Loading...

En el sur de Tailandia, dos becados del KAICIID encuentran la amistad y buscan la paz

03 Nov 2021
El Venerable Napan ha estado trabajando con Kriyah Langputeh, ambos becados asentados en Tailandia, con el objetivo de encontrar un camino fructífero para la paz en el sur de Tailandia. Foto: Katharina Schiffl

El martes 28 de septiembre, el distrito de Chanae, en el sur de Tailandia, se vio sacudido por la violencia, ya que una bomba colocada al borde de la carretera, que provocó un cráter de un metro de profundidad, hirió a cuatro policías y mató a dos, según el Bangkok Post. El atentado fue la manifestación más reciente de un conflicto poco conocido que sigue haciendo estragos en la región. 

Aunque el conflicto se ha intensificado en las dos últimas décadas, existe una larga historia de disputas entre budistas y musulmanes en el sur de Tailandia. Se remonta a principios del siglo XX, cuando la etnia malaya fue incorporada por la fuerza a Siam, y el conflicto religioso ha persistido mientras ambas partes luchaban por los valores, la lengua, las costumbres y los recursos.

Reconociendo la necesidad de crear confianza después de más de un siglo de violencia intermitente, dos becados del KAICIID, el Venerable Napan Santibhaddo Thawornbanjob y Kriya Langputeh, decidieron trabajar juntos para contrarrestar la predisposición a la sospecha y la violencia entre sus comunidades.

Desde que se conocieron en los eventos del KAICIID en 2017, han trabajado juntos para convocar visitas a la comunidad e impartir formación para el diálogo entre budistas y musulmanes en el sur de Tailandia.

Creen que la conexión que han formado, y sus esfuerzos por replicar esa relación, no solo proporcionan un camino hacia la paz en positivo, sino que pueden inspirar a otros a recorrer un camino similar al enfrentar los desafíos en sus propias comunidades. 

El elemento que falta en un conflicto de más de 100 años

Lejos de ser la única causa, la división por motivos religiosos desempeña un papel importante en las prolongadas hostilidades del sur de Tailandia. Aunque el 92% de la población tailandesa es budista, más del 85% de la población de habla malaya de las regiones fronterizas del sur se identifica como musulmana.

Muchos malayos, por ejemplo, temen ser asimilados a la cultura tailandesa y perder su identidad étnica, lingüística y religiosa. Este malestar ha contribuido a alimentar una larga rebelión de los separatistas malayos. Según el grupo de expertos de Pattani, Deep South Watch (LINK), más de 7.000 personas han muerto durante los acontecimientos violentos más recientes, que se remontan a 2004. Los expertos coinciden en que la culpa es tanto de los budistas como de los musulmanes.

Lo que se echa en falta, según Kriya Langputeh, miembro de la promoción del KAICIID de 2015, es un llamamiento al diálogo interreligioso y a la reconciliación.

    "Hay mucha gente que dice muchas cosas", dijo, "pero con demasiada frecuencia los budistas y los musulmanes -ambas partes- no están llamando a la paz, no se están uniendo para cruzar el abismo entre las dos comunidades."

Cuando los compañeros se hacen amigos

Nacido en la provincia de Satun, en el sur de Tailandia, Langputeh procede de un grupo étnico nativo de habla malaya y es producto tanto de las escuelas públicas tailandesas como de las instituciones educativas islámicas basadas en la lengua malaya. Actualmente está realizando su doctorado en la Universidad de Brunei Darussalam, y su tesis se titula "Diálogo interreligioso: Enfoques para la consolidación de la paz".

Después de que ambos sirvieran como becados en diferentes promociones, Langputeh conoció al Ven. Napan Santibhaddo Thawornbanjob en una conferencia del KAICIID. Se hicieron rápidamente amigos.

    "A partir de ese momento, decidimos empezar a trabajar juntos", cuenta Langputeh. "Le dije: 'Tú eres budista. Yo soy musulmán. Pero tenemos en común la formación del KAICIID. Es nuestra responsabilidad llevar esto a casa".

"Somos el puente si trabajamos juntos", dijo.

Abad adjunto del Templo del Monte Dorado de Bangkok -un conocido símbolo de la ciudad y del budismo tailandés-, Thawornbanjob es un monje muy conocido, que saltó a la fama como presentador del premiado reality show "TRUE Little Monks" en 2013.

