Loading...

NUESTRAS HISTORIAS

Creación de asociaciones prácticas para proteger el planeta

En la 10ª Asamblea Mundial de Religiones por la Paz (RfP) en Lindau, Alemania, el Rabino Elías Szczytnicki se dirigió encarecidamente al público, tras la lectura en voz alta un borrador de la declaración de la asamblea.

Afrontando una serie de temas que van desde los conflictos violentos hasta la educación, la extrema pobreza y la protección de los lugares sagrados, la declaración resultaba insuficiente en un detalle, argumentó Szczytnicki. Aunque incluía una sección sobre "Desarrollo humano sostenible e integral y protección de la Tierra", la declaración no iba lo suficientemente lejos, en su opinión.

"El medio ambiente tiene que ser la prioridad número uno. No basta con que sea el último párrafo, tiene que ser el primero", señaló Szczytnicki, Secretario General Regional de Religiones por la Paz en América Latina y el Caribe.

"Después de todo," dijo Szczytnicki, "si la crisis climática persiste al ritmo actual, no nos quedará tierra que proteger, ni ningún lugar sobre el que construir nuestras sinagogas, iglesias o mezquitas. Ni ninguna tierra común en la que tener paz, ni ningún santuario en absoluto."

Szczytnicki transmitió el mismo mensaje a los que debatían sobre los temas más urgentes de nuestro tiempo, como parte de las consultas regionales previas al Foro Interreligioso del G20, que se retransmitirá desde Arabia Saudí del 13 al 17 de octubre.

Para beneplácito de Szczytnicki, uno de los principales temas de la cumbre será "la protección del planeta".

Los delegados debatirán y formularán recomendaciones políticas relacionadas con una serie de cuestiones, entre ellas la ecología, haciendo hincapié en la deforestación y la protección de las selvas tropicales, el acceso al agua potable, el compromiso de reducir el uso de plásticos y el compromiso de las redes religiosas con la reducción del riesgo de catástrofes naturales. Éstas son reflejo de varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas (ONU) relacionados con el medio ambiente.

Por encima de todo, Szczytnicki y otras personas que participan en el proceso de consultas previas a la cumbre esperan ver un único resultado: alianzas prácticas que aborden el cambio climático y sus consecuencias.

La Dra. Lara Wakim, Decana de la Escuela de Agricultura de la Universidad del Espíritu Santo de Kaslik (Líbano), subrayó la necesidad de establecer alianzas para lograr cualquier resultado práctico en la protección del planeta.

Además de aportar conocimientos científicos al proceso del Foro Interreligioso, Wakim también considera que su función es inspirar y empoderar a las organizaciones religiosas y a sus dirigentes para que luchen por el medio ambiente. "Los líderes espirituales a todos los niveles son fundamentales para el éxito de la solidaridad mundial en pro de un compromiso ético, moral y espiritual para proteger el medio ambiente y la creación de Dios", dijo.

En particular, Wakim aconsejó a las organizaciones religiosas que consideraran la posibilidad de adoptar medidas concretas para cambiar las actitudes en sus propias comunidades, apoyar el derecho a un medio ambiente limpio o "ecologizar" sus inversiones y activos para apoyar la aplicación de los ODS.

"Casi todas las religiones están de acuerdo en que la creación es un acto de Dios y que la naturaleza es un acto de la divinidad, y debe ser tratada como tal", dijo, "por lo tanto, los valores fundamentales de las OC están en gran medida en línea con la Agenda 2030".

Sin embargo, para concretar sus contribuciones, Wakim dijo que es necesario establecer asociaciones más allá de los grupos religiosos. Además de movilizar a los líderes religiosos, Wakim también trabaja para establecer relaciones de trabajo entre las instituciones de investigación científica, las organizaciones sin ánimo de lucro, las instituciones públicas y el sector privado.  

"Creo firmemente que los ODS sólo pueden lograrse si se fomenta y facilita la más amplia diversidad de alianzas y colaboraciones en todos los sectores y en todos los niveles de la sociedad", dijo.

Un ejemplo destacado de la posibilidad -y los desafíos- de esas alianzas es la labor de Roland Moore. Moore es Director Superior de Sostenibilidad de Burson, Cohn y Wolfe, una empresa internacional de comunicaciones. Anteriormente, trabajó en cuestiones de política ambiental en la administración pública del Reino Unido (RU) durante quince años.

En el tiempo anterior al Foro Interreligioso del G20, se le pidió a Moore que aportara su amplia experiencia y conocimientos en las conversaciones preparatorias del grupo de trabajo especial sobre el medio ambiente.

Por una parte, trabajar con lo que él llamó "una comunidad innovadora de personas que buscan establecer ideas concretas sobre la religión y el medio ambiente" era "muy atractivo", dijo Moore.

