Loading...

El Documento sobre la Fraternidad Humana ofrece un camino para los jóvenes de Egipto en medio de la crisis demográfica

03 Feb 2021
Rihanna Hamed, a member of MYF’s workgroup, during one of the dialogue sessions

A finales de 2019, Egipto experimentaba un sólido crecimiento económico. La inversión extranjera directa había regresado, la construcción estaba en auge y el turismo iba en aumento. Sin embargo, en pocos meses, los viajes internacionales y la recuperación económica se paralizaron en medio de una pandemia mundial.

En la actualidad, Egipto se enfrenta a un reto posiblemente mayor que el del COVID-19. Al igual que la mayor parte de la región, el país sufre una grave crisis demográfica que pone en peligro su estabilidad y su plena recuperación económica.

Casi la mitad de la población egipcia tiene menos de 25 años, pero la mayoría de los jóvenes están desempleados y no tienen acceso a una educación de calidad. Muchos se sienten privados de derechos e incapaces de encontrar su lugar como contribuyentes significativos a la sociedad.

La situación no ha hecho más que empeorar en el último año, ya que los jóvenes se han enfrentado a un mayor aislamiento durante los encierros y el distanciamiento social.

Cuando la frustración se ha convertido en desesperación, la Fundación Mediterránea de la Juventud (MYF, por sus siglas en inglés) de Egipto ha lanzado una nueva iniciativa, respaldada por el KAICIID, que pretende aprovechar el potencial más brillante de Egipto, poniendo a los jóvenes al frente de la paz y la estabilidad. 

“Los jóvenes se enfrentan hoy a cuatro grandes retos en la región", apunta Edwar Hanna, director del programa del KAICIID para la Región Árabe. "La percepción de que son demasiado jóvenes e inexpertos, la falta de reconocimiento de su trabajo como agentes para el cambio, la insuficiente participación en la construcción de la paz y la resolución de conflictos, y la falta de representación real que garantice que sus voces y necesidades sean escuchadas.”

Con la ayuda del KAICIID, los jóvenes líderes del MYF pretenden cambiar esta situación. El mecanismo que utilizarán para conseguirlo es un documento histórico, conocido como el Documento de la Fraternidad Humana o la "Declaración de Abu Dabi".

Firmado hace exactamente dos años por Su Santidad el Papa Francisco y Su Eminencia el Gran Imán de Al Azhar Dr. Ahmed El-Tayyeb, el histórico acuerdo pretende ser una "guía para las generaciones futuras", fortaleciendo las relaciones entre las comunidades cristianas y musulmanas y fomentando la paz en todos los niveles de la sociedad.

 

El presidente de la MYF, Youssef Aroog, espera que este documento sirva como hoja de ruta para que los jóvenes hagan realidad sus sueños de una sociedad pacífica basada en la tolerancia y la igualdad de oportunidades.

“El mundo árabe anhela la paz", dijo Aroog. "Hace cinco años, nuestra organización fue la primera en apoyar la Resolución 2250 de las Naciones Unidas, que animaba a los jóvenes a tener más voz en cuestiones de paz y seguridad. Hoy, con este nuevo proyecto de diálogo, estamos formando a los jóvenes sobre la importancia de la Declaración de la Fraternidad Humana y ayudándoles a alcanzar sus objetivos mediante iniciativas dirigidas por y para los jóvenes.”

Según Rihanna Hamed, miembro del grupo de trabajo de la MYF, la declaración es inmensamente importante en una región donde "la violencia, el extremismo, la intolerancia y el terror están profundamente arraigados. Vivimos en una época en la que debemos promover los valores de la humanidad por encima de nuestros intereses personales".

La iniciativa del MYF tiene lugar en el marco del proyecto "Diálogo 60" del KAICIID, puesto en marcha en octubre de 2020, y que apoya a 60 organizaciones de 15 países árabes mediante la concesión de subvenciones y la orientación para la ejecución de proyectos sobre el terreno. Los proyectos se centran en tres temas: la prevención de la incitación al odio, la respuesta al COVID-19 y, como el proyecto del MYF, la promoción de la ciudadanía común a través del diálogo.

Cada iniciativa cuenta con el apoyo de la plataforma regional del Centro, la Plataforma Interreligiosa para el Diálogo y la Cooperación en el Mundo Árabe (PIDC), que ha sido una firme defensora del Documento de Fraternidad Humana.

En los últimos meses, la MYF ha organizado una serie de cursos de formación sobre temas como la construcción de la paz, la resolución de conflictos, la facilitación del diálogo y la ejecución de proyectos. Hasta ahora, 79 jóvenes, de entre 18 y 29 años, se han unido al proyecto. Los participantes proceden de todo Egipto y representan diversas afiliaciones religiosas y orígenes étnicos.

