Loading...

En pleno contexto de violencia e incertidumbre, el KAICIID sigue buscando la paz en la República Centroafricana

23 Dic 2020
El personal de mantenimiento de la paz de la ONU permanece junto a la barrera de seguridad en la República Centroafricana

La República Centroafricana se encuentra en una encrucijada. Después de años de inestabilidad, sus ciudadanos van a las urnas el domingo para votar en las elecciones presidenciales y legislativas. El voto es fundamental para el futuro del país, ya que el espectro de derramamiento de sangre pende sobre el resultado.

El importante acuerdo de paz que se firmó en 2019 entre el gobierno y 14 grupos rebeldes dio esperanzas para un nuevo comienzo, pero la seguridad del país sigue siendo profundamente volátil, complicada aún más por la pandemia. Las tensiones han aumentado enormemente antes de la votación: fricciones entre candidatos rivales, incremento de la violencia por una nueva coalición rebelde, y disputas para influir desde potencias internacionales rivales.

Como parte del trabajo en la consolidación de una paz sostenible, el Centro Internacional de Diálogo (KAICIID) está trabajando con una serie de organizaciones religiosas, activistas de la sociedad civil, grupos de mujeres, periodistas y responsables políticos para promover la tolerancia y el diálogo interreligioso tras una devastadora guerra civil.

Prevención de conflictos antes de las elecciones en la República Centroafricana

El KAICIID mantiene su compromiso con una serie de objetivos entre los que se incluye el apoyo a plataformas e iniciativas de diálogo locales, la realización de campañas de promoción que combatan los discursos de incitación al odio, la creación de una red de periodistas centroafricanos que informen sobre los conflictos y los traumas de manera responsable y la ayuda a los líderes religiosos para que pongan en marcha los puntos esenciales del acuerdo de paz de la República Centroafricana.

Uno de esos grupos interreligiosos, que cuenta con el apoyo del KAICIID, es la Plateforme des Confessions Religieuses de Centrafrique (PCRC), fundada por algunos de los líderes religiosos y constructores de la paz más influyentes de la República Centroafricana: el cardenal Dieudonné Nzapalainga, el reverendo Nicolas Guérékoyame-Gbangou y el imán Omar Kobine Layama, que falleció a principios de este mes.

Basándose en su posición espiritual autoritaria, el grupo aboga por la paz durante los brotes de violencia. En las últimas semanas, mientras las tensiones crecían antes de las elecciones, sus dirigentes han emitido numerosas declaraciones, en las que se conciencian sobre la frágil situación de seguridad del país y se hace un llamamiento a la calma y la moderación.

Un miembro del personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas carga una camioneta de las Naciones Unidas frente a la catedral de Bangui, República Centroafricana

La PCRC lleva a cabo diversas iniciativas para prevenir la violencia. Entre ellas figuran la formación de líderes religiosos y otros líderes comunitarios para prevenir la incitación al odio y la propagación de rumores, que pueden provocar disturbios e incitar a los enfrentamientos; la información a los candidatos y activistas políticos sobre la importancia de utilizar un lenguaje no rupturista; la organización de sesiones de prevención de conflictos para líderes juveniles; y la reunión con políticos en el poder -incluido el presidente de la República Centroafricana- para luchar por la utilización de mensajes conciliadores. En otros lugares, ha exhortado a los líderes de las milicias a que renuncien a la violencia y ha alentado a las comunidades cristianas a que permitan el regreso de los musulmanes desplazados.

"Apoyaremos el papel de los líderes en la pacificación del país y en la defensa de la prevención de las expresiones de odio", dijo Boris Yakoubou, experto del KAICIID en la República Centroafricana. "A través de los mensajes de estos líderes, los centroafricanos aceptarán los resultados de las urnas para que la paz reine en el país". 

Aumento de los retos de seguridad del COVID-19

Además, el KAICIID se ha asociado con diez organizaciones no gubernamentales nacionales para apoyar a los grupos vulnerables, luchar contra las informaciones falsas sobre la pandemia y promover la cooperación intergeneracional, la participación de los jóvenes y el empoderamiento de la mujer.

El Centro está reforzando el alcance de un grupo de medios de comunicación denominado Red de Periodistas por la Paz, que se creó en 2018 para impulsar las aptitudes y las prácticas éticas de los medios de comunicación, dando a los periodistas conocimientos para que identifiquen los problemas ocasionados por los conflictos e informen sobre ellos a conciencia. La red forma parte de una campaña más amplia de lucha contra las expresiones de odio en el país, que mitiga el riesgo de conflictos futuros.

Sin embargo, este programa crucial y ambicioso se sitúa dentro del difícil marco ocasionado por el COVID-19, que ha agravado la volatilidad política y la emergencia humanitaria de la República Centroafricana.

Habitantes locales caminan por una calle del distrito PK5 en Bangui, República Centroafricana

"La situación de seguridad ya era mala mucho antes debido a la crisis político-militar", explicó Yakoubou. "El COVID-19 ha empeorado esta situación."