Como anglicano, Moore esperaba desde hace mucho tiempo que los líderes religiosos marcaran el camino en lo que se refiere a la sostenibilidad. Señalando a los héroes del cambio climático como Greta Thunberg, preguntó "estamos viendo surgir líderes de todos los ámbitos de la vida - negocios, sociedad civil - ¿por qué no deberíamos ver líderes en la comunidad religiosa?"

"Creo que la voz interreligiosa en el debate sobre el cambio climático es fundamental", dijo Moore, "esa fue mi inspiración para involucrarme".

Por otro lado, Moore encontró que el proceso fue más complicado de lo esperado. Tratar de aunar voces diversas de todo el espectro religioso demostró ser "un objetivo muy ambicioso", señaló. A veces, resultó difícil encontrar un consenso.

Un problema aún más urgente, y siempre presente, era conseguir que los representantes del gobierno escucharan de verdad a las voces religiosas, dijo Moore.

"Pensé que los agente religiosos estaban bastante conectados con el proceso", dijo. La realidad, descubrió, era que, aunque no necesariamente "se las escondiera", las organizaciones religiosas estaban "siendo tratadas un poco como una ocurrencia de último momento", dijo.

Al representar a miles de millones de personas en todo el mundo, Moore cree que las voces de las organizaciones religiosas deberían estar mejor integradas en los debates sobre políticas. "En estas recomendaciones de política vamos a escribir algunas palabras, y esas palabras van a importar", dijo. "Sería bueno prestar atención a la fe de una manera más sistemática si queremos que sean efectivas."

Las alianzas entre las organizaciones religiosas, los gobiernos y el sector privado sólo funcionan cuando todas las partes son tratadas como socios, explicó. O, como él lo dijo, cuando cada componente es tratado como imprescindible.

Szczytnicki, que recientemente terminó de formar parte de la Consulta Regional del Foro Interreligioso del G20 para América Latina, estuvo de acuerdo en que puede ser un desafío para las voces religiosas ser escuchadas "en un mundo que se está volviendo más secular cada día".

Pero estar al margen, argumentó, también puede recordar a las organizaciones religiosas su propósito principal: liderar el camino como defensores de los más afectados por los efectos del cambio climático.

En un documento de trabajo de las Naciones Unidas de 2017, S. Nazrul Islam y John Winkel constataron que existe un "círculo vicioso" entre el cambio climático y las desigualdades. Escribieron que "la desigualdad inicial hace que los grupos desfavorecidos sufran de manera desproporcionada los efectos adversos del cambio climático, lo que, posteriormente, ocasiona una desigualdad mayor".

En lugares como Perú, Brasil, Colombia y otros países conectados a través de la selva amazónica, Szczytnicki se preocupa especialmente por los pueblos indígenas y los pobres de las zonas rurales. Para él, actuar como defensor de esas comunidades en el ámbito del cambio climático es un reflejo de un principio religioso común: defender, proteger y abogar en nombre de los más vulnerables.

Particularmente, cuando se trata de la deforestación, Szczytnicki dijo que "el propósito y la voz de los líderes religiosos es trabajar en alianza con los pueblos indígenas para monitorear, hacer seguimiento, ayudar a implementar, revisar los objetivos, etc.".

Para Szczytnicki, esto también significa no separar el cambio climático de otras cuestiones pertinentes que afectan a la comunidad mundial. Declaró: "es muy importante que los líderes religiosos digan a nuestros gobiernos que la política económica, la política social y la política medioambiental, las tres, tienen que ir de la mano y no se pueden separar.

"El desarrollo como un concepto tridimensional", dijo.

Las alianzas coordinadas - entre grupos desfavorecidos y agentes religiosos, actores religiosos e instituciones gubernamentales, el sector privado y las organizaciones no gubernamentales - son esenciales, dijo Szczytnicki.

"Todos entienden el planeta y el destino humano según su perspectiva", dijo, "pero el mundo es algo que trasciende la vida de cada uno de nosotros - es un destino común que acompaña a toda la vida humana".

Haciéndose eco de sus palabras en la Asamblea Mundial de la RfP, Szczytnicki dijo que, aunque está fuertemente comprometido con el cumplimiento de los ODS, el medio ambiente tiene que ser la prioridad número uno.

"No hay otro lugar en este momento donde tengamos que vivir juntos", dijo, "así que tenemos que averiguar cómo resolver esto juntos o ninguno de nosotros tendrá un hábitat en el que vivir, adorar o rezar".

RELATED FEATURES

International
En todas las partes del mundo, las mujeres y los jóvenes se enfrentan a la discriminación, la marginación y la exclusión, y...Read more
International
Al hablar en la apertura de la primera "Asamblea sobre Mujeres, Religión y Diplomacia", la Prof. Azza Karam, Secretaria...Read more
International
En la búsqueda de una buena gobernanza, pocos pueden dudar que la religión desempeña un papel importante. La honestidad, la...Read more