Loading...

De Viena a Lisboa y más allá, el KAICIID continúa con su labor de fomentar el diálogo

10 Agosto 2022

Mudarse a un nuevo hogar conlleva una serie de retos. Decir adiós al antiguo barrio, alejarse de los amigos queridos e instalarse en un nuevo entorno no siempre es fácil.

Al mismo tiempo, la mudanza presenta un abanico de oportunidades, para nuevos comienzos, crecimiento y relaciones.

Mientras el KAICIID marcaba el final de su residencia en Viena y la transición a su nuevo hogar en Lisboa (Portugal), su Junta Directiva y otros aliados cercanos aprovecharon la oportunidad para reflexionar sobre lo que habían aprendido durante la última década. De cara a la celebración del 10º aniversario del KAICIID en otoño, también compartieron sus esperanzas para la organización en los próximos años con el trabajo de la organización basado en una nueva ciudad.

 

No sólo compartieron lo que esperan ver del KAICIID tras su llegada a Lisboa, sino que contemplaron las lecciones aprendidas durante sus primeros años, consideraron la relevancia de la organización y la importancia continua del diálogo teniendo en cuenta los problemas actuales a los que se enfrenta la comunidad mundial.

Viena: un lugar para comenzar el buen trabajo

En una ceremonia que marcó el final de la etapa del KAICIID en su querida sede de Viena, Heinz Fischer, ex presidente de Austria, comentó cómo la capital austriaca resultaba un lugar adecuado para la primera década de trabajo del KAICIID.

"Como país neutral, Austria siempre ha estado abierta e interesada en el diálogo y ya ha acogido a varias instituciones internacionales e intergubernamentales", dijo Fischer.

Tras haber apoyado la idea de acoger al KAICIID en Austria desde el principio, Fischer dijo estar muy satisfecho con el "enriquecimiento" que la organización ha aportado a Viena y sus alrededores a lo largo de los años.

Más allá de las fronteras de Austria, Fischer destacó la labor internacional del KAICIID y las valiosas contribuciones que ha realizado a la resolución de conflictos y a la construcción de una paz positiva en todo el mundo.

Por ejemplo, Su Virtud Allahshukur Pashazade, miembro de la Junta Directiva y actual Presidente de la Junta de Musulmanes del Cáucaso (CMB por sus siglas en inglés), dijo que se sentía orgulloso de colaborar con una organización tan honorable durante sus años en Viena. Destacó cómo la misión del KAICIID de "promover la amistad y poner fin a la llamada al odio" no sólo se extendía a Europa, sino a África y Asia, "fomentando la solidaridad humana en múltiples contextos".

Tarafa Baghajati, un activista musulmán austriaco, dijo que Viena era un lugar apropiado para que el KAICIID institucionalizara, ampliara y ayudara a convocar conversaciones e iniciativas que ya se estaban filtrando en esos lugares. "Era", dijo, "importante tener un espacio para reunir a la gente". Durante diez años, Viena sirvió de centro especial para que proyectos ambiciosos recibieran apoyo y tuvieran un espacio seguro para su incubación.

Entre sus iniciativas innovadoras y sus contribuciones críticas a la resolución de conflictos y a la paz se encontraba el Programa de Becas del KAICIID, del que han salido 515 jóvenes expertos en diálogo procedentes de 75 países diferentes, desde su fundación en 2015.

Mientras que en el pasado se podían encontrar las mismas caras en los eventos interreligiosos, según comentaron varios miembros de la Junta Directiva, el KAICIID ha contribuido a que ahora haya numerosos jóvenes que prometen ser la próxima generación de profesionales y expertos en diálogo.

Baghajati también señaló el Consejo de Liderazgo Judío-Musulmán (MJLC), una reunión única de imanes, rabinos y otros líderes de las comunidades musulmana y judía de Europa.

Aunque dijo estar agradecido a Viena por acoger al KAICIID, afirmó que su labor sólo se verá reforzada desde una nueva ubicación. "Deseo que el KAICIID tenga todo el éxito en Lisboa. Que florezca y florezca aún más que antes", dijo.

El mensaje -y la misión- siguen siendo los mismos

La necesidad de que el KAICIID florezca en su nueva sede, dijo la Dra. Kezevino Aram, miembro de la Junta Directiva, es quizá más importante que nunca.

Directora del Shanti Ashram de Combiatore (India), Aram dijo que el mundo se enfrenta a una "confluencia de crisis" que incluye una crisis de salud pública, una crisis del coste de la vida y una inminente crisis alimentaria.

"En medio de todo esto, es importante hablar de la importancia esencial de la dignidad humana. Para garantizar la dignidad humana tendremos que unirnos. No podemos excluir, faltar al respeto o dejar de lado a los demás en esta labor", dijo.