Hamed dice que el mayor obstáculo al que se han enfrentado es el COVID-19, que ha obligado al MYF a adaptarse rápidamente a los cambios en las medidas de salud y seguridad. Como resultado, la organización ha llevado a cabo una estrategia mixta para las sesiones: reunirse físicamente cuando se permite de acuerdo con las directrices de distanciamiento social y también a través de sesiones en línea.

Las formaciones y los talleres han acogido a ponentes expertos de todos los ministerios, universidades e instituciones religiosas egipcias. Representantes del Ministerio de la Juventud han estado presentes en todas las sesiones.

El mes pasado, el MYF también recibió un premio del Reino de Bahréin en reconocimiento a sus esfuerzos por formar a jóvenes líderes para crear un cambio sostenible y positivo y contribuir a la paz en toda la región.

Aunque el apoyo ha sido abrumador, Aroog está decidido a garantizar que el proyecto del MYF vaya más allá de la sala de formación y desencadene acciones sobre el terreno.

Para ello, considera que el último segmento del proyecto es quizá el más importante. Una vez completada la formación sobre la ejecución del proyecto, los participantes se dividieron en grupos y se les encargó desarrollar una iniciativa comunitaria conjunta, basada en los principios de la fraternidad humana.

Desde entonces, uno de los grupos ha avanzado mucho en la propuesta de una institución juvenil, que formará a niños de entre 7 y 12 años en los fundamentos de la paz, el diálogo y la fraternidad. Los líderes del grupo están elaborando planes de enseñanza que emplearán herramientas creativas y proyectos artísticos.

Aroog ha apoyado a los grupos en todo momento, recurriendo a sus amplias redes interconfesionales para encontrar donantes. El KAICIID ha proporcionado tutoría y apoyo regulares en la movilización de recursos y en la supervisión y evaluación del proyecto. Si la institución juvenil tiene éxito, Aroog y su equipo esperan repetirla en otras ciudades de Egipto, asegurándose de que los jóvenes estén al mando. 

Para el KAICIID, este tipo de sostenibilidad del proyecto está en el centro del proyecto "Diálogo 60". "Este es el primer año en el que decidimos llevar a cabo la tutoría y la gestión del proyecto a gran escala", comentó Hanna. "No estamos aquí sólo para proporcionar financiación. Al contrario, buscamos crear alianzas y redes, dotándolas de las habilidades necesarias para facilitar las iniciativas dirigidas por la comunidad sobre el terreno y responder a las situaciones y crisis de un modo que las organizaciones externas no pueden."

Mientras tanto, el MYF se siente alentado por la respuesta y el entusiasmo de los jóvenes, que por fin tienen un lugar donde explorar todo su potencial.

“Nuestro objetivo era introducir un cambio positivo en toda la región mediterránea", dijo Aroog, "Nos entusiasma ver a los jóvenes empoderando a otros jóvenes.”

Acerca del Día Internacional de la Fraternidad Humana

El 4 de febrero de 2019, Su Santidad el Papa Francisco y Su Eminencia el Gran Imán de Al Azhar, el Dr. Ahmed El-Tayyeb, firmaron un documento histórico, titulado "Documento de la Fraternidad Humana", cuyo objetivo era promover el diálogo entre el cristianismo y el islam, así como fomentar la colaboración entre los credos.

En agosto de 2019, el cardenal Miguel Ángel Ayuso Guixot, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso y miembro de la Junta Directiva del KAICIID, y el juez Muhammad Abd al-Salam, secretario general del Comité Superior de la Fraternidad Humana, se reunieron con el secretario general de la ONU, António Guterres, para hablar de un Día Mundial de la Fraternidad Humana, que conmemorara este acuerdo histórico.

En diciembre de 2020, sus esfuerzos dieron fruto. Adoptada por consenso en la Asamblea General de las Naciones Unidas, la resolución oficial, propuesta por Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto, designó el 4 de febrero como el "Día Internacional de la Fraternidad Humana." La resolución reconocía además "la valiosa contribución de las personas de todas las religiones, o creencias, a la humanidad y la aportación que el diálogo entre todos los grupos religiosos puede hacer para mejorar la conciencia y la comprensión de los valores comunes que comparte toda la humanidad".

RELATED FEATURES

Middle East
Dirigido por jóvenes y con sede en la gobernación de Tafila, en el sur de Jordania, Family Tec es uno de los proyectos de...Read more
Middle East
Un grupo scout tunecino está ayudando a los jóvenes a combatir de modo activo el discurso del odio en una sociedad en la que...Read more
Middle East
Cuando se encontraron por primera vez, hace tres años en el Líbano, Yassine Noui y Mina Atta Boustorous no tenían ni idea de...Read more