Tratando de administrar bien su influencia simbólica, Thawornbanjob ha estado visitando el sur de Tailandia para dirigir cursos de formación para los líderes de la comunidad budista y ayudar a prevenir nuevos conflictos en la región.

Arriesgándose a realizar actividades conjuntas, ambos recibieron una beca del KAICIID para diseñar e impartir programas de formación que promovieran la convivencia a partir de sus respectivas visiones y valores religiosos.

Organizando visitas a la comunidad y seminarios académicos con estudiantes, líderes religiosos y otras partes interesadas en el sur de Tailandia, Langputeh dijo que "el objetivo principal es proporcionar el marco para la convivencia pacífica".

Langputeh dijo que, cuando dirigen las formaciones, "el venerable Napan lleva la túnica amarilla de un monje, y yo el atuendo de un musulmán".

    "Somos diferentes desde fuera, pero tenemos el mismo objetivo: establecer la paz", dijo.

El diálogo y el camino hacia la paz en el sur de Tailandia

Langputeh señaló que su labor se enfrenta a múltiples desafíos, ya que algunos monjes defienden con celo el nacionalismo budista y algunos musulmanes apoyan la insurgencia o se equipan con armas.

Tal y como lo ven Thawornbanjob y Langputeh, la cuestión que se cierne sobre la consecución de una paz duradera en el sur de Tailandia es si las personas que viven en la región pueden relacionarse entre sí con una humanidad común, y no como fichas de comunidades étnicas y religiosas marcadas con la "otredad".

    "No tenemos que luchar entre nosotros, sino combatir el odio entre nosotros", dijo Langputeh.

En el fondo, dijo, están los trágicos malentendidos y la falta de reciprocidad. En particular, Langputeh y Napan tienen que luchar contra la difusión de rumores en Internet y las "noticias falsas" a través de los medios de comunicación tradicionales.

"El diálogo ayuda a combatir las noticias falsas", señala Langputeh, "da a la gente de todas las partes la oportunidad de contar historias verdaderas sobre el islam y sobre el budismo".

Langputeh también comentó que "la fuerza y el poder no ayudarán. La gente necesita un lugar donde pueda hablar, compartir sus sentimientos, compartir sus problemas, que se escuche su voz. Saber que la gente está aquí para escucharlos, para ayudarlos.

"Hay que escuchar mucho para avanzar un poco juntos", afirma, "esto lleva mucho tiempo. El diálogo entre personas no es una solución rápida".

Después de varios años trabajando con Thawornbanjob, Langputeh indicó que parece que la gente está empezando a aceptar la idea de trabajar más allá de las fronteras religiosas para promover la paz en el sur de Tailandia.

    "Muchos están viendo que podemos utilizar los valores religiosos para resolver los problemas en lugar de incrementarlos".

Langputeh y Thawornbanjob esperan que otros puedan aprender de su ejemplo: que, a través de las relaciones y el diálogo interreligiosos, las personas de distintas confesiones pueden hacer progresos significativos en algunos de los problemas y conflictos violentos más intratables del mundo.

Todo comienza, afirmó Langputeh, con una relación.

    "Lo que la gente habla de nosotros es que somos los mejores amigos", dijo Langputeh, "que nos alabamos mutuamente con cosas como: 'Oh, mi amigo musulmán, mi amigo budista, tiene muy buenas palabras, muy buenos dichos', cosas así".

    "Es lo más sencillo, pero demuestra que reconoces el trabajo del otro, su sabiduría. Eso ayuda mucho".


Más información sobre los becados del KAICIID y sus iniciativas .


 

RELATED FEATURES

South East Asia
El Dr. Ashin Vicittasara, o Vicitta, como le gusta que le llamen, ha dedicado su vida al trabajo religioso de los demás...Read more
South East Asia
Paungsie Metta Initiatives (PMI Myanmar), uno de los principales aliados del KAICIID en Myanmar, promueve el diálogo y la...Read more
South East Asia
Sayalay Ketumala es una monja budista Theravada de Myanmar que trabaja en Yangon como educadora, facilitadora y activista. A...Read more