Loading...

NUESTRAS HISTORIAS

"El liderazgo no se trata de saberlo todo, sino de saber con quién conectar": Los líderes interreligiosos del G20 se centran en la ayuda para el COVID-19

La pandemia ha detenido al mundo en su avance. Los sistemas de atención sanitaria se han visto llevados hasta el límite, los mercados mundiales se enfrentan a una espiral descendente y las desigualdades se han profundizado, ya que los más vulnerables de la sociedad están siendo los más afectados.

Desde economistas hasta epidemiólogos, expertos de todo el mundo se han unido para ofrecer soluciones a estos desafíos sin precedentes. Sin embargo, ¿qué papel podrían desempeñar los líderes religiosos?

El consuelo espiritual es una característica distintiva de la religión y, sin duda, algo que se necesita urgentemente en medio del temor y la sensación generalizada de mortalidad de este año. Sin embargo, los expertos sostienen que las organizaciones religiosas pueden ir más allá de las cuestiones espirituales para proporcionar una asistencia específica que supere la brecha entre lo divino y las preocupaciones más terrenales y humanitarias.

Esta semana, los líderes religiosos y los responsables políticos de todo el mundo se reunirán en el Foro Interreligioso del G20 para estudiar la forma de apoyar y movilizar a las comunidades religiosas durante este prolongado período de crisis.

En esa plataforma mundial, estas eminentes figuras analizarán los principales problemas a los que se enfrenta la humanidad, proponiendo soluciones y buscando formas de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS) a través de la acción colectiva. Durante varios años, el KAICIID ha colaborado estrechamente con el Foro Interreligioso; ambos comparten una misión similar, la de promover el diálogo y la colaboración entre los líderes religiosos y políticos sobre las cuestiones de desarrollo más apremiantes.

Amjad Saleem, experto en consolidación de la paz, participación interreligiosa y política humanitaria, divide la infraestructura de las instituciones religiosas en dos elementos: el "hardware" y el "software" de la religión.

El primero se refiere a los sitios tangibles de las comunidades religiosas, desde los lugares formales de culto como iglesias, mezquitas y templos hasta los centros de bienestar y las escuelas. Intangible pero no menos real, el segundo componente, el "software", se refiere al papel destacado que los líderes religiosos desempeñan en la vida de millones de personas. Ambos elementos ofrecen grandes oportunidades para abordar la crisis.

"Existe un sistema institucional que atiende al compromiso con la comunidad. Las instituciones religiosas constituyen un gran espacio para las iniciativas. Son áreas de confianza. Sirven como centro de movilización de la comunidad", dijo Saleem.

Esa dinámica no es nada nuevo, dijo el Dr. Mark Owen, Secretario General del Consejo Europeo de Líderes Religiosos. Estas infraestructuras se han desarrollado y utilizado durante mucho tiempo.

"La verdad es que las estructuras religiosas han estado haciendo esto durante cientos, si no miles de años", dijo. "Han desempeñado un papel importante no sólo en el apoyo a las personas en su desarrollo religioso y espiritual, sino también en cuestiones socioeconómicas, de salud y en la resolución de conflictos".

De esta manera, las instituciones religiosas pueden integrarse en la prestación de servicios de salud pública, la ayuda contra el hambre y la mitigación de la pobreza. Las reuniones congregacionales periódicas pueden ir seguidas con éxito de campañas de donación de sangre, por ejemplo, o de exámenes médicos comunitarios.

Los espacios para el culto han proporcionado durante mucho tiempo espacios para los refugiados, un grupo que se ha visto gravemente afectado por la pandemia. El "hardware" de una mezquita o iglesia presenta un área segura para conectar con las personas desplazadas, los migrantes indocumentados y otras comunidades vulnerables, y luego brindarles atención médica y otro tipo de apoyo.

Una vez que se asegura la participación de los líderes religiosos, el "software" de la religión proporciona a los líderes políticos una sólida vía de acceso a las comunidades sobre el terreno. Es posible que los propios dirigentes religiosos no tengan los conocimientos específicos o la experiencia detallada de la política económica o sanitaria, pero su fuerza puede radicar en el buen conocimiento de su electorado y en facilitar las conexiones adecuadas dentro de la comunidad en general.

"El liderazgo no se trata de saberlo todo, sino de saber con quién conectarse", dijo Saleem. "Los líderes religiosos son personas de confianza, integrados en la comunidad y el establecimiento local. Siempre veo eso como una oportunidad para movilizar a los líderes religiosos, ya sea por motivos humanitarios o en los esfuerzos por establecer relaciones entre las comunidades".

"Si realmente se quiere tener un plan de recuperación económica, hay que involucrar a los agentes locales. Los dirigentes religiosos tienen acceso a personas que pueden prestar apoyo".

Además de tender puentes a las comunidades locales, los dirigentes religiosos pueden trabajar con los funcionarios gubernamentales, incluidos los de las instituciones financieras internacionales, ayudándoles a asignar fondos vitales que podrían atenuar el sufrimiento.

