Loading...

El proyecto Dialogue 60 del KAICIID se enfrenta al COVID-19 en Palestina y Somalia

11 Noviembre 2021
Radio Daljir, the largest network of FM stations in the country

En 2020, el COVID-19 sacudió la región árabe, agravando los problemas existentes desde hacía décadas en muchos países, como los conflictos prolongados, la desigualdad, el desempleo, la pobreza y los problemas de derechos humanos.

En Palestina, la pandemia exacerbó una situación económica ya de por sí grave, llevando la capacidad de respuesta de emergencia al límite.

Según las Naciones Unidas, las mujeres palestinas se vieron afectadas de forma desproporcionada por la pandemia, experimentando mayores tasas de desempleo, mayores amenazas de violencia de género y menores tasas de compromiso político y comunitario en la configuración de la respuesta humanitaria al virus. Igualmente, muchas organizaciones de mujeres informaron de graves recortes en la financiación, lo que les hizo correr el riesgo de cerrar en el momento en que más se les necesitaba.

El proyecto de empoderamiento de las mujeres refuerza la participación política y social

Frente a estos inmensos desafíos, Fidaa Abu-Turkey, presidenta de la organización palestina IRADAH, movilizó a unas 100 mujeres palestinas de diversos orígenes religiosos para dar forma a la respuesta humanitaria y política a la pandemia. Su organización trata de dar a las mujeres autonomía económica, social y política y defender sus derechos humanos.

El proyecto de Abu-Turkey fue patrocinado por el Proyecto Dialogue 60 del KAICIID, lanzado en 2020 bajo el paraguas de la Plataforma Interreligiosa para el Diálogo y la Cooperación en el Mundo Árabe (PIDC). Los proyectos Dialogue 60 abordan el COVID-19, combaten el discurso del odio o promueven la ciudadanía común a través de la educación y la sensibilización interreligiosas. Hasta la fecha, han sido ejecutados por 44 organizaciones y 16 individuos en toda la región árabe.

    Según Abu-Turkey, su proyecto fue "la primera iniciativa de la sociedad civil para responder al impacto sanitario y social del COVID-19 en Palestina y se dirigió principalmente a los campos de refugiados palestinos en Cisjordania".

Reuniendo a mujeres líderes religiosas de diversas procedencias, como cristianas, musulmanas y samaritanas, las participantes se encargaron de concienciar sobre el papel de las mujeres en la prevención de la propagación del COVID-19. También distribuyeron kits que incluían jabones, máscaras y otros productos esenciales.

Abu-Turkey recurrió en gran medida a entrevistas televisivas y radiofónicas con mujeres religiosas para promover su iniciativa y hablar de las consecuencias sociales y sanitarias del COVID-19. "Utilizar la televisión y la radio como medio para hablar de la iniciativa fue esencial [para IRADAH], ya que la gente no pudo reunirse físicamente durante la pandemia. Llegar a ellos a través de estos canales fue clave".

Además de los esfuerzos de ayuda humanitaria, Abu-Turkey también organizó cinco sesiones de diálogo, en las que se debatió la participación de las mujeres en la elaboración de políticas, así como el papel crucial de las agentes religiosas a la hora de afrontar los efectos a largo plazo del COVID-19 -como el desempleo, la incitación al odio, la violencia de género y las barreras a la educación- en las comunidades marginadas.

Tras las sesiones de diálogo, los participantes elaboraron un documento estratégico que fue firmado por 300 mujeres dirigentes, agentes religiosas, líderes comunitarias y políticas y miembros de los medios de comunicación. Entre las recomendaciones figuraban la creación de una oficina permanente en Palestina para realizar una revisión mensual de las necesidades de las mujeres afectadas de forma crítica, la mejora de los servicios sociales que no se basan en líneas religiosas o ideológicas, el uso de diversas plataformas religiosas (musulmanas, cristianas y samaritanas) para reducir los discursos del odio contra las mujeres, especialmente a la luz de la pandemia, y un llamamiento al Ministerio de Educación para que incluya planes de estudio que promuevan la tolerancia religiosa y rechacen el extremismo.


