro de la Red para el Diálogo patrocinada por el KAICIID, su personal se ha beneficiado de una formación a medida en el arte del diálogo interreligioso e intercultural.

Una infancia normal

La pasión y la dedicación del equipo de Đurđević se vieron recompensadas recientemente cuando dos de sus beneficiarios fueron aceptados para estudiar en la Universidad de Belgrado.

Ni Sami Rasouli ni Reza Sharifi, ambos de Oriente Medio, hablaban una palabra de serbio cuando entraron en la Casa de Integración hace unos años - pero con el apoyo y el estímulo del personal del JRS, estudiaron mucho para desarrollar sus habilidades lingüísticas, académicas y artísticas.

Rasouli, nacida en Irán, se está especializando en diseño de ropa en la Facultad de Artes Aplicadas, mientras que Sharifi - originaria de Afganistán - está preparando una carrera de pintura. Lamentablemente, los logros de ambas son raros para los miembros de la comunidad de refugiados, cuya tasa de acceso a la educación superior es de apenas el 3%.

Sin duda, esto hace que los logros de las jóvenes sean aún más impresionantes, pero para Đurđević, lo más satisfactorio son los acontecimientos sencillos y cotidianos de la casa.

    "Cuando uno de los niños saca malas notas o tiene una discusión con su novia, me hace sonreír, porque son cosas normales de niños", dice. "Más que nada, eso es lo que queremos proporcionar a estos chicos: una infancia normal".

 

RELATED FEATURES

Portuguese High Commissioner for Migration, Sonia Pereira, speaks during a panel discussion at the pre-EPDF workshop in Nacka/Sweden.
Europe
Más de 40 líderes religiosos, representantes de organizaciones de ayuda a los refugiados y responsables políticos se...Read more
Members of the Muslim-Jewish Leadership Council (MJLC) attend International Holocaust Remembrance Day in Auschwitz (Photo: Weronika Kuzma)
Europe
En unos tiempos en los que aumenta el antisemitismo, el odio antimusulmán y la xenofobia en Europa, supone una gran imagen...Read more
Europe
La asistencia humanitaria se administra mejor cara a cara. Poder mirar a una persona a los ojos, cogerle la mano u ofrecerle...Read more