Los riesgos de seguridad relacionados con la pandemia incluían reacciones contra el personal de la ONU y otros trabajadores internacionales, después de que otro extranjero, un misionero italiano, fuera identificado como el primer caso de coronavirus de la RCA. La creciente desconfianza, la desinformación y la xenofobia llevaron a las Naciones Unidas a extender el toque de queda para sus empleados en medio de advertencias de que la violencia podría reducir las operaciones de ayuda.

"Cuando el virus apareció por primera vez, había mucho resentimiento por parte de los centroafricanos hacia los trabajadores de la comunidad internacional", dijo Agustín Núñez-Vicandi, director del Programa nacional del KAICIID en la RCA.

Núñez-Vicandi dice que la fuerza de la labor del KAICIID es su enfoque en las plataformas locales, en las que participan influyentes líderes religiosos y de la sociedad civil que hablan el idioma sango, conocen profundamente los contextos locales y se les toma como personas de confianza. Esta posición les permite luchar contra la incitación al odio y la discriminación y promover las medidas de seguridad contra el coronavirus entre sus compatriotas centroafricanos.

Ayuda humanitaria y prevención de la incitación al odio

Por suerte, los temores iniciales de un impacto catastrófico del COVID-19 en este, uno de los países más frágiles y menos desarrollados del mundo, aún no se han materializado. Pero eso no evita otros problemas.

Con unos ingresos medios que ascienden a poco más de 2 dólares diarios, el bloqueo económico golpeó duramente a la población y provocó un drástico aumento de los precios al disminuir las remesas del extranjero y al interrumpirse las cadenas de suministro.

La suspensión de los viajes en el interior "impidió que los trabajadores humanitarios se desplazaran para prestar ayuda a la población en algunos lugares", dijo Yakoubou. "Esto ha tenido repercusiones muy negativas en el contexto humanitario".

En respuesta, el KAICIID ha colaborado estrechamente con la PCRC para llenar los vacíos de las misiones de ayuda exterior, desempeñando así un papel clave para abordar los objetivos fundamentales de la comunidad internacional.

Por ejemplo, en julio, con el apoyo del KAICIID, más de 80 dirigentes religiosos y miembros de la PCRC que viven en Bambari y Sibut recibieron formación en materia de seguridad relacionada con la pandemia. Se enseñó a los participantes a frenar su propagación, al tiempo que se distribuyeron gratuitamente a la población máscaras de protección y botiquines de higiene.

La pandemia ha hecho que algunas de las 600.000 personas desplazadas internamente en la República Centroafricana sean catalogadas como personas ajenas a la propagación del virus. A finales de marzo, por ejemplo, los militantes entraron en un campamento del norte y desalojaron por la fuerza a los 8.000 desplazados internos, culpándolos de la posible propagación del COVID-19.

Personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas armado (una mujer y un hombre) patrulla el distrito PK5 en Bangui (República Centroafricana)

"Los desplazados internos son definitivamente un grupo estigmatizado y vulnerable en este sentido", dijo Nuñez-Vicandi. "El discurso del odio se refuerza contra ellos."

Estos casos subrayan la importancia de la misión del KAICIID de minimizar la prevalencia de los discursos de odio en la RCA. Con el apoyo del Centro, la PCRC celebró en septiembre una iniciativa que reunió a jóvenes, mujeres y líderes religiosos en un taller de tres días en Berberati, centrado en el diálogo interreligioso y la prevención de las expresiones de odio.

A pesar de todos estos graves problemas, el KAICIID ha mantenido su compromiso con su mandato mientras continúa el impulso de la consolidación de la paz. "No hemos tenido muchos reveses en cuanto a la ejecución del programa", dijo Núñez-Vicandi.

Para fomentar la coexistencia tolerante y multirreligiosa, el Centro ha traído a la capital a destacados imanes para que enseñen técnicas de mediación, mientras que en 2021 el plan consiste en apoyar a grupos de base compuestos por líderes religiosos, empresariales y otros líderes comunitarios para resolver las fuentes locales de conflicto. El KAICIID está incluso preparando un curso sobre diálogo interreligioso para el programa de estudios nacional que, según Núñez-Vicandi, "sería una gran manera de tener un efecto sostenible y a largo plazo en la juventud y el futuro del país".

Tales esfuerzos progresivos de construcción de la paz ofrecen esperanza a una población desesperada por el cambio tras años de agitación. Las elecciones del domingo pusieron al país en el filo de la navaja. Se necesita urgentemente un resultado positivo para los centroafricanos.

¿Quiere saber más sobre el uso del diálogo interreligioso para combatir los desafíos de la pandemia actual? Descargue la Guía Interreligiosa gratuita del KAICIID para el COVID-19.

RELATED FEATURES

Africa
En Nigeria, la campaña de vacunación e información está permitiendo a los líderes religiosos y tradicionales hacer una mayor...Read more
Africa
La educación está amenazada en gran parte de las zonas rurales de Nigeria, ya que muchos niños han sido desplazados a causa...Read more
Africa
A principios de este año, una organización internacional de derechos humanos que trabaja en la prevención de crímenes...Read more