Más información sobre las iniciativas de Dialogue 100


Un proyecto radiofónico aborda la desinformación 

En Somalia, Radio Daljir, la mayor red de emisoras de FM del país, se enfrentaba a un reto diferente. A pesar de las orientaciones de los altos dirigentes musulmanes de seguir las directrices sanitarias y el distanciamiento social, surgieron informes de que algunas mezquitas habían informado a los congregantes de que los musulmanes eran inmunes al COVID-19.  

    Al principio de la pandemia, se difundieron rumores y noticias falsas en las redes sociales que decían que el COVID-19 no afectaba a los musulmanes ni a los africanos y que era una enfermedad que Dios había destinado a los "no creyentes"", dijo un representante de la emisora, que pidió permanecer en el anonimato.

En respuesta a la desinformación, Radio Daljir lanzó una iniciativa de Dialogue 60 titulada "El COVID-19 no es una enfermedad para otras religiones". Según el representante de la emisora, "la gente se hace oír mucho en Somalia, ya que el país tiene las tasas de analfabetismo más altas de los países africanos... Por ello, la dirección de la radio se sintió responsable de poner en marcha programas para contrarrestar las noticias falsas sobre la pandemia".

A lo largo de seis meses, Radio Daljir realizó emisiones periódicas que proporcionaron una fuente de información fiable sobre la crisis sanitaria. "El COVID-19 afectará a cualquier persona independientemente de su fe o color de piel", dijo el representante de la emisora.

El programa contó con invitados, entre los que se encontraban líderes comunitarios y religiosos locales, que subrayaron que "COVID-19 no era discriminatorio y podía afectar tanto a los musulmanes como a los no musulmanes". También invitó a médicos y expertos en medicina para que hablaran de los efectos y el ritmo de propagación del virus, así como a políticos que expusieron los planes de respuesta y las medidas preventivas.

Las emisiones llegaron a unos dos millones de personas en Somalia a través de 15 programas de radio y cinco anuncios de servicio público emitidos en la radio y en línea.

Los líderes religiosos responden al COVID-19

Hani Dawah, miembro del Comité Ejecutivo del IPDC, que patrocina el Proyecto Dialogue 60, cree que las organizaciones confesionales y los agentes religiosos tienen un papel vital en la lucha contra el impacto social negativo de la pandemia, como se ha demostrado a través de las iniciativas de IRADAH y Radio Dalijir.

    Aunque la pandemia tuvo efectos negativos en todos los aspectos de la vida, también unió a la gente y unificó los esfuerzos de los líderes religiosos para responder a ella", dijo.

En 2020, el proyecto Dialogue 60 abarcó 60 iniciativas en 15 países de la región árabe, incluyendo 186 sesiones de formación y diálogo, 24 campañas de sensibilización y promoción, y el desarrollo de una aplicación móvil. Las iniciativas han beneficiado directamente a 8099 personas y han llegado a más de 5,5 millones a través de la radio, el vídeo y las redes sociales.

Gracias a su éxito, tanto IRADAH como Radio Dalijir se han asegurado la renovación del patrocinio para 2021.

Más información sobre nuestras historias más recientes acerca del COVID-19, aquí.

RELATED FEATURES

Father Nehme Saliba, Photograph by Nadim Bou Habib
Arab Region
El padre Nehme Saliba nació en un Líbano multicultural en 1974, el mismo año en que estalló la guerra civil. Habiendo vivido...Read more
Public speaking training workshop organized by Youth Ambassadors against Hate Speech 2.0 in Kalaat Sraghna, Morocco.
Arab Region
Imane Rabeh tenía sólo 15 años cuando presenció por primera vez los abusos verbales de una amiga en la escuela por tener un...Read more
Lagadera leaders forum
Arab Region
Cuando William Tolbert, director de programas de la Red de Acción de Ayuda y Rehabilitación del Cuerno de África (HAARAN,...Read more