Loading...

Construyendo una aldea global de diálogo en Myanmar

01 Dic 2020

El Dr. Ashin Vicittasara, o Vicitta, como le gusta que le llamen, ha dedicado su vida al trabajo religioso de los demás. Vicitta creció entre libros en Myanmar, y su deseo de sumergirse en las profundidades culturales de cada parte del mundo que le rodeaba se tradujo en un voraz apetito por la lectura, aunque esto no siempre fue fomentado.

"De niño, no se me permitía leer libros que no fueran textos religiosos budistas", dijo Vicitta. "Así que tenía que leer en secreto. Leía libros de cuentos y libros de traducción, y cuanto más leía, más quería leer, especialmente libros en su idioma original, que normalmente era el inglés. Así que traté de aprender el idioma".

El chico curioso que tenía ganas de aprender más sobre otras culturas y formas de vida se convirtió en un joven que, admite abiertamente, "trató de huir del monasterio muchas veces" cuando su pasión por explorar su creatividad entró en conflicto con el estricto código de la vida monástica. Aunque finalmente se contentó con las exigencias de su vida de servicio, esto no le impidió querer cambiar el sistema de educación monástica de Myanmar para introducir más apertura y diversidad.

En 2013, tras haber escrito 10 libros y varias publicaciones, fundó el Dhamma Ganga Buddhist Pali College en Yangon, que lleva el nombre de su seudónimo. La primera fase del colegio fue pequeña, ubicada en un solo acre de tierra.

Al año siguiente, Vicitta prosiguió sus esfuerzos para ampliar el incipiente colegio abriendo las oportunidades de aprendizaje a los jóvenes monjes y monjas que, hasta entonces, sólo tenían la oportunidad de estudiar textos budistas. En el Dhamma Ganga, los estudiantes no sólo vienen a aprender el pali, el idioma de las escrituras budistas, que es originario del subcontinente indio, sino también a ampliar sus conocimientos sobre otras religiones y culturas.

"El plan de estudios también está diseñado para presentar nuevas ideas, poner de relieve las ideologías mundiales y facilitar el cambio a nivel filosófico, histórico y diplomático", dijo. "Aquí es donde el enfoque en el diálogo interreligioso ha demostrado ser particularmente poderoso". El colegio está abierto a educadores de todas las religiones, que participan en talleres diseñados conjuntamente por Vicitta y otros ex alumnos del programa de becas. Vicitta atribuye su tiempo como becado del KAICIID a la raíz de su motivación para ampliar el plan de estudios de la universidad para incluir módulos de diálogo interreligioso.

"Cuando me convertí en becado, me interesé aún más por el diálogo interreligioso. Así que incluí las religiones del mundo y el diálogo como nuevas asignaturas para los estudiantes de mi universidad", dijo.

Con Myanmar todavía recuperándose de los conflictos religiosos entre budistas y musulmanes, Vicitta ha dedicado mucho tiempo a ampliar sus conocimientos y su pasión por la palabra escrita a la hora de negociar una paz plural. Posteriormente se unió a un colectivo de escritores para publicar un conjunto de libros que resaltaran las verdaderas raíces de la violencia política y propusieran un camino hacia la paz.

"La religión no debería ser parte del conflicto", dijo. "Deberíamos encontrarnos y hablar, y deberíamos aprender unos de otros para llegar a un entendimiento completo de la situación."

Este mismo principio es el que aplica a los programas de la universidad. El programa del curso está especialmente diseñado para ayudar a la gente a entender la verdadera situación religiosa y política de Myanmar, para que puedan convivir pacíficamente.

Poco a poco, Vicitta está ayudando a conseguir una visión de un Myanmar pacífico. En 2019, en colaboración con otros antiguos becados, acogió a profesores budistas para una sesión de formación en diálogo interreligioso de tres días. El tercer día, los líderes religiosos del cristianismo, el hinduismo y el islam se unieron a los debates sobre las perspectivas de un pluralismo pacífico en la nación del sudeste asiático.

Los maestros budistas estaban encantados con esta oportunidad tan única de conectar con personas de otras religiones en un espacio seguro.

"Algunos de ellos no sabían prácticamente nada sobre otras religiones", comentó Vicitta. "Sólo habían tenido contacto con la educación budista y nunca habían visitado otros lugares religiosos. Así que, cuando finalmente conocieron al "Otro", tenían tanto que decir, y tantas preguntas que hacer. Se amaban el uno al otro."

En términos de futuro, Vicitta sigue adelante con la visión de una humanidad amorosa caracterizada por la coexistencia religiosa pacífica. Actualmente está construyendo un nuevo centro de educación global para enseñar a los budistas de Myanmar sobre los seguidores de otras religiones.

"Trabajando en el desarrollo del país y del pueblo, podemos ayudar a conseguir la paz en la sociedad, y construir juntos nuestra aldea global. Ese es mi mensaje."

RELATED FEATURES

South East Asia
Paungsie Metta Initiatives (PMI Myanmar), uno de los principales aliados del KAICIID en Myanmar, promueve el diálogo y la...Read more
South East Asia
Sayalay Ketumala es una monja budista Theravada de Myanmar que trabaja en Yangon como educadora, facilitadora y activista. A...Read more
South East Asia
Heroes of Dialogue
En el momento cumbre de la Revolución Azafrán de Myanmar en 2007, Harry Myo Lin se unió a miles de monjes budistas y...Read more