"Creo que el papel más importante que tienen es el de defender y convencer a los gobiernos de que la gente necesita apoyo en estos tiempos", dijo Owen. "Es realmente importante que los líderes religiosos actúen como voces de conciencia de las sociedades en general sobre el impacto perjudicial que la pandemia ha tenido en los medios de vida de las personas".

El COVID-19 ha puesto al descubierto las desigualdades estructurales preexistentes que asolan a la sociedad, con las minorías étnicas y las comunidades más pobres afectadas de manera más severa por la pandemia.

Algunos viven en condiciones de hacinamiento que hacen imposible el distanciamiento social; otros han recibido información limitada sobre salud pública debido a las barreras del idioma. Los empleos como trabajadores de primera línea en el transporte y la atención de la salud, a menudo sin el equipo adecuado, acumulan aún más presiones.

La integración de los marginados está en el centro de las tradiciones religiosas del mundo. A medida que la pandemia intensifica la desigualdad, los líderes religiosos se posicionan fuertemente para defender los derechos humanos y la dignidad a lo largo de esta emergencia mundial.

"La crisis del COVID-19 pone de manifiesto toda la fuerza de las estructuras injustas que ponen a los refugiados y a la gente muy pobre en un gran riesgo", dijo el Rev. David Hollenbach, S.J., investigador principal del departamento de Teología de la Universidad de Georgetown, que escribe en la revista America, una publicación semanal católica de fe y cultura. "También muestra los peligros de un discurso político que hace hincapié en los intereses nacionales con exclusión de las personas más vulnerables del mundo".

Para contrarrestar esto, los líderes religiosos de los grupos de la diáspora tienen un importante papel que desempeñar. Pueden conectar con aquellos quese escondende la sociedad mientras movilizan a los voluntarios, activan las tradiciones de caridad y conectan a las comunidades locales con los gobiernos locales.

Esto no quiere decir que la religión sea la panacea. Los líderes religiosos y sus instituciones ofrecen una sola solución en medio de una multitud, a la que hay que recurrir para hacer frente a una crisis de esta complejidad. Igualmente, los expertos advierten que, aunque ciertos líderes religiosos disfrutan de un poderoso papel en sus comunidades, pueden no reconocer su propia falta de conocimiento de las complejidades de la recuperación económica o de la atención sanitaria pública. Eso puede ser un problema.

"Pueden ser un inhibidor. Si los planes no se crean en un idioma o enmarcados en una narración que entiendan plenamente, se puede llegar a un concepto erróneo y podrían entorpecer el apoyo de la comunidad. Al hacer que se involucren en un proceso desde el principio, es menos probable que lo bloqueen más adelante", dijo Saleem.

El ritual religioso no debe ir a expensas del asesoramiento pragmático para abordar las preocupaciones cotidianas de las comunidades. "Su relevancia se basa en la forma en que se satisfacen las necesidades de las personas sobre el terreno - socio-economía, seguridad alimentaria, violencia en el hogar, desafíos de salud mental", añadió.

Hay otro obstáculo. A pesar de los puntos fuertes y las oportunidades que presentan muchas instituciones religiosas, los aliados de las instituciones seculares y políticas pueden mostrarse reticentes a comprometerse con ellas.

"Ciertamente, en Occidente, estamos atascados en un camino estrecho sobre cómo debe ser una organización y podemos sentirnos incómodos al tratar con ese tipo de organizaciones", explicó Owen. "Hay un nerviosismo de las organizaciones comunitarias que son 'demasiado religiosas'. El lenguaje de los agentes religiosos es diferente al de los líderes políticos debido a la naturaleza inherente de la creencia espiritual, que puede hacer que ciertos interesados y gobiernos se sientan un poco incómodos. Eso no es necesariamente un problema con la organización - su compromiso nace de su religión y pueden estar haciendo un trabajo increíble".

La clave, dijo Owen, es encontrar un terreno común y un lenguaje común - cuyos beneficios son dobles. Esto infundiría confianza a los responsables políticos para hablar sin temor a cometer errores sobre el dogma religioso. A su vez, permitiría a los actores religiosos convertirse en socios clave sin tener que rehuir su visión del mundo y cambiar de imagen como ONG seculares.

"No hemos logrado crear un lenguaje común, un espacio en el que ambas partes se sientan cómodas y en el que las organizaciones religiosas puedan conservar su identidad y mostrarse más accesibles", dijo. "Para mí, ese es uno de los mayores desafíos".

RELATED FEATURES

International
En todas las partes del mundo, las mujeres y los jóvenes se enfrentan a la discriminación, la marginación y la exclusión, y...Read more
International
Al hablar en la apertura de la primera "Asamblea sobre Mujeres, Religión y Diplomacia", la Prof. Azza Karam, Secretaria...Read more
International
En la búsqueda de una buena gobernanza, pocos pueden dudar que la religión desempeña un papel importante. La honestidad, la...Read more