Loading...
02 Jun 2021
Las becadas del KAICIID Janani Chaitanya y la Dra. Nourah Alhasawi. Fotos de Payton Bruni y Helmy Al Sagaff.

La Dra. Nourah Alhasawi y Janani Chaitanya han forjado una poderosa alianza a partir de su compromiso compartido con la humanidad y, ahora, la una con la otra.

Como hindú, Janani experimentó por primera vez el anhelo de descubrir "al Otro" durante sus años de vida en la India, a varios miles de kilómetros de su hogar en Oregón, Estados Unidos.

Musulmana de nacimiento, Nourah tenía una curiosidad innata por entender cómo la gente construye sus relaciones con Dios.

“Sólo quería ver a los demás, así como desear que nos vieran a nosotros mismos, por lo que realmente somos como seres humanos de pleno derecho para tener una relación construida sobre el respeto mutuo, la comprensión y, lo más importante, la igualdad", apunta.

Las dos mujeres se conocieron a principios de 2015, cuando se unieron a la primera cohorte del Programa de Becas. Para entonces, ambas se habían desprendido de sus ideas preconcebidas sobre el diálogo: la idea de que hace falta poco más que presentarse con buenas intenciones para llevar a cabo un diálogo interreligioso con éxito o que es improbable que el diálogo intercultural sea necesario entre comunidades unidas por una lengua compartida, por ejemplo, las de Estados Unidos y el Reino Unido.

En aquel primer día de formación, no fueron los atributos compartidos, sino las distintas diferencias las que abrieron la puerta a una colaboración de cinco años. Nourah recuerda haber desafiado a Janani en su decisión de seguir una dieta estricta. Janani tenía sus propias dudas sobre cómo era posible que las acciones violentas de Da'esh tuvieran algo que ver con el islam, un prejuicio que, según admite, estaba influenciado por los informes inexactos de los medios de comunicación sobre ese complicado tema.

Un terreno común a través del diálogo interreligioso

Dado que un terreno común parecía inicialmente muy improbable, una Janani ciertamente escéptica se propuso el reto de demostrar que el diálogo interreligioso podía funcionar entablando relaciones con alguien con quien no estaba de acuerdo "en un nivel fundamental".

En lugar de sentirse repelidas por sus diferencias, Nourah y Janani intentaron comprender mejor las perspectivas de la otra, profundizando en temas como la vida después de la muerte y otras prácticas del Islam. Su inmediata inmersión en los temas centrales aceleró su comprensión de los contextos de la otra. A esto le siguió rápidamente una propuesta de Janani, que sugirió que ambas fueran coautoras de un libro sobre cómo ser mujeres de fe en el ámbito del diálogo, compartiendo sus experiencias en Austria, India, Malasia, Arabia Saudí y Estados Unidos.

Para Nourah fue fácil aceptar la idea del libro porque ya estaba convencida de la autenticidad de Janani. "Cuando me hizo esas preguntas sobre el Islam, le respondí plenamente", dijo Nourah. "Sentí que estaba muy interesada en lo que me preguntaba".

Para Janani, estas primeras conversaciones con Nourah fueron fundamentales, ya que abrieron una tercera e inesperada dimensión de diálogo.

“Cuando tienes la oportunidad de conocer a alguien de una cultura tan diferente a la tuya, estableces una relación tanto intercultural como interreligiosa", señala.

Cinco años después, Janani y Nourah dicen que su relación ha evolucionado hasta convertirse en algo aún más sustancial y satisfactorio, y describen su amistad interreligiosa en términos de devoción, compromiso, humildad, vulnerabilidad, valor, confianza y profundidad.

Apoyadas por los frecuentes contactos en persona y la franqueza, las mujeres reconocen que siguen formando parte de grupos sociales distintos el uno del otro. Describiendo los lazos que las unen, Nourah dice: "Es difícil y los espacios en los que realmente puedes ser confiado y ser tu verdadero yo; donde puedes ser un buen amigo y una persona agradable para el otro, porque la relación siempre te está recordando que eres diferente a esa persona. A veces, eso me parece difícil y, otras veces, maravilloso: poder cruzar esa línea de vez en cuando, ver la humanidad en el otro y ser solidarios."

“Ninguna de los dos quiere demostrar que una tiene razón y la otra no", añade Janani. "Se trata más bien de preguntarnos cómo podemos apoyarnos mutuamente. Cómo podemos estar en nuestros lugares separados y realmente permanecer juntos, unidos ante el hecho de que muchas personas de nuestras culturas y muchas personas de nuestras religiones no se llevan bien.”

Celebrar la diversidad

Nourah y Janani han dado a su primer esfuerzo de colaboración el título de trabajo Dos mujeres, dos culturas, dos religiones: Un diálogo (en inglés: Two Women, Two Cultures, Two Religions: A Dialogue). El libro es todavía un trabajo en curso, pero ambas mujeres están comprometidas a completar una publicación que honre su vínculo.

"Sólo quiero destacar el apoyo que nos dan. No podría hacer esto sin Janani", concluye Nourah. Janani está de acuerdo: "Definitivamente, diría que el compromiso que tenemos no es sólo con el proyecto, sino entre nosotros. Ese es un aspecto importante, porque si no, no funcionaría", añadió.

El diálogo interreligioso cuenta ahora con dos campeones sin complejos que siguen descubriendo hasta qué punto puede ser útil. Dados los obstáculos geográficos, culturales, personales y profesionales que han tenido que superar para acceder a las experiencias de los demás y comprenderlas en los últimos años, no podía ser de otra manera.

tags:

RELATED FEATURES

International
Tunecina de nacimiento, musulmana por fe y austriaca por elección, Mabrouka Rayachi sabe perfectamente lo que es proceder de...Read more
International
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) , o Agenda 2030, presentados en una cumbre histórica de las Naciones Unidas...Read more
How to Analyse and Monitor Hate Speech
International
En el mundo, la xenofobia, el racismo y otras formas de intolerancia -incluidos el antisemitismo, la misoginia y la...Read more