El KAICIID, dijo Aram, se sitúa en la brecha y ayuda a reunir a los gobiernos, las instituciones no gubernamentales y la voz del pueblo para abordar las emergencias que se cruzan. Al trasladarse a Lisboa, este tipo de trabajo no sólo debe ser mayor, dijo, sino también más profundo.

El rabino Schlomo Hofmeister, rabino comunitario de Viena en 2008, subrayó estos puntos y dijo que "con todos estos retos y conflictos a los que nos enfrentamos en nuestro planeta, las organizaciones e iniciativas como el KAICIID cumplen un papel muy importante".

"Cuantos más retos afrontemos, más necesitaremos organizaciones como el KAICIID para acabar con los prejuicios y tender puentes entre las culturas", afirmó.

Haciéndose eco de Aram y Hofmeister, el Dr. Mohammad Sammak afirmó que "la humanidad está cambiando y el KAICIID tiene un papel importante para que, aunque desarrollemos diferentes enfoques de las relaciones humanas, las personas se conozcan mejor, cooperen mejor y eviten los malentendidos entre ellas", dijo.

Lisboa, dijo el Dr. Mohammed Sammak, miembro de la Junta Directiva del KAICIID, será un lugar adecuado para este trabajo, porque no requerirá que la organización cambie su misión al cambiar su lugar de residencia. "El KAICIID es el KAICIID", dijo Sammak, "el mensaje sigue siendo el mismo".

"Cambiar el lugar desde el que operamos no cambia los conceptos. Es sólo una nueva oportunidad para continuar con su mensaje de amor común, respeto y cooperación desde un lugar diferente."

Sólo es el principio...

El KAICIID no sólo continuará el trabajo que hacía antes, dijo el rabino jefe David Rosen, sino que también tiene la oportunidad de crecer y expandirse en su nuevo hogar.

"Mis expectativas para el futuro del KAICIID en Lisboa son que superemos la primera etapa", dijo el miembro de la Junta Directiva del KAICIID y Director Internacional de Asuntos Interreligiosos del Comité Judío Americano, "y florezcamos en Lisboa, convirtiéndonos en un activo aún mayor para el mundo. Una bendición para la humanidad".

Viena, dijo Rosen, fue el hogar del KAICIID en sus años de infancia, con todas sus dificultades, problemas iniciales y años de crecimiento. Ahora, dijo, "el bebé ya no es un bebé. Es capaz de caminar por sí mismo".

El KAIICID, dijo el rabino, ya ha hecho una notable contribución como promotor del diálogo. Esto, dijo, "nace del hecho de que no hay otra organización intergubernamental como ella".

Su estancia en Viena, dijo Rosen, le ha dado un perfil, un poder y un acceso realmente únicos.

"Todavía tenemos que aprovechar realmente ese potencial", dijo.

Rosen cree que el nuevo comienzo en un nuevo país es un regalo increíble para el KAICIID y para el mundo.

"Trasladarse a un nuevo lugar te da una nueva oportunidad para empezar de nuevo en áreas que quizás no hayan sido tan productivas en el pasado. Es un momento constructivo para el KAICIID", dijo, "ahora que nos trasladamos a Lisboa, quizá la religión pueda desempeñar un papel aún mayor en el entendimiento mutuo entre los pueblos del mundo".

Su Eminencia el Metropolitano Emmanuel de Francia estuvo de acuerdo con Rosen y dijo que los retos a los que se enfrentó el KAICIID en Viena ayudaron a preparar a la organización para sus nuevas y vitales tareas en Lisboa. Dijo que "a pesar de las dificultades, debemos continuar con nuestro compromiso con el diálogo. Cuando te enfrentas a retos, no te rindes. Esa es la lección que aprendimos en Austria".

"El diálogo interreligioso que iniciamos en Viena debe continuar. Tenemos que reunir a más gente a nuestro alrededor para llegar también a los jóvenes. Para preparar un futuro y aportar ideas nuevas", dijo.

"Por encima de todo, el KAICIID es una idea. Una idea con un aspecto práctico: el diálogo", dijo el Metropolitano Emmanuel, "la idea -y la práctica- del diálogo no morirá, sino que continuará. La ubicación no es la cuestión".

 

RELATED FEATURES

International
Encerrado en un ciclo de conflictos intercomunitarios, el derramamiento de sangre étnico-religioso es algo cotidiano en...Read more
International
En 2016, el entonces secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, se reunió con líderes religiosos para discutir el proceso de...Read more
International
En julio de 2021, la Primera Nación Cowessess de Canadá encontró 751 tumbas sin marcar en el emplazamiento de un antiguo...Read more